Artículo publicado en ecoticias.com

Pinchad aquí para leer el original:
https://www.ecoticias.com/cambio-climatico/ciudades-arboladas-para-atajar-las-muertes-por-ola-de-calor.

Ciudades arboladas para atajar las muertes por ola de calor. Más del 4 % de las muertes que se producen en las ciudades durante los meses de verano se deben a las altas temperaturas. Una cobertura arbórea del 30 % podría reducir un tercio de estas muertes, según un estudio de modelización publicado en The Lancet y liderado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal).

Los resultados, obtenidos con datos de 93 ciudades europeas, enfatizan los beneficios sustanciales de plantar más árboles en las ciudades para atenuar el impacto del calentamiento global.

Las ciudades son los lugares más vulnerables a esta realidad. La menor vegetación, la mayor densidad de población y las superficies impermeables de edificios y calles provocan una diferencia de temperatura entre la ciudad y las zonas circundantes. Este fenómeno se conoce como isla de calor urbana, y en vista del cambio climático, puede empeorar en las próximas décadas.

Los pulmones de la ciudad

Infografía sobre las islas de calor. / ISGlobal

La investigadora de ISGlobal y primera autora del trabajo, Tamara Iungman, afirma a SINC que “todas las ciudades tienden a ser islas de calor, pero dentro de una misma ciudad hay mucha variabilidad. Por ejemplo, cuando decimos que los parques son pulmones de la ciudad también nos referimos a que proveen enfriamiento”.

El estudio señala que los lugares con mayor tasa de mortalidad por calor se encontraban en el sur y el este de Europa. “España es de los países que tiene las ciudades con mayores impactos en la mortalidad atribuible a las islas de calor urbanas”, explica Iungman. Las localidades más afectadas son Barcelona, Málaga, Palma de Mallorca, Madrid, Sevilla y Valencia. “Todas estas ciudades presentan un porcentaje bastante bajo de cobertura de árboles”, añade la experta.

Hacia un modelo de ciudad integral

Ha pasado más de un siglo desde que el urbanista Ebenezer Howard fundara el movimiento de la ciudad jardín, que pretendía hacer frente a la distinción modernista entre “ciudades industriales” y “ciudades dormitorio”. A este respecto, Iungman destaca que “es importante empezar a pensar las ciudades más en función de las personas y menos en función de los coches”.

El estudio subraya los beneficios sustanciales de plantar más árboles en el espacio urbano. No obstante, los autores reconocen que el diseño de algunas ciudades puede dificultar la plantación de árboles, por lo que debe combinarse con otras alternativas como tejados verdes para reducir la temperatura. Para las áreas urbanas más compactas y densas, Iungman propone “bajar el objetivo a un 25 % y acompañarlo con otras estrategias como jardines verticales, techos verdes y reemplazar superficies impermeables como el asfalto por superficies vegetales”.

Beneficios de incluir infraestructuras verdes en las zonas urbanas. / ISGlobal
Beneficios de incluir infraestructuras verdes en las zonas urbanas. / ISGlobal

Planes urbanísticos innovadores

Este giro hacia planes urbanísticos integrales puede traer grandes beneficios, “incluyendo mejoras en la salud mental y física, además de los propios beneficios en el medioambiente”, comenta la científica. Por el contrario, una continuidad de los modelos actuales puede conllevar graves problemas de salud para los residentes de estas zonas.

«Las predicciones basadas en las emisiones actuales revelan que las enfermedades y muertes relacionadas con el calor se convertirán en una carga mayor para nuestros servicios de salud en las próximas décadas», alerta Iungman. «Nuestro objetivo es informar a los y las responsables de las administraciones locales de las ventajas de integrar zonas verdes en todos los barrios para promover entornos urbanos más sostenibles, resilientes y saludables», añade Mark Nieuwenhuijsen, director de la Iniciativa de Planificación Urbana, Medio Ambiente y Salud de ISGlobal.

