Gabi, la niña que recibía regalos de los cuervos.

Gabi, una niña de 8 años, da de comer a los cuervos en su jardín. Ellos, agradecidos, le traen regalos a cambio. Esta es una de las historias más bellas que he leído en mucho tiempo. Niñas que aman la naturaleza, que se comunican con los animales, lejos de los miserables tauricidas y sus escuelas de la muerte. Mirad los regalos, mirad la historia, mirad cómo es la infancia antes de que la troceemos en especies y productos de consumo. I love Gabi!

Gabi

Gabi

Gifts de Gabi

Los regalos que recibia Gavi de los cuervos

 

Aquí el artículo y el vídeo. No dejéis de verlo: http://www.bbc.com/news/magazine-31604026

 

Gabi Mann tiene ocho añosy vive en Seattle. A Gabi le encanta observar aves, por eso se acercó tanto a ellas,  para ganarse su amista les ofreció comida, el mayor tesoro para un ave.

Desde sobras de la comida de su casa hasta cacahuetes o alimento para perros. Gabi se preocupó de buscar todo tipo de manjares para los cuervos que solían merodear por las proximidades del lugar donde vive con sus padres. Poco a poco, los oscuros reyes del aire, a quienes muchos ven como símbolo de los peores presagios, comenzaron a mirar a la simpática niña con otros ojos. Tanto que por lo visto hasta empezaron a sentirse en deuda con ella, que tan generosamente estaba proporcionándoles un delicioso sustento.

Y es aquí donde ocurre lo inesperado: los cuervos decidieron corresponder a Gabi con los regalos más variopintos. Pendientes, tornillos, tuercas, clips, bombillas de pequeño tamaño… casi cualquier cosa que puedan transportar por sí mismos. Nada podía haber hecho más feliz a la pequeña, que guarda y clasifica cada uno de sus presentes en una cajita. «Con estos detalles me están demostrando cuánto me quieren», comenta, orgullosa y sonriente.

Lo más divertido es que el inicio de esta extraña pero hermosa amistad fue accidental. Sucedió en 2011, cuando ella tenía tan sólo cuatro años. Al llegar a casa y bajar del coche dejó caer un pedacito de pollo y observó cómo un cuervo se acercaba rápidamente a recogerlo. Pronto, muchos más se unieron al observar que se repartía comida. En ese momento, Gabi se dio cuenta de cuánto le gustaban aquellos animales y se propuso acercarse a ellos. En la actualidad, su madre ya sabe que tiene que poner un extra en su merienda del colegio… porque antes de que ponga un pie en la calle, los amigos alados de Gabi esperan con paciencia, con nuevos regalos y mucha hambre.

Lo podéis leer también aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

SubRED solidaria de Blogs en Internet, ¡UNETE!.

Anillo solidario

Entrenómadas en Flickr

Zaragoza Antitaurina 2013

Zaragoza Antitaurina 2013

Zaragoza Antitaurina 2013

Más fotos

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.817 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: