“Diez poetas críticos con la sociedad actual”, en Librújula

http://www.librujula.com/actualidad/2224-la-poesia-de-barricada-habita-entre-nosotros

Muchas gracias a Librújula y a Enrique Villagrasa por incluirme en este artículo sobre “Diez poetas críticos con la sociedad actual”.

“La poeta Marta Navarro hace de su verso esa llave que abre esa puerta enclavada en la realidad, la cual y una vez traspasada te indica el sendero hacia tu sueño. Eso sí, su poesía exige la complicidad del lector para encontrar ese verso. “La tristeza habita en la pantera que envejece/ frente al público de un zoo”, versos de su maravilloso poemario Vietnam bajo la cama (Amargord, 2015). La lectura de su poesía nos enseña a sacudirnos aquellos complejos y miedos que acaso nos queden, a estas alturas de la vida, y así poder mirar de frente a esta sociedad del caos, de ese neoliberalismo, que nos agrede y empobrece cada día más. Son sus versos fríos gritos que buscan la belleza de la persona, sea de donde sea esta: “Los poemas acabaron/ en un aplauso operístico”

.

Todos estamos de acuerdo ante el hecho de que la poesía no se vende y cuando se vende, se vende la misma de siempre, de forma constante, pero siempre poca, como el grifo que gotea. Comprar poesía para leer o recitar es hoy un gesto revolucionario y pocos se atreven. Esto es así y no hay nada que objetar, sin embargo y ante este hecho hay voces disconformes, voces que se alzan para dar un golpe sobre la mesa. Desde hace más o menos un par de lustros, en este siglo que este año alcanza la mayoría de edad hay una serie de poetas que le han dado la vuelta a la historia y al neoliberalismo imperante y que están taladrando los cimientos de esta nuestra tradicional y patriarcal cultura social. La sociedad está enferma y la poesía y sus versos tratan de indentificar sus males y ponerles remedio.

A lo largo de la historia, hay fechas que no se olvidan y una de ellas es Mayo del 68. Han pasado 50 años, desde aquellos textos situacionistas, siete desde aquel 15 M indignado y muchos más desde mi primera colaboración en la revista Orto, donde también firmabaNoam Chomsky, que no vio en el ’68 el agotarse el tiempo de las protestas ni tampoco de la búsqueda, sino de una revolución, si de un cambio radical de la sociedad. Mientras en Orto yo escribía sobre Rosalía de Castro, desde la lingüística Chomsky denunciaba el sistema neoliberal norteamericano, un sistema que Europa no ha tardado en apropiarse y hacerse suyo. La ausencia de políticas sociales y de un estado del bienestar que, desde sus orígenes, ha definido Estados Unidos hoy describe también Europa. De la misma manera que Chomsky, hoy octogenario, ha he hecho de la palabra escrita su herramienta de contestación, hoy día son cada vez más numerosos los poetas de este país que utilizan la palabra escrita como forma de contestación y denuncia: a través de sus se rebelan con sus versos ante el menoscabo de la cultura y la política social de nuestro tiempo.

A algunos de ellos, dedico este mes estas páginas dedicadas a la poesía; se lo dedico a ellos, porque, además de su valor literario, son poetas útiles a la sociedad de hoy, en cuanto desde sus barricadas poéticas, críticos con la sociedad, se están abriendo paso entre los lectores o entre aquellos que les escuchan recitar en plazas y bares. Desde esa esquina, estos poetas tratan de mover el mundo con sus versos, no sólo cuestionándolo sino proponiendo a través de sus poemas otros mundos posibles. No lo tienen fácil; pero, ahí están, dejando oír su voz en este contexto político, económico, social y religioso tan hostil para el ciudadano como para la palabra escrita, hoy más que nunca en el punto de mira. A través de sus versos quiere vivir la utopía de la ucronía, pero no para quedarse ahí, sino para construir, desde la desobediencia poética, una sociedad donde brille un mayor humanismo solidario. En esa esperanza están, en la de dar más valor a los hechos y menos al espectáculo, desde la honradez y la honestidad.

