En su 90 cumpleaños, toda la obra de Pedro Casaldáliga está disponible al público

Recibo esta maravillosa información que quiero celebrar con todas vosotras y vosotros.

“Con motivo de los 90 años de Pedro Casaldáliga, estamos lanzando un nuevo portal online con toda su bibliografía, disponible a todo público para su descarga gratuita.

Libros, artículos, poemas y muchos más contenidos del autor están terminando de ser subidos al portal, para que toda su obra quede establemente garantizada para unas cuantas décadas, incluso cuando ya no estemos aquí.

Acceder es muy fácil. Todos los contenidos están almacenados en la plataforma Academia.edu, y Pedro Casaldáliga tiene su propio sitio allí. Puedes ver los títulos, descargarlos, comentarlos online con otros aficionados, hacerte seguidor del portal y recibir notificaciones… Echa un vistazo a la biblioteca online de Pedro AQUI.

El próximo 16 de Febrero Pedro cumple 90 años, y qué mejor forma de celebrarlo que leyendo y compartiendo su obra. Te pedimos hacer extensiva esta gran noticia, y comunicar el portal en tus redes y publicaciones, así como con todas las personas interesadas en su obra.

Te estaremos manteniendo informado de actualizaciones importantes y otras novedades vinculadas a nuestro gran amigo, escritor, teólogo y obispo emérito, Pedro Casaldáliga”.

¡A tu salud, Pedro!

José María Concepción Rodríguez
Administrador de Obra y archivo
Biblioteca Online Pedro Casaldáliga

Promoviendo el Veganismo, junto a Tras los Muros visitan un matadero de Aragón. 

Todos los días se matan en New York / cuatro millones de patos, / cinco millones de cerdos, / dos mil palomas para el gusto de los agonizantes, / un millón de vacas, / un millón de corderos / y dos millones de gallos, / que dejan los cielos hechos añicos. (Federico García Lorca, Poeta en Nueva York).
Promoviendo el Veganismo, junto a Tras los Muros han visitado un matadero de Aragón.
El vídeo y las fotografías resultantes de la visita que realizó este grupo de activistas muestran el final que sufren todos los animales “de consumo”.  Os sugiero que lo veáis. No vale decir no quiero saber, ya no.
Yo sólo quiero decir Gracias a todas las personas que entran a este infierno para mostrarnos lo que ocurre dentro.
Como dice en su facebook el fotógrafo Víctor Aranda García, disculpa si he cambiado alguna palabra: ” La estrategia de siempre: Se negó la burbuja, la crisis, la corrupción, el cambio climático, el colapso, ahora la crueldad extrema de la industria cárnica. El régimen es un popurri de intereses que se sostiene con mentiras y represión. Y tiene a sus bufones para defenderlos”.
.

Manifestación NO A LA CAZA

Os dejo el comunicado de los compañeros y compañeras de NAC.

Entrad en su página web, acudid a las convocatorias del día 4 de febrero en las principales ciudades del país.

En Zaragoza será en Plaza de España, a las 12 horas.

 

COMUNICADO DE NAC
Febrero. Tristeza en los campos. Miles de galgos, podencos y cualquier otro ser sintiente, de los empleados como simples utensilios cinegéticos, se enfrentan al final de temporada. Les espera el exterminio, en las formas más crueles que es capaz de concebir la mente humana; el abandono; la mutilación; el regreso a unos entrenamientos a pan y agua; o el martirio de convertirse en herramientas reproductivas para fabricar nuevas camadas. Por el camino, más de veintiún millones de víctimas –presas, las llaman–, según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística. El maldito negocio de la muerte que se disfraza de deporte, de goce de la naturaleza o de tradición cultural, para facilitar su digestión por la sensibilidad de una sociedad contemporánea que de ningún otro modo admitiría esas prácticas.
Febrero. Otro año más en el que salimos a las calles para gritar basta con dos objetivos inmediatos. Por una parte, explicar a la ciudadanía que la engañan. Que el lobby de la caza es solo una actividad mercantil; un minoritario holding empresarial que se enriquece a costa del sufrimiento ajeno, facturando por ello cifras desorbitadas.
Por otra, exigir a políticos y autoridades que intervengan. Que nunca resultaron suficientes tibias declaraciones de principios para obtener sin coste un rédito electoral; y que, desde el gobierno o la oposición de las distintas instancias, deben hacer lo preciso para terminar con un hábito, carente hoy del menor soporte ético.
Para todo aquel y para toda aquella que quiera escuchar, clamamos nuestro NO A LA CAZA, porque una sociedad sana no halla el placer en privar a nadie de la vida, ni convierte el maltrato sistemático de miles de seres en pasatiempo de fin de semana.
NO A LA CAZA, porque se volvió enemiga de la biodiversidad y de la conservación del medio ambiente en el entorno rural.
NO A LA CAZA, porque nada justifica que recorran nuestros campos gentes con armas.
NO A LA CAZA, porque impide, a quienes no nos agrada, el pacífico disfrute de un patrimonio ecológico que también nos pertenece. Porque se reserva la exclusividad de cotos, caminos y senderos, convirtiendo en certeza el dicho popular de «ponerle puertas al campo».
NO A LA CAZA, porque junto al comercio de animales exóticos, se constituye en el principal instrumento de difusión de esas que luego denominamos especies invasoras.
NO A LA CAZA, porque ejerce de sostén de valores especistas, de la peor de las versiones conocidas del machismo y, pese a los argumentos esgrimidos por el colectivo de cazadores, ahonda las desigualdades sociales, principalmente en las zonas donde se manifiestan más pronunciadas. No es casual que, al estilo de una célebre película berlanguiana, se configure en esencia como actividad propia de las clases más altas.
NO A LA CAZA, porque las poblaciones de animales libres poseen sus propios mecanismos de autoregulación y no precisan del depredador humano para mantenerse en niveles de equilibrio.
NO A LA CAZA, porque, sobre todo en determinadas modalidades, se convierte en refugio de la economía sumergida.
NO A LA CAZA, por salud mental. Porque quien se divierte con el sufrimiento ajeno, más que trofeos o medallas, precisa un tratamiento médico adecuado a su patología.
NO A LA CAZA, porque nuestros hijos merecen una educación sin sangre.
NO A LA CAZA, porque causa un dolor innecesario, al convertir a las presas en dianas; y a galgos, podencos y demás animales de utilidad cinegética, en torturadas armas involuntarias.
NO A LA CAZA, porque, contradiciendo el título de un antiguo programa de televisión, no todo vale por la pasta.
Por las razones expuestas y por muchas otras que, en tributo a la brevedad, no caben en este manifiesto… NO A LA CAZA con galgos. NO A LA CAZA con cualquier raza o especie animal. NO… A LA CAZA.