Nieuwenhuijsen lideró un equipo que estimó las tasas de mortalidad de residentes mayores de 20 años en 93 ciudades europeas —un total de 57 millones de personas— entre junio y agosto de 2015. Los investigadores también recopilaron datos sobre las temperaturas diarias rurales y urbanas de cada ciudad. En primer lugar, simularon un escenario hipotético sin isla de calor urbana para calcular la mortalidad prematura. En segundo lugar, estimaron la reducción en temperaturas que se obtendría aumentando la cobertura de árboles hasta el 30 %, así como las muertes que podrían evitarse.

Efecto protector de los árboles

Las ciudades fueron de media 1,5 grados más calientes que sus alrededores durante el verano de 2015. Unas 6.700 muertes prematuras pueden atribuirse al aumento de las temperaturas urbanas, lo que representa el 4,3 % de la mortalidad total durante los meses de verano y el 1,8 % de la mortalidad durante todo el año. Un aumento de la cobertura arbórea en un 30 % habría reducido las temperaturas, evitando un tercio de estas muertes, un total de 2.644 fallecidos.

«Nuestros resultados también muestran la necesidad de preservar y mantener los árboles que ya tenemos porque son un recurso valioso y los árboles nuevos tardan mucho tiempo en crecer. Además, no se trata sólo del número de árboles, sino también de cómo se distribuyen», afirma Nieuwenhuijsen. A este respecto, Iungman puntualiza que “las áreas donde vive más gente son las que menor porcentaje de árboles presentan, lo cual indica que la población no se está beneficiando de los mismos y los impactos van a ser mayores”.

Adaptar nuestras ciudades

Los análisis se hicieron con datos del 2015 porque no se disponía de datos de población para años posteriores, pero, como señala Iungman, los resultados son generalizables y el estudio proporciona información valiosa para adaptar nuestras ciudades y hacerlas más resilientes al impacto del cambio climático.

«Aquí solo analizamos el efecto de los árboles sobre la temperatura, pero aumentar las áreas verdes en las ciudades tiene muchos otros beneficios para la salud, incluyendo el incremento en la esperanza de vida, la reducción de los problemas de salud mental y mejoras en la función cognitiva de las personas», añade la científica.

Para Antonio Gasparrini, profesor de Bioestadística y Epidemiología en la London School of Hygiene & Tropical Medicine, coautor del estudio: «La vulnerabilidad al calor cambia de una ciudad a otra en función de varios factores. Comprender los beneficios de políticas como el aumento de la cubierta arbórea puede ayudar a fundamentar las medidas para reducir los riesgos y prevenir muertes evitables, especialmente con el cambio climático». Ciudades arboladas para atajar las muertes por ola de calor.

Fuente:

https://www.ecoticias.com/cambio-climatico/ciudades-arboladas-para-atajar-las-muertes-por-ola-de-calor

DENTRO DEL ZULO #NoAlaCaza5F

Poema para la Manifestación del 5 de febrero de 2023

DENTRO DEL ZULO

Dentro del zulo el aire se rompe, aúlla, gime, desaparece.

Igual que nosotros, que al acabar la temporada

nos convertimos en huesos enjaulados,

en rumor de sogas,

en hambre y frío made in Spain.

Perdón, no me he presentado todavía.

Soy uno de los miles de perros de caza

que cada febrero se convierte

en estadística del abandono,

del olvido y de la infamia.

Dentro del zulo no existimos,

eso lo saben bien quienes nos abandonan.

Desde el nacimiento hasta la muerte,

pertenecemos a esos cementerios ambulantes

que se llaman cazadores.

Pertenecemos a quienes se deshacen de nosotros

cuando ya no les hacemos falta.

Dentro del zulo, de la soga, del hambre y del frío,

somos invisibles.

Pero, amigas, amigos, fuera del zulo tampoco existimos,

eso lo saben bien quienes legislan discriminándonos

de aquellos otros perros que viven en un hogar.

Ese hilo cruel que une a cazadores y legisladores

nos condena una vez más al maltrato, a la muerte.

Nos abandonan en el zulo

y nos abandonan en negociaciones infructuosas

donde somos una pieza de ajedrez sacrificada.

Una ley que discrimina a unos perros de otros

es una ley cruel e injusta.

Y una ley injusta no es una ley.

Dejad de llamar ley de protección a algo que no nos protege.

Llamadle trofeo político,

trampa para vender humo,

fracaso endulzado con sirope de maltrato.