Los poetas

De esa legión de poetas críticos con poesía de barricada ante lo que nos habita y lo que es habitado por nosotros destacamos a diez, sin olvidar a las piedras angulares: teóricos a la vez que poetas como Enrique Falcón y/o Alberto García-Teresa, a quienes todos admiramos: a Enrique por su magna obra La marcha de 150.000.000 (Eclipsados, 2009), edición definitiva, y aquella antología por él coordinada, Once poetas críticos en la poesía española reciente (Baile del Sol, 2007); y a Alberto por su Poesía de la conciencia crítica (1987-2011) (Tierradenadie, 2013) yDisidentes. Antología de poetas críticos españoles (1990-2014) (La Oveja Roja, 2015). Estos diez poetas más significativos de esa poesía de barricada son sin lugar a dudas y por mérito propio Ana Pérez Cañamares (Santa Cruz de Tenerife, 1968), Antonio Orihuela (Moguer, 1965),María Ángeles Maeso (Valdamazo, Soria, 1955), Gsús Bonilla (Don Benito, Badajoz, 1971), Inma Luna (Madrid, 1966), Matías Escalera Cordero (Madrid, 1956), Marta Navarro García (Zaragoza, 1965), Ángel Guinda (Zaragoza, 1948), Isabel Pérez Montalbán(Córdoba, 1964) y Manuel Moya (Fuenteheridos, Huelva, 1960). Qué duda cabe de que hay otros como Jesús Lizano, ya fallecido; Felipe ZapicoDavid GonzálezJorge Riechmann o David Gimenez, de Remolinos (Zaragoza). Y entre las poetas pues desde Begoña Abad aMaría Eloy García, pasando por Pura López CortésBelén Reyes y Cristina Morano, entre otras muchas poetas combativas. Si escribimos sobre él, Ángel Guinda, que, por edad, es el mayor de los poetas críticos con el sistema y guerrillero, debemos decir que su poesía da razón de su ser, de aquel ser poeta de la libertad que tuvo que abandonar su ciudad, pues los de siempre no lo soportaban, ni a él ni a sus poemas. Fiel a sus principios, hoy seguramente estaría en la cárcel: “Vivir es esa trampa que demuele/ el cuerpo, y hasta el alma, trecho a trecho”. Nos dice en su Catedral de la noche (Olifante, 2015), con esa su voz intensa, con esa mística ascética, desde su ateismo, que las caretas ya no sirven y que todo conocimiento y opción implica exilio y negación. Como el ser persona solidaria y justa. Una poesía que es como latigazos en el cerebro y que a nadie deja indiferente, ni ayer ni hoy. Si alguien se atreve a leerla: “Ceniza en las manos de un viejo/ es lo que dejan los años al arder”.

Para leer el artículo entero, pinchad aquí:

Keep Calm y llevaos los huesos del carnicero de Franco

 

Los huesos del carnicero deberían tenerlos sus hijos. Hemos dejado que la prole de Franco siguiera viviendo en este país felizmente, arramblando con todo lo que se les antojaba. Aprovechándose de todo aquello que en vida de su padre y abuelo jamás hubieran disfrutado. Les hemos invitado a salir en la prensa rosa, a bailar en programas de la televisión pública, hemos dejado que incrementaran su patrimonio sin problema alguno, sin hacer preguntas, como si fueran los hijos y nietos de Heidi y no de un dictador responsable de la muerte de centenares de miles de personas. Responsable del exilio, de la cárcel, en mi caso familiar, responsable de privar de libertad a mi abuela, que salió de la cárcel para morir, y también a mi padre y a mi madre. No suelo hablar de esto, soy más de mirar hacia delante, pero es que el asunto de los huesos del carnicero Franco ya me tiene harta. Asqueada. Sacarlo de allí es una cuestión de higiene histórica y se está convirtiendo en un asunto histérico, porque de histéricos es que su familia no quiera recoger los huesos. ¿Cómo hemos tardado tanto en sacarlos de allí? ¿Qué clase de democracia es esta que se le ha olvidado hacer limpieza de la basura? Cómo es posible que después de tantos años el dictador siga dando tanto mal, los puñeteros huesos de un maldito carnicero.
Y si la familia no lo quiere, pues a la fosa común. Les dejaremos, eso sí, que lo visiten cuando quieran, no como los que están en las cunetas.
Coged los huesos y callaos de una puñetera vez.

ZEC pone en grave riesgo a los gatos de las colonias municipales de Zaragoza.

Sabedlo, Zaragoza es enemiga de los gatos. Y así se denunció en el Foro Felino celebrado en el Congreso: eso y la penosa actuación del ayuntamiento. En esta ocasión la deplorable oposición no tiene la culpa, se bastan solos los concejales de gobierno para hacer desaparecer a los gatos.  Tenemos la mala suerte de haber elegido a concejales que nunca creyeron que los animales debían estar en la agenda política. Concejales que incumplen acuerdos electorales. Concejales del Cambio, sí, pero ¡menudo cambio!… justo el que no esperábamos. Concejales de urbanismo incapaces de escuchar, de entender, de dialogar, sólo de hacer proyectos urbanísticos sin tener en cuenta la colonia municipal existente, por no tener no tienen ni respeto a sus propios compañeros de Zec, que por cierto se escudan en excusas una y otra vez.