10º aniversario de la Asociación Parlamentaria en Defensa de los Derechos de los Animales (APDDA

Vídeo conmemorativo del 10º aniversario de la fundación de la Asociación Parlamentaria en Defensa de los Derechos de los Animales (APDDA): 10 años trabajando por los animales en las Cortes Generales españolas. [Fotografías: Archivo de APDDA. Música: ‘Balada para una ardilla’, de Martín Navarro].

El riesgo de nacer en un campo de refugiados en el Sáhara. Tan lejos y tan cerca.

Mi prima ha viajado estos días hasta los campamentos saharauis para visitar a la familia que le une desde hace años. Allí compartió emocionada la felicidad de Fatan que esperaba el nacimiento de su sobrina. Una niña que debía de tener ganas de nacer para unirse a la celebración de su nacimiento. Había tanta gente esperando para abrazarla, que debió de sentir la necesidad de salir antes de tiempo. Todos juntos se desplazaron a la Wilaya de El Aaiún, felices por la inminente llegada de un ser nuevo. Pero nacer prematuramente en un campo de refugiados no te da muchas posibilidades de sobrevivir, y la niña falleció a las pocas horas. Algo impensable de haber nacido en un hospital zaragozano. La felicidad que los llevó hasta la Wilaya se convirtió en tristeza y desesperación, y la fiesta en entierro. Ha sido duro regresar a sus jaimas sin ella, sin la pequeña a quien tanto esperaban y amaban. Es tan injusto lo que soportan desde hace décadas. Ojalá hubieras podido conocer este mundo, a pesar de ser un mundo que te da la espalda. Que sepas, pequeña, que tu familia saharaui, Fatu, Jedum y Musa te quieren, al igual que tu familia aragonesa, Laura, Jesús y Rosa te llevan en el corazón, como la gente de Um Draiga, como yo, como tanta gente. Un beso, querida niña. Solo el dolor supera la injusticia de saber que nacer con poco peso te ha negado la vida, eso y la política desastrosa sobre el Sáhara. Que los vientos te lleven a un mundo mejor.

Aquí os dejo enlace a la asociación Um Draiga: 

Rima MB Sahara Libre

Vegana, pero no muda. ¿Por qué molestamos?

Ana Teresa Barboza 3
Ana Teresa Barboza

De un sindicalista se espera que haga sindicalismo. De un activista antirracista se espera que denuncie casos de racismo, que trabaje para derribar la xenofobia. De una feminista se espera que muestre las desigualdades existentes, que le plante cara al patriarcado. De un ecologista se espera que se enfrente a la destrucción del medio ambiente. Y cuando no lo hacen, cuando un sindicalista, antirracista, feminista o ecologista no se comporta como tal, se le recrimina socialmente. Pero, cuando se trata de gente que lucha por los derechos de los animales, entonces molesta. Molesta que militen, que sean activistas, que muestren vídeos con investigaciones sobre la extrema crueldad de los mataderos. Molesta que recuerden cómo se hace el paté, cómo son los zoos y circos por dentro, cómo se obtienen las pieles para los abrigos, cómo se destruye la ética y el planeta con las macrogranjas de cerdos… Incluso a algunas feministas les inquieta que les recordemos los lazos que unen el vegetarianismo y el sufragismo, y hasta son capaces de darle la espalda a nuestra historia. Cuando mostramos el resultado de nuestro trabajo, hay mucha, pero mucha gente que nos llama pesadas, pesados, plastas: ya estás aquí otra vez, ¿no puedes ser vegana y muda? Sé lo que quieras, pero no hace falta que nos lo recuerdes. Demasiada buena gente espera de nosotras que seamos discretas, discretos.

Incluso hay un vídeo, que tiene cierta gracia, por cierto, en el que se muestra lo pelmas que podemos llegar a ser los veganos en la sociedad. Y claro que hay pesados y pesadas y gilipollas insufribles entre los defensores de los derechos de los animales. Auténticos impresentables, pero también los hay en todos los movimientos sociales. El de los derechos de los animales en general es un movimiento donde la gente se esfuerza contra viento y marea por informar, denunciar, plantar cara, sufrir, sí, sufrir descaros, malas contestaciones y mofas todos los días.  Yo lo recibo de mi entorno más cercano, incluso de un entorno amigo como puede ser compañeros donde hay coincidencia política, de gente de la literatura, de la poesía, de movimientos sociales donde me muevo.  Al final, detrás de cada chiste contra nuestra “pesadez” hay alguien con una doble vara de medir acojonante y una incoherencia digna de un premio Nobel.

Y oye, esto no va a ir a ningún sitio, pero me he quedado súper tranquila.