Nos abandonan en el zulo,

nos abandonan en el Parlamento,

en pleno siglo XXI nos siguen abandonando.

Pero resistiremos,

porque algún día este país será digno

de todos los perros del mundo,

sin distinción.

¡Mismos perros, misma ley!

.

Zaragoza, 5 de febrero, a las 12 horas, en Plaza de España

No dejéis de leer el maravilloso manifiesto del escritor Julio Ortega. https://www.plataformanac.org/

👉 Leélo en nuestro Blog: https://www.plataformanac.org/dentro-del-zulo/

👉 Busca tu ciudad más cercana y únete:

🤜 Acude y difunde

🤝 En la unidad, existe la fuerza; podemos mover montañas cuando estamos unidas.

💪 La actitud lo es todo.

🙏 No les falles.

#NoALaCaza

#NoALaCaza5F

#VictimasDeLaCaza

#MismosPerrosMismaLey

#NingúnPerroFueraDeLaLey

La Befana, una bruja frente a los Reyes

La Befana, una Bruja frente a los Reyes

En estas fechas los encargados de dejar regalos a las niñas y niños son tres hombres, que además son reyes. Eso sin contar al empalagoso Papa Noel o Santa Claus, originariamente el obispo San Nicolas. La única mujer encargada de llevar juguetes es… una bruja. Se trata de La Befana. En su honor se organizan en Italia hogueras donde se queman muñecas vestidas con trapos viejos. Es curiosa que la elección para tal evento sea una bruja fea de ropas viejas frente a la majestuosidad de los Reyes. Pelín misógino parece esto! Dentro de unas horas mi Befana particular llamará a la puerta para pedirme un poco de licor de café y una charla en un idioma líquido. Mi Befana viene de Venecia, tiene mucho sentido del humor y de su larga nariz sale una chimenea repleta de historias, brujas y misterios. Mucho mejor esto que la mirra, el oro o el incienso de los reyes. ¡Vas a comparar!

Brujas, mejor que Reyes. Sin ninguna duda.

Sojourner Truth

El siguiente artículo esta tomado de MAMACHAMA. Escrito por Irene Piedrabuena Merino

Sojourner Truth

¿Acaso yo no soy una mujer? Sojourner Truth

La lucha por la ampliación de los derechos de las mujeres no ha cesado desde que la mujer fue relegada a una categoría de segunda.

Las mujeres hemos visto como nuestros derechos y contribuciones han sido desvalorizadas desde el comienzo del sistema patriarcal.

Patriarcal significa, según la RAE:

1. Adj. Perteneciente o relativo al patriarca y a su autoridad y gobierno.

2. Adj. Dicho de un poder ejercido autoritariamente bajo una apariencia paternalista.

El sistema patriarcal, sumado al capitalismo, ha permitido que el poder y la riqueza pertenezca solo a unas élites patriarcales, es decir, a unos pocos patriarcas.

Etimología de la palabra patriarca: «Se refiere al nombre dado a algunos personajes bíblicos que fueron los primeros jefes de familia».

VARIAS FORMAS DE DESIGUALDAD

La situación, sin embargo, no es la misma para una mujer blanca profesional que vive en Nueva York y trabaja como manager en una consultoría multinacional que para una mujer campesina afrodescendiente que vive en una zona de explotación minera en Colombia.

A pesar de que ambas mujeres viven en un sistema patriarcal y cuentan con desventajas en relación a los hombres que están en una situación similar a ellas las realidades, injusticias y desigualdades que cada una afronta son también diferentes en forma e intensidad.

La primera encontrará en su vida ciertas barreras por el hecho de ser mujer pero la segunda también se encontrará con otras barreras por el hecho de ser negra, vivir en una zona rural, en un contexto de violencia y en un país atravesado por las dinámicas coloniales que aún hoy siguen presentes en forma de megaproyectos económicos de extracción de minerales y recursos.

SOJOURNER TRUTH

Hoy recordamos el discurso de Sojourner Truth que en mayo de 1851 en la Convención de los Derechos de la Mujer en Akron (Ohio).

