“Diez poetas críticos con la sociedad actual”, en Librújula

http://www.librujula.com/actualidad/2224-la-poesia-de-barricada-habita-entre-nosotros

Muchas gracias a Librújula y a Enrique Villagrasa por incluirme en este artículo sobre “Diez poetas críticos con la sociedad actual”.

“La poeta Marta Navarro hace de su verso esa llave que abre esa puerta enclavada en la realidad, la cual y una vez traspasada te indica el sendero hacia tu sueño. Eso sí, su poesía exige la complicidad del lector para encontrar ese verso. “La tristeza habita en la pantera que envejece/ frente al público de un zoo”, versos de su maravilloso poemario Vietnam bajo la cama (Amargord, 2015). La lectura de su poesía nos enseña a sacudirnos aquellos complejos y miedos que acaso nos queden, a estas alturas de la vida, y así poder mirar de frente a esta sociedad del caos, de ese neoliberalismo, que nos agrede y empobrece cada día más. Son sus versos fríos gritos que buscan la belleza de la persona, sea de donde sea esta: “Los poemas acabaron/ en un aplauso operístico”

.

Todos estamos de acuerdo ante el hecho de que la poesía no se vende y cuando se vende, se vende la misma de siempre, de forma constante, pero siempre poca, como el grifo que gotea. Comprar poesía para leer o recitar es hoy un gesto revolucionario y pocos se atreven. Esto es así y no hay nada que objetar, sin embargo y ante este hecho hay voces disconformes, voces que se alzan para dar un golpe sobre la mesa. Desde hace más o menos un par de lustros, en este siglo que este año alcanza la mayoría de edad hay una serie de poetas que le han dado la vuelta a la historia y al neoliberalismo imperante y que están taladrando los cimientos de esta nuestra tradicional y patriarcal cultura social. La sociedad está enferma y la poesía y sus versos tratan de indentificar sus males y ponerles remedio.

A lo largo de la historia, hay fechas que no se olvidan y una de ellas es Mayo del 68. Han pasado 50 años, desde aquellos textos situacionistas, siete desde aquel 15 M indignado y muchos más desde mi primera colaboración en la revista Orto, donde también firmabaNoam Chomsky, que no vio en el ’68 el agotarse el tiempo de las protestas ni tampoco de la búsqueda, sino de una revolución, si de un cambio radical de la sociedad. Mientras en Orto yo escribía sobre Rosalía de Castro, desde la lingüística Chomsky denunciaba el sistema neoliberal norteamericano, un sistema que Europa no ha tardado en apropiarse y hacerse suyo. La ausencia de políticas sociales y de un estado del bienestar que, desde sus orígenes, ha definido Estados Unidos hoy describe también Europa. De la misma manera que Chomsky, hoy octogenario, ha he hecho de la palabra escrita su herramienta de contestación, hoy día son cada vez más numerosos los poetas de este país que utilizan la palabra escrita como forma de contestación y denuncia: a través de sus se rebelan con sus versos ante el menoscabo de la cultura y la política social de nuestro tiempo.

A algunos de ellos, dedico este mes estas páginas dedicadas a la poesía; se lo dedico a ellos, porque, además de su valor literario, son poetas útiles a la sociedad de hoy, en cuanto desde sus barricadas poéticas, críticos con la sociedad, se están abriendo paso entre los lectores o entre aquellos que les escuchan recitar en plazas y bares. Desde esa esquina, estos poetas tratan de mover el mundo con sus versos, no sólo cuestionándolo sino proponiendo a través de sus poemas otros mundos posibles. No lo tienen fácil; pero, ahí están, dejando oír su voz en este contexto político, económico, social y religioso tan hostil para el ciudadano como para la palabra escrita, hoy más que nunca en el punto de mira. A través de sus versos quiere vivir la utopía de la ucronía, pero no para quedarse ahí, sino para construir, desde la desobediencia poética, una sociedad donde brille un mayor humanismo solidario. En esa esperanza están, en la de dar más valor a los hechos y menos al espectáculo, desde la honradez y la honestidad.

