Entrevista en Cazarabet. “Vietnam bajo la cama” y tantas cosas.

Vietnam bajo la cama (portada) .

Muchas gracias a Sussanna Anglés Querol y a Cazarabet por esta entrevista. Gracias de todo corazón.  Para ler la entrevista entera, pinchad aquí.

Cazarabet conversa con Marta Navarro

MARTA NAVARRO GARCÍA ¿por qué un libro de poemas, un poemario, que es tan bello tan poético como ácrata? –Quizá porque los relatos y la poesía son la forma que tengo de alejarme de mí y de acercarme al mundo desde otra perspectiva. Si por ácrata te refieres a la libertad, sí, ha sido escrito y editado con total libertad, lo que quiero agradecer a Amargord que no me puso ninguna cortapisa. Esa debería ser la forma natural de actuar, y en este caso de escribir ya sea poesía, artículos o cualquier otro tipo de texto.

-¿Te consideras una anarquista/ libertaria metida a poeta o a creadora literaria; o una poeta libertaria? -Pues no me considero nada y me considero un poco de todo. En el mes de mayo Queimada Ediciones publicó “Palabras de Barricada”, una recopilación de anarcoversos donde participo. Y donde se pueden leer poemas impactantes. Proyectos de este tipo me interesan mucho, divulgarlos, separarse de la poesía yoísta y de metacrilato. No me gustan las etiquetas, no me abrigan, me dan más frío que otra cosa. De la única etiqueta de la que me siento orgullosa es la de “Voces del Extremo” en cuya colección se ha publicado Vietnam bajo la cama. Los y las poetas que forman ese grupo son oxígeno puro.

-Marta, ¿qué has querido volcar en este poemario tan especial como es Vietnam bajo la cama? –El libro es consecuencia de muchas cosas. Habla de ecología, del machismo en el arte, en la vida, de ética, de derechos animales, de vida, de amor a la vida, de sueños, de la infancia, de viajes. He intentado que este libro sea como un paseo por un bosque, que se pueda atravesar sin mucha dificultad, que tenga zonas de sombra, de luz, de oscuridad, de ruido, de silencio, de combate, de descanso, de lo que sea y de lo contrario también. Para mal o para bien, soy la suma de las personas que he conocido, los paisajes que he habitado, los libros que he leído y las derrotas y victorias que he compartido. La suma de todo eso a veces se convierte en poema, y con suerte se viste de libro.

-Es un poemario que va encabezado, a su vez, por citas… ¿son parte éstas de la inspiración necesaria? -Es admiración por aquellas personas que las escribieron y que empujaron la historia y que la están empujando en estos momentos. El prólogo del libro que escribió el poeta Antonio Orihuela es, además de las citas, fuente de inspiración.

Para ler la entrevista entera, pinchad aquí.

 

“Habemus libro”

Vietnam bajo la cama

Después de un montón de tiempo “habemus libro”. Los tres últimos años he participado en antologías, libros colectivos, prensa, revistas, pero la idea de publicar un nuevo libro no rondaba por mi cabeza. Había alguna pieza que no encajaba. No deseaba que ninguno de los poemas imprescindibles para mí quedaran fuera por diversos motivos. La editorial Amargord me ha dado la libertad de escribir lo que quiero sin restricciones de ningún tipo. Se acabó eso que escuché hace unos años, nos encanta tu libro, pero los poemas que hacen referencia a esto y lo otro, mejor fuera. Nada de las cosas que me preocupan pueden quedar fuera, van conmigo. Ya sea la belleza del hielo, la rabia contra el dolor hacia los animales, la librería llena de fantasmas en el centro de Dublín, The Guerrilla Girls, un hotel en las afueras, el anarquista que hablaba con el río en el barrio de la Almozara o el sastre de las palabras que guardaba panfletos comunistas entre los libros y patrones de Coco Chanel. El libro de poesía“Vietnam bajo la cama” saldrá dentro de poco y yo ya estoy feliz y nerviosa al mismo tiempo. El maravilloso prólogo es del escritor Antonio Orihuela, una maravilla de texto. Intentaré no ser pesada.

Quint Buchholz

Quint Buchholz

 

Ilustración de Quint Buchholz

 

Seré de derechas, seré centrista, seré comunista, lo que tú quieras, pero sácame de aquí.