«Bueno hijos, cuando hay mucho alboroto es porque algo está pasando. Creo que tanto los negros del Sur como las mujeres del Norte están todos hablando de derechos y a los hombres blancos no les queda más que ceder muy pronto. Pero, ¿De qué se trata lo que estamos hablando aquí?

Los caballeros dicen que las mujeres necesitan ayuda para subir a las carretas y para pasar sobre los huecos en la calle y que deben tener el mejor puesto en todas partes. ¡Pero a mi nadie nunca me ha ayudado a subir a las carretas o a saltar charcos de lodo o me han dado el mejor puesto! ¿Acaso no soy una mujer?

He arado y sembrado, y trabajado en los establos y ningún hombre lo hizo nunca mejor que yo. ¿Acaso no soy una mujer? Puedo trabajar y comer tanto como un hombre, si es que consigo alimento, y puedo aguantar el látigo también. ¿Acaso no soy una mujer? Parí trece hijos y vi como todos fueron vendidos como esclavos, cuando lloré junto a las penas de mi madre nadie, excepto Jesús Cristo, me escuchó ¿Acaso no soy yo una mujer?

PARA SEGUIR LEYENDO PINCHAD AQUÍ.

La Calma, el nuevo poemario de Ritxi Poo

LA Calma

«¿Cuántos abrazos netos / cobras a la semana?»

Estos versos pertenecen a La Calma, el nuevo poemario del poeta Ritxi Poo. La respuesta a la pregunta la dejamos meditar. A este libro conviene acercarse como quien se acerca a una conversación que nos lleva a otra conversación y a otra más y a otra. Y es que cada uno de los poemas parece recibirnos con un ven, acércate al fuego, o ¿te apetece una cerveza fresca? Sea lo que sea, lo haremos en libertad.

Una parte de los poemas fueron escritos durante la pandemia. Ese período en el que comprendimos que somos vulnerables frente al enemigo invisible, que somos menos importantes de lo que imaginábamos y que nuestras reglas para vivir le traen sin cuidado a la Tierra, que tiene las suyas propias. Ritxi Poo escribe con libertad sobre muchas cosas, y lo hace despojado de lo superfluo, ¡alqo que se agradece tanto! Ritxi se asoma a la ventana de los poemas, pero se queda en una esquina de sí mismo, sabe que el protagonismo es de las palabras. Tal vez sea esta una de las maneras más honestas y efectivas para que la poesía transmita poesía.

Me resulta difícil elegir poemas de este magnífico libro. Sé que hoy elegiré tres o cuatro, pero mañana podrían ser textos diferentes y pasado mañana otros… Eso sucede cuando los poemas adquieren vida propia y se acercan a ti al mismo tiempo que tú te acercas a ellos. Pero voy a mojarme un poco. Me gustan especialmente los siguientes: Desde hace siempre, El Zoo, Palabras sobre José Agustín (gracias mil de parte de mi familia por la dedicatoria)… Y quiero destacar también el sobrecogedor poema La memoria subcierta, al igual que Débito de abrazos y tantos otros.

Mientras regreso a casa miro a las estrellas y recuerdo estos versos de Poo: «Que las mires o no, es cosa tuya / Las estrellas no libran / están ahí, de lunes a domingo / y se las saben todas».

Los poemas de este libro son como las estrellas, están ahí, se las saben todas, no son textos de temporada, no necesitan que los embadurnen de nada. Hölderlin escribió: somos una conversación y unos a otros nos oímos. Yo que vosotros empezaría pronto este libro, esta conversación que se titula La Calma, del poeta Ritxi Poo.

Para leer algunos poemas de este libro pinchad aquí:

La Calma, de Ritxi Poo, editado por La última Puerta a la Izquierda.

Prólogo de José Blanco. Portada de Javier Seco.

Para comprar pinchad aquí.