Los gatos de Averly desaparecieron, no hubo protección por parte del concejal responsable de su seguridad. Los gatos del Teatro Romano son disputa política por parte de la corporación. Los gatos de la colonia de Avda. Navarra han desaparecido, algunos muertos, otros están ahora mismo en veterinarios, entraron las máquinas y destrozaron sus comederos, sus bebederos y a ellos mismos. Ahora son los gatos del parque Pignatelli los que están en grave peligro.  Actualmente son los voluntarios y voluntarias quienes están llevando a cabo la protección de las colonias, bajo la amenaza siempre de que el propio ayuntamiento les impida hacer su trabajo.

En Zaragoza están en peligro los gatos. Esta es la realidad, pero también es verdad que en el ámbito nacional ya todo el mundo sabe el fraude que supone ZEC y sus colonias felinas.

Hace un mes ZEC abortó la adopción en un santuario de Gerona de 200 pájaros diamantes del parque Pignatelli. Ahora mismo no sabemos dónde estan esos pájaros, aunque sí tenemos constancia de que muchos de ellos han muerto, incluso aplastados al sacarlos de la pajarera en condiciones terribles.  Después de esto, entenderéis mi preocupación por lo que pueden hacer con los gatos.
La batalla ha empezado.

Mi batalla es personal y es una batalla por la ética que vulnera ZEC, es personal, no colectiva, pero espero que quienes estuvisteis en protección animal de ZEC deis un paso adelante y denunciéis lo que está pasando. No hacerlo os invalida moralmente, al menos para mí.
He escrito tres artículos sobre esto, he hablado con la gente directamente, hoy vuelvo con rabia y dolor para hablar de la situación. Y tú, ¿qué vas a hacer?

Los tuits de los concejales responsables: 

Sed educados en vuestros twittes, pero manifestad vuestra repulsa.

Mi artículos sobre la gestión: https://www.eldiario.es/caballodenietzsche/gata-callejera-Zaragoza_6_725187477.html

Sobre el desastre en la gestión de los pájaros diamantes: https://www.eldiario.es/aragon/elprismatico/cautiverio-pajaros-diamantes-Parque-Labordeta_6_765433495.html

 

La imagen puede contener: texto

Los martires de Chicago, orígenes del Primero de Mayo.

Releyendo la historia del origen del Primero de Mayo. Recordando Chicago, su gente. Igual le convendría leer este libro a much@s sindicalistas.

Vuelvo a subir los post que siempre recuerdo en estas fechas.

Pinchad en el mural para verlo mejor. 1ro_foto02-panfleto1demayo.gifLa Jornada laboral de ocho horas.