.

Seré de derechas, seré centrista, seré comunista, seré anarquista, seré lo que tú quieras, pero sácame de aquí. ¿Para cuándo El Capital de los animales, para cuándo a Las Barricadas o La Internacional? Seré lo que quieras, pero sácame de aquí y devuélveme la dignidad, esa que pides para los demás…

Cerdito  -Fotografía de Jing Huang

Fotografía de Jing Huang

 

 

Trobada de poesía

Un honor que detrás de Miquel Martí i Pol y Bertolt Brecht se lean mis textos, en concreto “Cayucos”. Gracias por esa Trobada de poesía tan bella. Lugar: El Centre d’Art Cal Massó. Reus. http://reusdigital.cat/noticies/el-centre-dart-cal-masso-acull-una-trobada-de-poesia-dedicada-lexclosio-social
Gracias, Xavier Nogués.

Wicklow en la piel, un poema irlandés

Javier Checa

                                                                                                                  Para Mariado Hache

Wicklow en la piel

Hoy la vida se retrasa.
El viento de Wicklow, que lo sabe,
finge una visita rutinaria
y me da la mano,
confirmando todas mis sospechas.

La luz del bosque, tímida pero firme,
se acomoda en la habitación.
Hay un dolor de hierba y agua turbia
golpeando las horas.
Los recuerdos se trenzan
entre bloques de turba y oscuras jarras
de cerveza en el viejo Baltinglass.

La infancia cruza apresurada el río Liffey,
quiere llegar a tiempo para ocupar
un palco en mi memoria.
El tiempo dibuja círculos
de nieve y fuego. La isla sonríe.
Todos acuden al lugar de la batalla.
Hoy más que nunca están a mi lado.

Al atardecer,
el frío aliento de los cirujanos
afila sus cuchillos sobre las sábanas
y mi voz,
cada vez más pequeña,
desaparece…
Sólo queda el murmullo de Glendalough
acariciando el silencio.

La isla sonríe.

 

Para escuchar el audio de la maravillosa voz de Pogue Mahone, pinchad aquí.  http://poguemahonex.wordpress.com/2012/01/31/wicklow-en-la-piel/

Marta Navarro

En legítima Defensa, Poetas en tiempos de crisis”, por Kepa Arbizu

Me ha gustado esta reseña que ha escrito Kepa Arbizu. Me alegra participar de esta antología. Poetas en tiempo de crisis.

https://entrenomadas.files.wordpress.com/2014/03/bartleby.jpg

 

El arte debe tener al ser humano (sus problemáticas, sus alegrías, sus reflexiones) como eje central en su creación. En la actualidad es obvio que la situación social que vive buena parte de la población se ha convertido en un elemento clave a la hora de analizar a los individuos y su contexto. De esa necesidad de plantear, y criticar, dicho “momento histórico” surge esta antología poética, “En legítima defensa. Poetas en tiempos de crisis”, construida por Bartleby Editores, tal y como explica a la perfección Antonio Gamoneda en el conciso y certero prólogo que abre el libro.

Son más de doscientos escritores con su lógica variedad en cuanto a carrera, procedencia, estilo e incluso pensamiento, los que se han reunido en este volumen que, eso sí, guarda un hilo común muy importante para agrupar a todos ellos, y que no es otro que la necesidad de poner su escritura al servicio de reflexionar, de manera incisiva principalmente, sobre la situación actual que nos toca vivir, o más bien padecer.

Esa variedad que lleva implícita este proyecto hace que sea difícil, por su esencia grupal y/o colectiva, destacar las individualidades, ya que el conjunto global tiene la forma de esas fotografías que de lejos parecen de un solo color o forma y de cerca descubrimos que está construida por infinidad de pequeños elementos diferentes. Eso hace también que sea complicado encontrar unas influencias artísticas comunes, lo que significa que podemos asistir con toda naturalidad tanto al homenaje que realiza Abel Santos en “Cuentas la suerte a pulso” a Dámaso Alonso y su poema “Insomnio”, como la referencia al grupo pop Costa Brava que se cuela en “Sobre un verso de la Costa Brava” (David Refoyo ), el collage con la obra de Gabriel Celaya realizado por Isabel Pérez Montalbán o la sobriedad “carveriana” que desprende Karmelo C. Iribarren.

