Sobre los gatos de Averly (II)

Sobre los gatos de Averly

El Centro de protección animal dice: SOLUCIONADO, los gatos de Averly están a salvo. Sin embargo, muestran una foto del jardín vacío, sin ni siquiera un cuenco de agua o de comida para que los gatos que allí han huido puedan beber. He recorrido visualmente y con unos buenos prismáticos el extenso jardín, pero nada. Esto no es una religión, amigos míos, aquí hay que aportar datos, un mínimo de datos.

En todo este asunto del derribo de Averly y en lo que se refiera a la colonia de gatos, hay que decir que hay gatos desaparecidos,  posiblemente muertos. Hay dos vecinos testigos de la huida despavorida de varios de ellos. Días antes, con nocturnidad y alevosía, la empresa empezó a meter maquinaria a la antigua fábrica.

¿Por qué no se avisó a las asociaciones interesadas en rescatar a los gatos para que fueran con jaulas-trampa? ¿Tan difícil es coordinar algo así, negociar la entrada para sacarlos, cuando se sabía que esto iba a pasar?

Centrémonos en los gatos que se han quedado, que no han desaparecido. Yo estoy acostumbrada a creer en los hechos, no en las palabras. Por eso espero alguna imagen. Y hoy he pasado tres veces por allí, he permanecido dos horas largas y no he visto nada. Gustosa estaré de que me deis datos y desdecirme de todo lo que digo hoy. Por favor, si alguien tiene pruebas de que los gatos están a salvo que me lo diga, en privado o en público. Tengo muchas ganas de celebrar que estén a salvo, pero mientras tanto, por favor, informar con seriedad.

Me educaron para no decir jamás que algo está solucionado sin mostrar una mínima prueba. Por favor, si habéis dejado cuencos de agua o de comida y habéis visto gatos, aportar una imagen. Algo que nos haga pensar que es verdad y no un tirá pá adelante y a ver si esto pasa pronto.

Gracias.

Es una cuestión de respeto.

Y es también y sobre todo, amor por los animales de nuestra ciudad.

 

 

 

Lobos

Cuando quiero despertar a los gatos de casa, pongo el sonido de estos lobos al máximo y… enseguida aparecen sus siluetas por el pasillo. Es una forma de no olvidar la parte animal que tenemos. Somos manada.

 

 

Presentación de “Naciendo en otra especie”

Presentación de “Naciendo en otra especie”: 8 de junio en La Casa Encendida a las 19:horas. Se llevará a cabo una acción poética que contará con la participación de la poeta Chantal Maillard. Tanto Ruth Toledano, como yo misma,  hemos puesto mucho amor y respeto en esta publicación donde la poesía y los animales son los protagonistas. Gracias a todas y todos los poetas que formáis parte con vuestro trabajo de esta aventura que está llenando Madrid de ética, cultura, pensamiento, arte y respeto, es decir, Capital Animal. Un abrazo inmenso. Os esperamos el 8 de junio.

POESÍA cHANTAL

Obras-Sergio-Naciendo-Capital-Animal_EDIIMA20160603_0709_5

La antología de poesía Capital Animal
Naciendo en otra especie (Plaza y Valdés Editores, Madrid, 2016) incluye a los siguientes poetas:
Jesús Aguado, Marta Agudo, Teresa Agustín, Ajo Micropoetisa, Noni Benegas, Miguel Ángel Bernat, Dionisio Cañas, Iñaki Carrasco González, Miguel Casado, Laura Casielles, Alejandro Céspedes, Antonio Colinas, Jordi Doce, Rafael Doctor Roncero, Patricia Esteban Erlés, Enrique Falcón, Antonio Gamoneda, Concha García, Alberto García-Teresa, Olvido García Valdés, Laura Giordani, José Antonio Llera, Esperanza López Parada, Chantal Maillard, Juan Carlos Mestre, Luna Miguel, M. Cinta Montagut, Marta Navarro García, Antonio Orihuela, María Antonia Ortega, Eloísa Otero, Ouka Leele, Katy Parra, Ana Pérez Cañamares, Cecilia Quílez, Esther Ramón, Inés Ramón, Jorge Riechmann, Xisco Rojo, Iván Sáinz-Pardo, Ada Salas, Juan Carlos Suñén, Ruth Toledano, José Tono Martínez y Julieta Valero.

Os dejamos  enlaces a los prólogos al libro que hemoes escrito Ruth Toledano y yo.

 

Britches, el bebé macaco al que tanto debo

Britches fue para mí un antes y un después. Tras conocer su historia, nada fue igual, nada. Entre otras cosas, porque aprendí a romper las barreras artificiales de lo que llaman “mi especie” para saltar a la de Britches. La única especie a la que quiero pertenecer es aquella que respeta a todos los seres vivos del planeta.

En 1985 un grupo de activistas de ALF rescató de las instalaciones de un centro de experimentación con animales a un bebé macaco al que llamaron Britches.

