Las mujeres en el arte

Vídeo tomado de Noelia Muriana y La Caja de Pandora.

 

[no title] 1985-90 by Guerrilla Girls null

Las mujeres aunque extremadamente visibles como seres sexuales, permanecen invisibles como seres sociales.  Monique Witting.

.

Guerrilla Girls

No me gustan las mujeres que callan,

y menos si están ausentes,

y menos aún si esa ausencia las convierte en invisibles.

Estar y no ser visible, una historia que se repite.

Por ejemplo: en el Museo de Arte de Nueva York,

sólo un 5% de cuadros pertenece a pintoras;

sin embargo, el 85% de los desnudos

pertenece a mujeres.

En los años ochenta, un grupo de artistas neoyorkinas

sacó la marginación a la luz con humor.

Hartas de la genética discriminatoria del sistema,

pasaron a la acción bajo el nombre de Guerrilla Girls.

Se parapetaron tras máscaras de gorila

bajo identidades de artistas fallecidas

y se armaron de estadísticas.

Unos sencillos cálculos bastaron para demostrar

que en el arte apenas había lugar para las mujeres.

Se pasearon en un gigantesco autobús con un gran cartel amarillo

que decía: ¿tienen que desnudarse las mujeres para acceder al Museo?

Y consiguieron enrojecer a los responsables del Metropolitan.

Eso fue en los años 80, como lo fue en los 70, 60, 50,

y así hasta perdernos en un mar de siglos de conquistas y derrotas.

El machismo sigue siendo el apartheid

más largo de la historia,

un apartheid que siempre quiere meternos

bajo su mesa camilla.

 

Por cierto, tampoco me gustan los hombres que callan,

si eso significa que están como ausentes.

 

.

Marta Navarro García“. Vietnam bajo la cama”.  Amargord editorial

 

 

1442_61_01

Guerilla 3

 

 

Resumen de los premios Ciudad de Tudela

Ha sido emocionante recibir el Premio Ciudad de Tudela de Poesía 2018.  En el 2015 obtuve el premio de cuentos, así que me siento muy agradecida a los diferentes jurados por haber elegido mis textos como merecedores de los premios.

Lo más hermoso ha sido ver el cine Moncayo lleno de gente joven. Quedó evidente en la categoría infantil y juvenil la gran mayoría de chicas que han participado. El futuro de la literatura y el futuro de las mujeres va unido. Y eso es maravilloso.

La semana cultural ha incluido interesantes conferencias a cargo de Luis Goytisolo, Marcos Chicot  y Manuel Vilas, la proyección de la película  “Clara Campoamor, la mujer olvidada”, una representación de teatro del Siglo de Oro con la compañía Teatro del Duende que interpretó “Don Dinero”, una mezcla de textos de Cervantes, Quevedo, El Arcipreste de Hita y Góngora, la presentación de la revista Traslapuente, y una lectura  de versos de Sor Juana Inés de la Cruz.

Muchas gracias, es para mí un honor. ¡Viva la poesía! ¡Viva la literatura!

Aquí, un trocito de mi lectura.

 

El poema “Regreso a Wicklow” se va de viaje a York.

Tres poemas serán leídos en el festival poético de York y de Santa Mónica.
Ya he elegido uno de ellos, los otros dos todavía ando con dudas.
En esta ocasión la traducción la ha realizado la maravillosa Mairéad Hache.
Regreso a Wicklow una vez más.

 

Regreso a Wicklow
 

Hoy la vida se retrasa.

El viento de Wicklow, que lo sabe,

finge una visita rutinaria

y me da la mano,

confirmando todas las sospechas.

La luz del bosque,

tímida pero firme,

se acomoda en la habitación.

Hay un dolor de hierba y agua turbia

golpeando las horas.

Los recuerdos se trenzan

entre bloques de turba y oscuras jarras

de cerveza en el viejo Baltinglass.

La infancia cruza apresurada el río Liffey,

quiere llegar a tiempo para ocupar

un palco en mi memoria.

Todos acuden a la batalla.

Hoy más que nunca están a mi lado.

Al atardecer,

el frío aliento de los cirujanos

afila sus cuchillos sobre las sábanas

y mi voz,

cada vez más pequeña,

desaparece…

Sólo queda el murmullo de Glendalough

acariciando el silencio.

 

Marta Navarro García

 

 

Nosotras, un poema que se hace colectivo

Escribes un día un texto, lo subes al blog y te olvidas de él. Y de repente ese poema empieza a volar por su cuenta. Viaja hasta California, se va a Italia, a las comunidades zapatistas, a Radio Nacional, a Poesía Recitada… Lo último ha sido hace dos días en un acto organizado por CCOO de Henares contra el machismo. Y la forma en la que fue leído es lo que más me emociona. Es el regalo a una mujer víctima del machismo. Me entero gracias al correo de Marta Sánchez, a la que agradezco mucho la difusión del poema, luego son las redes sociales las que han convertido el poema en un texto colectivo. Gracias por acompañarlo de tan hermosa fotografía.

 

 

Un buen poema

No hay texto alternativo automático disponible.

 

Un buen poema nunca inicia una guerra,
ni le da de comer al verdugo de la imaginación,
tampoco le abre la puerta al vendedor de silencios.
Un buen poema ve hogazas de pan
donde otros ven hambre.
Un buen poema ve hambre
donde otros ven “ajuste de precios”.
Un buen poema
es lo que tú decidas
que sea un buen poema.

 

 

 

Poema: Si los animales de las granjas…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si los animales de las granjas, zoos o circos

pudieran leer poesía,

elegirían estos versos de Miguel Hernández

para explicarnos cómo son sus vidas:

«¿Qué hice para que pusieran

a mi vida tanta cárcel?»

«Romped esas cadenas, y las otras que escucho

detrás de esos esclavos.

Son los encadenados por siempre desde siempre.»

Nacer entre rejas,

crecer entre rejas,

morir entre rejas.

 

Fragmento de “En Bromstock”

La imagen puede contener: mesa

En Bromstock todo es distinto,
allí el mundo entra por el ojo de una cerradura,
la lluvia se burla de la tartamudez del fuego
y el viento como una pantera herida
abre todas las jaulas que encuentra a su paso.
Nadie, ni siquiera el joven ministro de la guerra,
puede evitar que la paz se incluya en el menú
de todos los comedores de la ciudad.

 

Marta Navarro García – Párrafo de “La vida en Bromstock”