Un buen poema

No hay texto alternativo automático disponible.

 

Un buen poema nunca inicia una guerra,
ni le da de comer al verdugo de la imaginación,
tampoco le abre la puerta al vendedor de silencios.
Un buen poema ve hogazas de pan
donde otros ven hambre.
Un buen poema ve hambre
donde otros ven “ajuste de precios”.
Un buen poema
es lo que tú decidas
que sea un buen poema.

 

 

 

Poema: Si los animales de las granjas…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si los animales de las granjas, zoos o circos

pudieran leer poesía,

elegirían estos versos de Miguel Hernández

para explicarnos cómo son sus vidas:

«¿Qué hice para que pusieran

a mi vida tanta cárcel?»

«Romped esas cadenas, y las otras que escucho

detrás de esos esclavos.

Son los encadenados por siempre desde siempre.»

Nacer entre rejas,

crecer entre rejas,

morir entre rejas.

 

Fragmento de “En Bromstock”

La imagen puede contener: mesa

En Bromstock todo es distinto,
allí el mundo entra por el ojo de una cerradura,
la lluvia se burla de la tartamudez del fuego
y el viento como una pantera herida
abre todas las jaulas que encuentra a su paso.
Nadie, ni siquiera el joven ministro de la guerra,
puede evitar que la paz se incluya en el menú
de todos los comedores de la ciudad.

 

Marta Navarro García – Párrafo de “La vida en Bromstock”

En otros mundos

La imagen puede contener: una persona

Mi madre le daba de comer al humo hojas de hierbabuena y madera de bosque artúrico. Humo a cambio nos dejaba tocar su cuerpo insumiso y delicado. Junto a él nos elevábamos hacia mundos etéreos donde el tiempo y el miedo no existían. Tampoco el odio o el hambre, allí el verbo sospechar estaba desterrado del diccionario y la muerte escribía manuales de supervivencia para los vivos que querían seguir siéndolo.

 

Fragmento de “En otros mundos”.

Marta Navarro García
Imagen de Maggie Taylor.

Soy optimista

Soy optimista y creo en la evolución.
Soy optimista y creo en la.
Soy optimista y creo en.
Soy optimista y creo.
Soy optimista y.
Soy optimista.
Soy.

..
.

Ay, madre!

 

Talavante

 

Se me ha pasado el optimismo.

Vietnam bajo la cama, reseña de M Cinta Montagut

La poeta M Cinta Montagut ha escrito  en Barcelonareview esta hermosa reseña sobre   “Vietnam bajo la Cama”. Admiro mucho a M Cinta, así que podéis imaginar lo feliz que me hace leer sus impresiones sobre el libro.

Canto a la realidad que nos destruye

portada

Marta Navarro
Vietnam bajo la cama
Amargord, Madrid, 2015

Marta Navarro es, ante todo, una voz crítica, lúcida, que contempla el mundo y ve la verdad objetiva y sueña con otra verdad que es tan objetiva como la otra pero que todavía no podemos percibir los demás. Poeta y prosista, recibió en 2007 el premio Victoria Kent por La victoria del heno y el XLI premio del Concurso de cuentos Ciudad de Tudela. En la actualidad colabora con la revista feminista Pikara y con El diario en la sección  animalista  El caballo de Nietzsche.
El libro que comentamos hoy lleva un prólogo de Antonio Orihuela que él mismo llama “pequeño texto con instrucciones” que da pistas de cómo leer el libro al que considera un libro de libros, tantos son los aspectos que desarrolla en este poemario Marta Navarro.
El libro se abre con un fragmento de Charles Simic en el que habla de la existencia de dos verdades, la que se ve con los ojos abiertos y la que se ve con los ojos cerrados. Ambas pueden no coincidir.
Es un poemario extenso en el que estilísticamente vamos a encontrar una poesía directa con imágenes y asociaciones de términos  sorprendentes como “en las rosaledas de los samuráis “ o “el día con el oleaje oscuro” por poner solo dos ejemplos.  Encontramos poemas en prosa, aforismos, poemas de verso libre y versículos en una sabia y equilibrada mezcla que dan al libro complejidad y espesura.
En este libro se acumulan gritos y silencios, miedo, asombro ante la injusticia, heridas y también la imposibilidad de ser felices porque todo, todo parece haberse conjurado en contra de nosotros.
La intención última del libro es la de despertar conciencias y ayudar a reflexionar sobre lo que nos ata y nos destruye pero también lo que buscamos para ser felices aunque solo sea un momento.
Hay una mirada implacable y crítica sobre el momento que vivimos que puede ser fácilmente extrapolable a otras sociedades. Para muestra estos versos:”¿En qué momento empezamos a masticar eslóganes/y escupir utopías?/¿Cuándo decidimos cederle la palabra al silencio?”. O estos otros versos 2Nos vendimos poco a poco/nos compraron mucho a mucho”.
No podía faltar tampoco la defensa de los animales como víctimas de un mundo cruel y sin sentido.
El mundo, la realidad, el sufrimiento pero también la escritura. “escribo para que no me preguntes/por qué escribo”.
Les invito a leerlo, no se arrepentirán.

Podéis leerlo aquí: http://www.barcelonareview.com/91/resen.html#c

“Poesía (contra) Corriente”

Contenta de formar parte de “Poesía (contra) Corriente” con varios poemas inéditos. Feliz de compartir el libro con poetas tan admirados. Ay, La Vorágine, conocerlos es quererlos. Qué bonita edición, da gusto perderse en este libro habitado por textos de: Ángel Calle , Mariano Calvo, Olalla Castro, Marianella Andrés de la Orden, Antonio Orihuela, Katy Parra, Felipe Zapico, Ibon Zubiela y la mendas.

Poesia contra corriente

Poema, polícia 2