A Britches le habían cosido los párpados para “comprobar” si la ceguera permanente le producía daños cerebrales. Llevaba en la cabeza un dispositivo electrónico de ultrasonidos para ver cómo podía afectar también la privación del sentido del oído, además del de la vista. Fue sometido a escuchar una tortuosa grabación incesantemente. Britches vivía en una jaula abrazado a un cilindro metálico sin recibir atención de ninguna clase.

Y así estuvo tres largos años. Los científicos pensaban matar a Britches una vez comprobado el resultado de su cerebro. Pero no fue así: un grupo de gente maravillosa lo rescató.  Fue tratado durante mucho tiempo, ya que sufría espasmos musculares, neurosis y un estrés terrible. Pero no le faltó cuidado y cariños, todo aquello que le había sido robado nada más nacer. Al poco tiempo mejoró mucho, llegando incluso a jugar y, pasado un período de rehabilitación, fue trasladado a un santuario en México donde fue adoptado por una mona como su hijo.

Debemos recordar que hay muchos Britches en el mundo, que la ciencia está llena de personajes desalmados y que la opacidad de sus investigaciones no podrá por mucho tiempo ocultar que su comportamiento está basado en los métodos nazis, en tipos que se comportan como Mengeles y no en lo que debería ser la ciencia, la investigación del siglo XXI.

Hace treinta años de la liberación de Britches. Gracias a aquellas personas capaces de cambiar el mundo, el de las personas y el de los animales.

Te quiero, Britches.

.

5.britches.jpg

 

Recuerdos de la infancia… vegana

Corría el año 1974 o 75 cuando la profesora llamó a mis padres alarmada por una redacción que había escrito. Doña Puri nos pidió que enumerásemos los alimentos que más nos gustaban. Puso de ejemplo: pasta, filetes rusos, helados, albóndigas.
Yo escribí que no comía carne, que no comía el cuerpo de un animal que quería estar vivo, pero que habían matado para que me lo comiera.
Leí la redacción de pie, pero inmediatamente la profesora me hizo sentar. Muchos, muchos años después y por cosas de facebook me encuentro con este texto en inglés que dice exactamente lo mismo que yo escribí en aquella redacción.

Para la profesora y para mis padres, más que una hjija o una alumna, era una extraterrestre, “sufría algún trauma psicológico”. Menos mal que los años pasan, porque no es verdad eso de que cualquier tiempo pasado fue mejor. Y una mierda, con lo feliz que soy ahora viendo en mi muro este cartel.

 

 

El mundo de la señora Pop, fragmento

Cada tarde la señora Pop nos enseñaba
a mirar las cosas que no se ven.
Entrenábamos horas y horas en el jardín de su casa,
nos gustaba ajustar los contornos de la luz,
darle de merendar a la oscuridad,
y observar el reverso de la sombras,
hasta que una noche aprendimos a ver las cosas invisibles.

Pelirrojas

 

Fotografía de: Igor Borisov

Texto de Marta Navarro. El mundo de la señora Pop, fragmento

El viaje de Kunkhus

Una familia de refugiados iraquíes huyeron con su gata. En Lesbos la perdieron, pero sobrevivió en una colonia callejera. El final os va a gustar. Parece un cuento de Dickens.
Vía The Guardian

Ardillas, ese mundo especial

Yo soy un poco así, como la ardilla.  ¿Alguien más en la sala se identifica?

 

Mis lobas y yo, un poema

.

Thelma, Louise y yo, o Instrucciones para ser feliz

Meter libros y una brújula en la mochila;
si no cabe todo,
sacar la brújula,
pero dejar los libros dentro.
Preparar un bocadillo y los cuencos de Thelma y Louise,
cerrar bien la puerta y alejarse de los móviles,
de las correas y de la ciudad
hasta perdernos en el país de los árboles.
Reconocer en el rumor del bosque
la voz de nuestros antepasados,
las canciones de la abuela en la noche interminable de los maquis,
los caminos donde recuperar el olfato,
rastrear la lluvia, rastrear la vida,
las palabras de menta y tabaco de mi padre,
tierra limpia para escarbar horas y horas,
la tos roja y minera de los bisabuelos,
la cima de un monte donde aullar en libertad.
Lejos de los cazadores,
ladra Thelma,
pero cerca de ti, le responde con el rabo Louise
mientras corre ladera arriba.

Y allí, las tres, bajo el cobijo del bosque,
disfrutar nuestra ración de libertad
y ser por unas horas manada,
una manada sin miedo a la vida.

.
Marta Navarro García

Amor perruno en italiano

Amor perruno en italiano es aún más amor. Simplemente precioso.

Anteriores Entradas antiguas

SubRED solidaria de Blogs en Internet, ¡UNETE!.

Anillo solidario

Entrenómadas en Flickr

Zaragoza Antitaurina 2013

Zaragoza Antitaurina 2013

Zaragoza Antitaurina 2013

Más fotos

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.562 seguidores