La historia de “Los Mártires de Chicago” comienza en una convención de la Federación de trabajadores de Estados Unidos y Canadá en 1884. En esa convención, la Federación llamó a los trabajadores a luchar por la jornada laboral de 8 horas (que se venía pidiendo desde la década de 1860), para sustituir el día laboral de 10, 12 y hasta 16 horas que prevalecía. La Federación declaró que la jornada de ocho horas entraría a efecto el 1º de mayo de 1886. En los meses previos a esa fecha miles de trabajadores, organizados e independientes, fueron puestos en alerta. Las fuerzas represoras policíacas y de la guardia nacional se prepararon para contrarrestar a los trabajadores, recibieron equipo y armas nuevas financiadas por poderosos líderes comerciales, que se oponían a las demandas laborales. Chicago fue el centro principal de la agitación. El primero de mayo de 1886, Albert Parsons, líder de la organización laboral “Caballeros del Trabajo de Chicago”, dirigió una manifestación de 80 mil trabajadores a través de las calles de Chicago, solicitando la reducción del horario laboral a ocho horas diarias. En los siguientes días se unieron a esta demanda 350.000 trabajadores de toda la Unión Americana, que iniciaron una huelga nacional que afectó más de mil fábricas. La unión de los trabajadores causó mucha alarma entre los industriales y en la prensa, pues vieron en las manifestaciones el inicio de una “revolución”. Los anarquistas y otros radicales políticos creían que la petición de reducción de jornada era una medida moderada y en un principio no quisieron involucrarse, pero el nivel de convocatoria que logró Albert Parsons convenció a los anarquistas de integrarse al movimiento.El 3 de mayo August Spies, director de un periódico laborista, habló ante 6 mil trabajadores. El grupo de huelgistas se dirigió después a una fábrica cercana, la planta McCormick, a manifestarse. Pronto llegó la policía, abrió fuego y mató por lo menos a un huelgista, hiriendo a muchos más. La masacre de Haymarket Los anarquistas convocaron a una reumartires_chicagoanarquistas.gifnión masiva en la noche del 4 de mayo de 1886 en el mercado de la ciudad (Haymarket), con el propósito de protestar por la brutal acción policiaca del día anterior. Spies, Parsons ySamuel Fielden fueron los oradores en Haymarket, ante una reunión de 2.500 trabajadores. Cuando la manifestación estaba terminando y empezaba a llover, llegaron al lugar cerca de 200 policías. Mientras la policía pedía que se dispersara la reunión, alguien lanzó una bomba que estalló y mató a un policía. Se armó el alboroto y en la confusión la policía comenzó a disparar, causando la muerte de siete policías y cuatro trabajadores, además de muchos heridos. Nunca se supo quién lanzó la bomba, pero este incidente se tomó como pretexto para perseguir anarquistas y organizaciones laborales a lo largo del país. La policía saqueó hogares de trabajadores y arrestó a muchos de ellos. martiresdechicago_bonita.jpgLos mártires de Chicago El 21 de junio de 1886, ocho líderes laborales (Parsons, Spies, Fielden, Schwab, Fischer, Lingg, Engle yNebee) fueron acusados de conspiración de asesinato por la explosión de la bomba que mató al policía. El juicio, que condenó a siete de ellos a morir ahorcados y a uno a 15 años de cárcel, estuvo plagado de mentiras e incluso el fiscal llegó a pedir al jurado: “Castigue a estos hombres, haga un ejemplo de ellos, cuélguelos y salve nuestras instituciones”. El 11 de noviembre de 1886 fueron ahorcados Parsons, Spies, Fischer y Engel. Louise Lingg, anarquista, se suicidó en prisión y Fielden, Nebee y Schwab lograron conmutar la pena de muerte por cadena perpetua. Más de 200.000 personas asistieron a la procesión funeraria de los líderes muertos. El caso de Haymarket provocó un escándalo internacional. El gobernador Oglesby recibió cientos de miles de cartas pidiéndole clemencia para los condenados, pero todo fue inútil: los condenados fueron ejecutados. La verdadera causa de su muerte no fue la explosión de la bomba, sino su capacidad para organizar a la clase obrera en demanda de mejoras laborales, con lo cual amenazaban los intereses de industriales y conservadores dentro del gobierno. El colegio de abogados de Chicago condenó el juicio y siete años después el Gobernador de Illinois, John Peter Altgeld, declaró la inocencia de los ocho acusados y liberó a los tres sobrevivientes. Se construyó un monumento para depositar los restos de los hombres juzgados y honrar su memoria. Más tarde los restos de otros líderes laborales, como Emma Goldman, Bill Hayward y Joe Hill, fueron depositados en el Monumento Haymarket en Chicago. El 1º de mayo se declara el Día del Trabajo En 1889, durante el Primer Congreso de la Segunda Internacional Socialista, celebrado en París, se decidió que el 1º de mayo conmemoraría en adelante la solidaridad laboral. Desde entonces la mayoría de los países del mundo, especialmente aquellos de pasado o presente socialista, celebran ese día a sus trabajadores. Paradójica y significativamente, el 1º de mayo no se celebra en Estados Unidos ni en Canadá como Día del Trabajo, sino como Día de la Ley (Law Day). En esospaíses se otorgó a los trabajadores el primer lunes de septiembre, un día sin significado histórico, para celebrar su día (Labor Day). La jornada laboral de ocho horas en Estados Unidos tuvo que esperar hasta 1935 para ser aprobada, durante la presidencia de Franklin D. Roosvelt. Fuente: sepiensa.org y Asociación de anarquistas de Chicago.

Presentación de “Chiribitas, historias que prenden vida”, de Gorka Andraka y Cristina Sáez

Pues el jueves tengo el honor de chiribirme con gente estupenda. Aquí estaremos, escuchando, aprendiendo, disfrutando. Hace años que leo al periodista Gorka Andraka, reencontrarme con él en este libro tan especial es una alegría inmensa. Las ilustraciones son de Cristina Sáez, de la librería Louise Michel de Bilbao. Por si os apetece.
mar de fueguitos
Gorka dirige la radio Mar de fueguitos: www.mardefueguitos.info

EL PERIODISMO CHISQUERO: CHIRIBITAS PARA DARLE LA VUELTA AL MUNDO. ¡QUIÉN SE ACERCA, SE ENCIENDE!

La imagen puede contener: texto