Los poetas

De esa legión de poetas críticos con poesía de barricada ante lo que nos habita y lo que es habitado por nosotros destacamos a diez, sin olvidar a las piedras angulares: teóricos a la vez que poetas como Enrique Falcón y/o Alberto García-Teresa, a quienes todos admiramos: a Enrique por su magna obra La marcha de 150.000.000 (Eclipsados, 2009), edición definitiva, y aquella antología por él coordinada, Once poetas críticos en la poesía española reciente (Baile del Sol, 2007); y a Alberto por su Poesía de la conciencia crítica (1987-2011) (Tierradenadie, 2013) yDisidentes. Antología de poetas críticos españoles (1990-2014) (La Oveja Roja, 2015). Estos diez poetas más significativos de esa poesía de barricada son sin lugar a dudas y por mérito propio Ana Pérez Cañamares (Santa Cruz de Tenerife, 1968), Antonio Orihuela (Moguer, 1965),María Ángeles Maeso (Valdamazo, Soria, 1955), Gsús Bonilla (Don Benito, Badajoz, 1971), Inma Luna (Madrid, 1966), Matías Escalera Cordero (Madrid, 1956), Marta Navarro García (Zaragoza, 1965), Ángel Guinda (Zaragoza, 1948), Isabel Pérez Montalbán(Córdoba, 1964) y Manuel Moya (Fuenteheridos, Huelva, 1960). Qué duda cabe de que hay otros como Jesús Lizano, ya fallecido; Felipe ZapicoDavid GonzálezJorge Riechmann o David Gimenez, de Remolinos (Zaragoza). Y entre las poetas pues desde Begoña Abad aMaría Eloy García, pasando por Pura López CortésBelén Reyes y Cristina Morano, entre otras muchas poetas combativas. Si escribimos sobre él, Ángel Guinda, que, por edad, es el mayor de los poetas críticos con el sistema y guerrillero, debemos decir que su poesía da razón de su ser, de aquel ser poeta de la libertad que tuvo que abandonar su ciudad, pues los de siempre no lo soportaban, ni a él ni a sus poemas. Fiel a sus principios, hoy seguramente estaría en la cárcel: “Vivir es esa trampa que demuele/ el cuerpo, y hasta el alma, trecho a trecho”. Nos dice en su Catedral de la noche (Olifante, 2015), con esa su voz intensa, con esa mística ascética, desde su ateismo, que las caretas ya no sirven y que todo conocimiento y opción implica exilio y negación. Como el ser persona solidaria y justa. Una poesía que es como latigazos en el cerebro y que a nadie deja indiferente, ni ayer ni hoy. Si alguien se atreve a leerla: “Ceniza en las manos de un viejo/ es lo que dejan los años al arder”.

Para leer el artículo entero, pinchad aquí:

Presentación de “Qué será ser tú”: Antología por la Igualdad

La imagen puede contener: texto

Qué será ser tú: “Lo escrito por las mujeres se agota en el boom del moento, sin que sus textos accedan a las aulas y a otros canales, mediante los cuales la recepción de su obra asegure su traspaso a la generación siguiente”. Romper esta situación es también uno de los motivos de esta antología. Me alegra mucho formar parte de ella. Os aseguro que es un pedazo de libro. Gracias a María Angeles Maeso, a Ana Pérez Cañamares y a la Universidad de Sevilla.

Presentación en Madrid, viernes 25 de mayo, a las 19.30 horas, en el bar-librería Vergüenza Ajena (C/ Galileo, 56).

Aquí Whisky disfrutando del libro.

WWhisky antologíahisky ANtología

Las mujeres de Lawrence. Queremos el pan, pero también las rosas

En estas fechas siempre recuerdo a las mujeres de Lawrence.
“Bread and Roses”.