LA CALMA
Después de la tempestad
viene la calma,
dijeron,
y nos quedamos tan panchos.
Tanto
que la tempestad no escampó,
vio barra libre
y se quedo para siempre.
Pero la calma que nunca
desespera
se infiltró
entre las filas del miedo,
asaltó la retaguardia.
Y hace mucho que lo sabes.
Hace mucho,
lo sabemos demasiado
que la calma
repantinga su victoria
tan a gusto en el sofá.
No está dispuesta a moverse.
Mírala,
Vive en tu voto,
merodea tu nevera,
juega a matar marcianitos,
le gusta el cine de sangre.
Que ya es tan grande la calma
que la tempestad
es broma.
Que la tempestad
ni asusta.
.
Ritxi Poo

Un sueño, banderas, Gramsci y el mar

 
 
GramsciHe tenido un sueño extraño.
Estaba en una terraza con un bosque a mis espaldas y el mar enfrente, cuando aparece un grupo de personas corriendo con banderas llenas de citas de Gramsci. Detrás de ellos, el propio Gramsci arrebatándoles las banderas mientras les razonaba: «Tú no me has leído en la vida. Lo mismo que tú, el de atrás, no te escondas, jamás me has comprendido ni has querido hacerlo; y siempre después de citarme haces lo contrario a lo que yo escribí. Y de ti qué decir, me has malinterpretado siempre. Y tú, la que me llevas en una pegatina en la carpeta como si fuera un actor de televisión, eso me inquieta. Tú, lo mismo, el del centro, deja de utilizarme para tus ralladuras mentales».
Después, Gramsci se ha ido con todas las banderas metidas en un bolso digno de Mary Poppins. Al pasar a mi lado me ha sugerido que me pidiera un té con arándanos y no el café siciliano. Yo, aunque atónita, he sacado fuerza para saludar y recitar un poema de Pasolini de esa maravilla de libro titulado «Las cenizas de Gramsci».
«Ay, Pier Paolo, en un rato lo veo», me ha dicho.
Dele recuerdos. Se ha cumplido un siglo de su nacimiento y me acuerdo mucho de él. Y de usted. Y de tanta gente.
«Vigílame a esta panda de citas gramscianas. Los he dejado con varios libros. Igual se entretienen un rato».
Haré lo que pueda. Pero yo solo he venido aquí a tomarme un café y a descansar un poco la cabeza. Un abrazo y gracias por tanto.
«Ciao».
Ciao.

 

La ilustración es de Gianluca Costanini

Y para recordarlo un poco:

«Ciertamente el marxismo se realiza en el estudio concreto de la historia pasada y en la actividad actual de creación de nueva historia. Pero siempre puede hacerse la teoría de la historia pasada y de la política actual, dado que, si los hechos son indivisibles y siempre variables en el flujo del movimiento histórico, los conceptos pueden ser teorizados».

Antonio Gramsci

 

El fantasma del alcalde perdido, cuento publicado en Arainfo

Este cuento podéis leerlo en Arainfo entero, aquí os dejo el comienzo.

Cualquier parecido con la realidad, bien podría serlo…

Perdón, Dickens, por servirme de excusa.

Sin reposo ni tranquilidad. Con la incesante tortura del remordimiento.
‘A Christmas Carol’ de Charles Dickens

Al terminar el día, el alcalde estaba exhausto, tanto, que le costaba conciliar el sueño. Se puso a repasar asuntos municipales, como quien cuenta ovejas para dormir. El Pleno ha salido perfecto. Nadie en el partido se atreve a discutirme nada. Los socios de gobierno están entretenidos con los caramelos que les doy. Mejor que sea así. El líder de uno de ellos cuando le da por ponerse exigente provoca algo de miedo, la última vez pensé que iba a exigirme que vistiera en los plenos un hábito blanco con capirote y una cruz ardiendo. Este es el chiste que mi secretario y yo solemos hacer cuando nos relajamos. De los otros socios qué decir, solo la incompetencia es mayor que su sosería. Hoy estoy contento. No habré hecho grandes logros, pero cogí el mando de esta ciudad llena de divisiones. Ya, ya sé que fue otro partido el más votado, pero nosotros siempre hemos sido más prácticos. Y así, poco a poco se durmió, arropado por la niebla que envolvía la noche.

A las pocas horas le despertó un concierto de cláxones, vuvuzelas, megáfonos y gritos que venían de la calle. A los pies de su cama, una figura alada vestida de negro señaló la ventana.

—Pero ¿quién es usted? ¿Cómo ha entrado aquí?

—Tranquilo, no grites. Nadie puede oírte. No vengo a quitarte nada, no te preocupes. Vengo a que veas lo que tú has quitado. Y para que escuches lo que en estos años no has escuchado. Soy el espíritu de la ciudadanía olvidada.

