Yo no sirvo para las encuestas. Yo no sirvo para las….

Una chica muy, muy joven me pregunta si puede hacerme unas preguntas para una encuesta. No me gusta que me pregunten, nunca me ha gustado, pero hace mucho frío y siento que debo decir que sí. La encuesta es sobre aspectos en los que puede haberme afectado la actual crisis económica.

¿Le afecta a usted la crisis económica en su hipoteca? No, no tengo hipoteca. Sonrisa de la encuestadora. Vivo de alquiler, no soy propietaria, por eso no tengo hipoteca, le aclaro. Ah, bueno, entonces no le pregunto por una segunda vivienda. ¿verdad? Otra cosa: ¿La actual crisis económica le ha hecho cambiar algunos hábitos, por ejemplo, usa usted más el autobús, comparte con sus compañeros el coche para ir al trabajo? No, no he cambiado. Yo no tengo coche y siempre uso el autobús. Ah, bueno…. Y si tiene hijos, ¿cómo afecta la crisis a sus hijos? No, no tengo hijos. Ya… bueno. Suspira la encuestadora buscando otra pregunta. ¿Qué opina de las últimas medidas del gobierno? Creo que son las medidas más antisociales de las últimas décadas, creo que estamos retrocediendo a pasos agigantados, creo que Me corta con otra pregunta. ¿Se siente defraudada por el gobierno y sus medidas? No, en absoluto. Me siento vapuleada y asqueada, pero no defraudada. La encuestadora me mira como quien mira a un extraterrestre flotando en una taza de café. La encuesta empieza a ser complicada, así que le aclaro un poco. Nunca confié en el actual gobierno, por eso no estoy defraudada. ¿Cree que el partido de la oposición mejoraría las medidas? No, para nada. En realidad el partido de la oposición tiene mucha suerte. Si gobiernan se van a encontrar con que el gobierno actual habrá realizado todas las medidas que ellos jamás se hubieran atrevido a realizar tan rápidamente. Podrán patinar sobre el hielo picado sin ningún problema.
Bueno, me corta la encuestadora,…. creo que usted no me sirve para la encuesta. Gracias de todas formas. Y yo me he ido a casa con la frasecita enroscada en las neuronas: “Usted no sirve para la encuesta”, “usted no sirve para la encuesta”. ¿Y no será al revés? “La encuesta no me sirve a mí”. Toma ya. Y una shit!


20 respuestas a “Yo no sirvo para las encuestas. Yo no sirvo para las….

  1. Eres afortunada: que no sirves para esa encuesta significa ni más ni menos que no eres un borrego más. Enhorabuena.

    Sobre las encuestas, una vez una del CIS, en la época de “Ansar”, me hizo una encuesta sobre estimación de voto. Me preguntó sobre la labor del gobierno de entonces. Las opciones eran muy bien, bien, regular, mal y muy mal, y yo le respondí: “¿y no hay una opción que diga que es una puta mierda y que el presidente es un mamarracho?”. Ya no me preguntó más.

    En fin, que yo siempre me acuerdo de lo que decían en una película que seguro que recordarás: “uno del censo vino a hacerme una encuesta; me comí su hígado acompañado de habas y un buen chianti… slurp!”

    Besos chianticos

  2. Las ciencias sociales, este es mi gremio Marta. Pero ¿sabes? a lo largo de los años he podido constatar que suelen ser los que tienen menos curiosidad intelectual los que se dedican a este tipo de investigación social “cuantitativa”. Desde luego, algunas encuestas parecen diseñadas por verdaderos retrasados mentales. Pero me ha encantado, y divertido, mucho este artículo. Un gusto leerte! Besos.

  3. Marta,con tu permiso la voy a compartir.La respuesta de que no sirves para la encuesta es de lo más heavy.39,me encanta lo de “Ansar”,y me encanta la respuesta que diste.
    Saludicos.

  4. Qué grande, Marta. Yo siempre contesto las encuestas, encubriendo mi condición de periodista (incompatible con hacer encuestas) por solidaridad con las encuestadoras. Curré en ello en mis años universitarios y es durísimo. Eso sí, ahí descubrí lo simplistas y tramposas que son esos barómetros y lo poco que dicen de lo que piensa (o no piensa) la gente. Muy ilustrativo esto de que una encuesta de alguien librepensante no sirva. Lo comparto. Besos

  5. Dan penita esas personas que trabajan haciendo encuestas, es duro trabajo, conozco a mucha gente que lo hace y les cuesta que les hagan caso, tú al menos lo intentaste. Pero realmente sirven para poco las encuestas. Esta sí me ha servido, al menos para pasar un buen rato, y estoy contigo, la encuesta no te servía a ti, menudo bodrio.
    Un beso, Marta.

  6. Jopé, creo que todo el mundo es consciente de que las encuestas se encargan ya con los resultados que deben salir, pero eso de que desechen directamente a los encuestados que no encajan es ya la pera… ¡Jopé!

  7. Me ha encantado el post y, sobre todo, me ha descubierto que yo tampoco sirvo para las encuestas pues mis respuestas habrían sido prácticamente las mismas (exceptuando la de los hijos que sí que tengo una). Hoy me iré a la cama con la tranquilidad de saber que no sirvo para esas cosas 😀

  8. Mark Twain dijo “Hay tres clases de mentiras: La mentira, la maldita mentira y las estadísticas”.
    Gracias por salirte del corsé de una encuesta inútily no alimentar una estadística absurda.
    Felices fiestas 😉
    David

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s