En este conjunto tan heterogéneo hay formas, mayoritarias en cuanto a número, que destacarán por su preocupación lírica, a pesar de la imposibilidad de delimitarlas estilísticamente, y de alguna manera más centradas en lo simbólico como son, por ejemplo, la propuesta (auto)reflexiva de Alfonso Armada (“La noche que salva un río invisible”) o las diferentes fotografías del paisaje social que llevan a cabo Xelo Candel (“Madrugada sin palomas”), Marta Navarro y su “Nicotina en la voz” o el clasicismo por el que opta Ramón María Vadillo.

Para seguir leyendo pinchad aquí:

 

Con la noche a cuestas

66538_125738270812614_100001293255270_121911_7769570_n

Para Asia, África y Ginebra

El diario de Lara

 

Con la noche a cuestas,
Lara y yo pensamos
en los oscuros días
que gastarán los calendarios.
Repletos de leyes taradas
y de sociedades puras
que muestran sin pudor
sus vómitos con pedigrí.
Una vez más Oriente
con su alambre fiel
sigue mordiéndonos
las pupilas.

Octavo día:
Seguimos caminando
con la noche a cuestas.

 

Del libro Ocho islas y un invierno”

 

El estómago de las guerras

.

Niños de Gaza

Niños y niñas de Gaza

 

El estómago de las guerras

.
Nos obligaron a ser la lluvia
sobre las cabezas de los prisioneros,
a ser la niebla que arrancaba la luz
de los recién nacidos,
a ser el hambre que crujía
en el estómago de las guerras.
Pero lo único que queríamos
era ser la nieve acariciando el desierto,
el sol derramado
sobre la espalda del invierno,
el aroma del pan
en el vientre del trigo.

Éramos el mundo y alguien nos lo arrancó
de las manos
un día de oleaje oscuro.

 

Marta Navarro García

Palabras

Biblioteca de Cincinati. OHio, 1948

Hoy viajo a través de las palabras
por todos los países de tu cuerpo.

 

 

Fotografía de la biblioteca de Cincinnati. Ohio, 1948

Guerrilla Girls, el arte y las mujeres

[no title] 1985-90 by Guerrilla Girls null

 Las mujeres aunque extremadamente visibles como seres sexuales,

permanecen invisibles como seres sociales.  Monique Witting.

.

Guerrilla Girls

No me gustan las mujeres que callan,
si eso significa que están como ausentes,
y menos aún si esa ausencia las convierte en invisibles.
Y es que se puede estar y seguir siendo invisible.
Por ejemplo: en el Museo de Arte de Nueva York,
sólo un 5% de cuadros pertenece a pintoras,
sin embargo el 85% de los desnudos
pertenece a mujeres.
En los años ochenta, un grupo de artistas neoyorkinas
sacaron la marginación a la luz con humor.
Hartas de la genética discriminatoria del sistema,
pasaron a la acción bajo el nombre de Guerrilla Girls.
Se parapetaron tras máscaras de gorila
bajo identidades de artistas fallecidas
y se armaron de estadísticas.
Unos sencillos cálculos bastaron para demostrar
que en el arte apenas había lugar para las mujeres.
Se pasearon en un gigantesco autobús con un gran cartel amarillo
que decía: ¿tienen que desnudarse las mujeres para acceder al Museo?
Y consiguieron enrojecer a los responsables del Metropolitan.
Eso fue en los años 80, como lo fue en los 70, 60, 50,
y así hasta perdernos en un mar de siglos de conquistas y derrotas.
El machismo sigue siendo el apartheid más largo de la historia,
un apartheid que siempre quiere meternos en su mesa camilla.

Por cierto, tampoco me gustan los hombres que callan,
si eso significa que están como ausentes.

 

Marta Navarro García

.1442_61_01

.

Guerilla 3

Anteriores Entradas antiguas

SubRED solidaria de Blogs en Internet, ¡UNETE!.

Anillo solidario

Entrenómadas en Flickr

Zaragoza Antitaurina 2013

Zaragoza Antitaurina 2013

Zaragoza Antitaurina 2013

Más fotos

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.125 seguidores

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.125 seguidores