—¿A quién no he escuchado? ¿A quién le he quitado yo algo?

—Este año uno de tus vasallos ha devuelto más de 850.000 euros que deberían haberse utilizado en gasto social. ¿Sabes la cantidad de familias a las que has dejado sin ayuda social? Has eliminado tantos servicios vitales para la gente, como la Oficina de Empleo Joven o el desastre en el que has convertido el Servicio de Orientación Laboral para mujeres. ¿Y lo que has hecho en cultura? Habéis maltratado a la música, especialmente al folk, pero ¿qué os han hecho? Y encima censurando la imagen de una jotera… Han sido tantas cosas.

—¡Pero les he concedido logros! Van a tener el Bosque de los Zaragozanos.

—Pero eso no es un bosque, y lo sabes. Verás, ahora soy el espíritu de los árboles talados de la ciudad. Míralos, vienen hacia aquí. Algunos eran centenarios, daban sombra, testigos de las conversaciones de la gente que se cobijaba bajo sus ramas. Mañana serán leña para el fuego. Míralos, vienen a por ti.

—¡No quiero mirar! Déjame, vete.

—No puedo irme, aún me queda enseñarte lo que otro de tus concejales vasallos ha hecho en esta ciudad.

—¿Qué ruido es ese? —preguntó el alcalde asustado ante los maullidos ensordecedores que le taladraban la cabeza, sin saber de dónde venían.

— Para leer el cuento entero, pinchad aquí .

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Condena para el concejal del PP de Muel por maltrato animal

Ojalá no hubiera sucedido nunca, pero al menos ha sido condenado. Ojalá pisará la carcel, es lo que se merece.

Un abrazo para la familia de Somo y Colmillo. Seguro que Colmillo ladra feliz desde algún lugar en el cielo.

Texto de Justicia para Somo y Colmillo

CONDENADO ANTONIO CLOS ANDRÉS POR EL ASESINATO DE COLMILLO BLANCO Y EL INTENTO DE ASESINATO DE SOMO.

El concejal del PP del Ayuntamiento de Muel ha sido declarado culpable por el Juzgado de lo penal n°3 de Zaragoza por delito de maltrato animal con arma de fuego y condenado a 23 meses de prisión y una indemnización económica por la muerte de Colmillo y las lesiones que provocó a Somo, que recibieron 400 y 300 perdigonazos respectivamente, además de tener que pagar los costes del procedimiento y los gastos veterinarios que supuso.

La sentencia supone un precedente y ha sido posible gracias al empeño de la familia que consta como propietaria de los perros Somo y Colmillo, y al trabajo realizado por la Guardia Civil de Muel.

«Estamos contentos con el resultado de la sentencia porque se ha visto la verdad y se ha condenado al culpable del asesinato de Colmillo, hay que ser realista y saber en qué mundo vivimos, a pesar de lo sucedido y de todo el dolor, tenemos que estar satisfechos porque le han condenado a cárcel.»

Además, la familia cuenta que esperan que en futuras ocasiones, la gente se atreva a denunciar aunque el proceso sea duro y largo, porque es algo necesario, y si lo hubiesen hecho anteriormente, este señor estaría en la cárcel y no hubiera matado a Colmillo, ya que tiene antecedentes de atropello con muerte de otro perro en enero de 2020, lo que puede apreciarse en la sentencia judicial.

La familia pide la dimisión de Antonio Clos Andrés de su cargo público como concejal en Muel o que sea cesado de inmediato tras conocerse dicha sentencia.

#JusticiaParaSomoYColmillo#CarcelParaLosMaltratadores

El poema «Nosotras» sigue caminando — Entre nómadas

Conavegación | Blogosfera

Del poema «NOSOTRAS» me llegan vídeos de lugares muy distintos . Monegros, Milán, Andalucía, San Francisco y ahora Argentina. Muchísimas gracias a Insurgencia Cultural y en especial a Claudia Martínez por poner voz e imágenes: Gracias por las imágenes y por lacomplicidad.

El poema «Nosotras» sigue caminando — Entre nómadas

Ver la entrada original