Texto tomado de Todo por hacer:  “En 1912 en Lawrence (Massachusetts, Estados Unidos) las obreras textiles iniciaron una huelga que será conocida como la huelga de “pan y rosas”, puesto que sus pretensiones eran conquistar el pan (simbolizando los derechos laborales) y las rosas (como símbolo de la exigencia de mejores condiciones de vida). El detonante fue la aplicación fraudulenta por parte de la empresa de una conquista obrera: la reducción de la jornada semanal de 56 a 54 horas llevó aparejada una reducción de su ya escaso salario. Al recibir su jornal, mil obreras se reunieron en la IWW (Industrial Workers of the World), que fue una de las primeras organizaciones obreras que alentó a las mujeres a ocupar puestos dirigentes y llamaron a la huelga, que se extendió en pocos días a la mayoría de fábricas y talleres.

El comité de comité de huelga, de 56 titulares y 56 suplentes, para neutralizar las posibles detenciones, representaba todas las nacionalidades: en las reuniones se hablaban 25 idiomas y 45 dialectos. La primeras medidas aprobadas fueron la creación de un fondo de huelga y un piqute masivo de veinticuatro horas que impedía el paso a las fábricas.

Uno de los puntos importantes del trabajo del sindicato fue la de facilitar la participación de las mujeres, para lo que el comité de huelga instaló guarderías y comedores comunitarios para hijos e hijas de las obreras. Además se realizaban reuniones solo de mujeres, ya que también es necesario combatir el machismo entre los obreros, incluso entre los activistas. Una de las impulsoras más entusiastas fue Elizabeth Gurley Flynn.

Por la creciente violencia se decidió enviar a los niños a otras ciudades, donde serían albergados por familias solidarias. En momento en que se disponía a salir un tren hacia New York, la policía desató una represión desmedida en la estación, lo que llevó la huelga a las páginas de los diarios nacionales y al Congreso.

Todos hablaban de Lawrence: los dirigentes de la central sindical oficial tuvieron que pronunciarse, pero no apoyaron la huelga: tildaron a las obreras de izquierdistas, anarquistas y revolucionarias, no querían saber nada con los comités de huelga. Pero las obreras de Lawrence contaban con un apoyo amplísimo: se realizaban mitines de solidaridad en todo el país, las universidades cercanas, como Harvard tenía comités estudiantiles que colaboraban con la huelga, recolectaban dinero, difundían la lucha y viajaban a Lawrence para colaborar directamente con el comité de huelga.

La gran difusión, la firmeza de las obreras, y el miedo a que se extendiera la huelga, hizo ceder a los empresarios. Después de una larga lucha, durante casi todo el invierno, el 12 marzo la huelga de “Pan y Rosas” culmina con una de las primeras victorias del movimiento obrero en Estados Unidos, con la implementación de la jornada reducida, aumento de salarios y el reconocimiento de los sindicatos”. La imagen puede contener: 3 personas, personas de pie, multitud y exterior

Fragmento del Poema publicado en “Vietnam bajo la cama” Amargord y  “Antología de poesía por la Igualdad Qué será ser tú. Universidad de Sevilla.

No hay texto alternativo automático disponible.

Presentación de “Chiribitas, historias que prenden vida”, de Gorka Andraka y Cristina Sáez

Pues el jueves tengo el honor de chiribirme con gente estupenda. Aquí estaremos, escuchando, aprendiendo, disfrutando. Hace años que leo al periodista Gorka Andraka, reencontrarme con él en este libro tan especial es una alegría inmensa. Las ilustraciones son de Cristina Sáez, de la librería Louise Michel de Bilbao. Por si os apetece.
mar de fueguitos
Gorka dirige la radio Mar de fueguitos: www.mardefueguitos.info

EL PERIODISMO CHISQUERO: CHIRIBITAS PARA DARLE LA VUELTA AL MUNDO. ¡QUIÉN SE ACERCA, SE ENCIENDE!

La imagen puede contener: texto

En su 90 cumpleaños, toda la obra de Pedro Casaldáliga está disponible al público

Recibo esta maravillosa información que quiero celebrar con todas vosotras y vosotros.

“Con motivo de los 90 años de Pedro Casaldáliga, estamos lanzando un nuevo portal online con toda su bibliografía, disponible a todo público para su descarga gratuita.

Libros, artículos, poemas y muchos más contenidos del autor están terminando de ser subidos al portal, para que toda su obra quede establemente garantizada para unas cuantas décadas, incluso cuando ya no estemos aquí.

Acceder es muy fácil. Todos los contenidos están almacenados en la plataforma Academia.edu, y Pedro Casaldáliga tiene su propio sitio allí. Puedes ver los títulos, descargarlos, comentarlos online con otros aficionados, hacerte seguidor del portal y recibir notificaciones… Echa un vistazo a la biblioteca online de Pedro AQUI.

El próximo 16 de Febrero Pedro cumple 90 años, y qué mejor forma de celebrarlo que leyendo y compartiendo su obra. Te pedimos hacer extensiva esta gran noticia, y comunicar el portal en tus redes y publicaciones, así como con todas las personas interesadas en su obra.

Te estaremos manteniendo informado de actualizaciones importantes y otras novedades vinculadas a nuestro gran amigo, escritor, teólogo y obispo emérito, Pedro Casaldáliga”.

¡A tu salud, Pedro!

José María Concepción Rodríguez
Administrador de Obra y archivo
Biblioteca Online Pedro Casaldáliga

Resumen de los premios Ciudad de Tudela

Ha sido emocionante recibir el Premio Ciudad de Tudela de Poesía 2018.  En el 2015 obtuve el premio de cuentos, así que me siento muy agradecida a los diferentes jurados por haber elegido mis textos como merecedores de los premios.

Lo más hermoso ha sido ver el cine Moncayo lleno de gente joven. Quedó evidente en la categoría infantil y juvenil la gran mayoría de chicas que han participado. El futuro de la literatura y el futuro de las mujeres va unido. Y eso es maravilloso.

La semana cultural ha incluido interesantes conferencias a cargo de Luis Goytisolo, Marcos Chicot  y Manuel Vilas, la proyección de la película  “Clara Campoamor, la mujer olvidada”, una representación de teatro del Siglo de Oro con la compañía Teatro del Duende que interpretó “Don Dinero”, una mezcla de textos de Cervantes, Quevedo, El Arcipreste de Hita y Góngora, la presentación de la revista Traslapuente, y una lectura  de versos de Sor Juana Inés de la Cruz.

Muchas gracias, es para mí un honor. ¡Viva la poesía! ¡Viva la literatura!

Aquí, un trocito de mi lectura.

 

El poema “Regreso a Wicklow” se va de viaje a York.

Tres poemas serán leídos en el festival poético de York y de Santa Mónica.
Ya he elegido uno de ellos, los otros dos todavía ando con dudas.
En esta ocasión la traducción la ha realizado la maravillosa Mairéad Hache.
Regreso a Wicklow una vez más.

 

Regreso a Wicklow
 

Hoy la vida se retrasa.

El viento de Wicklow, que lo sabe,

finge una visita rutinaria

y me da la mano,

confirmando todas las sospechas.

La luz del bosque,

tímida pero firme,

se acomoda en la habitación.

Hay un dolor de hierba y agua turbia

golpeando las horas.

Los recuerdos se trenzan

entre bloques de turba y oscuras jarras

de cerveza en el viejo Baltinglass.

La infancia cruza apresurada el río Liffey,

quiere llegar a tiempo para ocupar

un palco en mi memoria.

Todos acuden a la batalla.

Hoy más que nunca están a mi lado.

Al atardecer,

el frío aliento de los cirujanos

afila sus cuchillos sobre las sábanas

y mi voz,

cada vez más pequeña,

desaparece…

Sólo queda el murmullo de Glendalough

acariciando el silencio.

 

Marta Navarro García