Refugios, sueños y Yerka

Siempre que veo este cuadro siento ganas de perderme dentro de él. Me gustaría descansar sobre la cama de ese árbol-casa que se me antoja cálida y acogedora. Es casi como un  refugio para mí.  La miro y me veo dentro del hogar, paseando en los alrededores, tocando la guitarra, jugando con el tiempo, arreglando el jardín o fundiéndome en el crepúsculo ocre del atardecer. Dicen que Yerka es el pintor de los sueños. No estoy muy segura de eso, pero a mí me relaja mucho.

.

Lo que ves y lo que dicen que ves

2rodney smith

.

¿Torcido? Yo lo veo recto. ¿Casa en ruinas? A mí me parece que tiene muchas posibilidades. ¿Paisaje mustio?  Yo veo un horizonte abierto con llanuras limpias y suaves.  Lo único que me inquieta es esa figura de traje blanco que se acerca. ¿Por qué siempre hay alguien intentando enseñarte la realidad de las cosas? Con lo bien que se está, con lo bien que yo estoy con mi incondicional distorsión paisajística.  Cada vez soporto menos a los pesimistas, realistas y vanidosos. Fuera, fuera, pedorr@s…

Si alguien me entiende que me lo diga…

.

La foto es de Rodney Smith, uno de mis preferidos.
Feliz fin de semana. El viernes es fiesta en Zaragoza: “San Valero”, patrón de la ciudad del viento. También podría serlo de Chicago, otra ciudad de vientos poderosos.

Feliz Año 2010

“Mi familia y otros animales” os deseamos un Feliz Año 2010. Un año que comience  con el regreso a casa inmediato de los miembros de Greenpeace, con el fin del secuestro de los cooperantes, con el fin de la crisis, el final de la violencia, incluida la que se realiza a los animales, es decir el fin de la tauromaquia… Un año lleno de cosas buenas.  No soy nada navideña, pero me gusta celebrar el comienzo del año, aunque esto sea también algo ficticio. Sí, pero y qué no lo es… Feliz 2010 para tod@s.

Fotografía del Pirineo Aragonés, bello, sobrio y sorprendente.

Besos, kisses, bacci…

Ser y no estar

vaca

Yo debería estar ahora mismito en las afueras de Dublín, corrigiendo poemas y textos junto a las vacas verdes y gordetas de Seán, el amigo de mi amiga, o disfrutando con el delfín residente de la península de Dingle. Pero no, estoy aquí en Zaragoza, sudando folios con sabor a desierto, en un quinto piso sin aire acondicionado y jurando en swahili por los pedazos de cabrones banqueros que nos han hundido en la crisis a mis amigas dublinesas, a Seán que ya no trabaja en la empresa porque la han cerrado, a las vacas que presienten que algo pasa y se estresan mucho, al delfín que piensa ya en otros mares más limpios y a mí misma que sin mis amigos, sin las vacas, sin el delfín residente y sin el verde oxigenado de Irlanda me disperso mucho, me deshago, me transformo, me disuelvo, me vuelvo zaragozana sin ganas, ay, ay, ay…

¿Alguien me comprende?

Un poema de Miguel Ángel Ortiz Albero

Galeria de Nikki.jane

Como se anotan las palabras, en el cristal empañado, para que desaparezcan. Palabras para las desapariciones, para los silencios. Palabra de silencio y desaparición, que se traza con la yema. Y que abre huecos para ver las calles. Sois, somos, para los transeúntes, el escaparate móvil, la galería de retratos de este tiempo. Somos, dentro de esas palabras que, en el cristal, trazamos. Hacedlo. Y mirad por ellas a las gentes de afuera. Que así veréis, de nuevo, a la mujer del cuaderno azul en e1 regazo, la que espera callada, con gestos en las manos para subir de nuevo con la mirada entornada. Buscadla en las calles y trazad la palabra. Trazad vuestra palabra azul, en los silencios vuestros.

Título: “Algunas palabras para las desapariciones” de Miguel Ángel Ortiz Albero. Editorial ECLIPSADOS, colección de poesía.

Fotografía de la Galería Nikki Jane


Allan I. Teger y sus Bodyscapes

aLLAN I tEGER

teger01

teger02

Dice Allan I. Teger que no comenzó con la serie Bodyscapes por un interés especial en los desnudos o en la fotografía de estudio. Teger, fotógrafo autodidacta, dice que realizó sus bodyscapes por su interés en la psicología social.

Muchas son las fotografías que integran su serie, pero estas tres son de las más refrescantes y aventureras.  A mí me gusta la tercera especialmente.

Un habitación con vistas…

Un hotel y un viaje, pero un  hotel muy especial, ya que está construido en lo alto de un roble en Suecia. La habitación es perfecta, las vistas inmejorables, la tranquilidad está asegurada, salvo que alguna ardilla decida visitarte, algo normal teniendo en cuenta que estás en su territorio. Los que se han alojado dicen que es un sueño.  A mí me encantaría pasar una temporada en este hotel.  Se tiene que leer, respirar y escribir muy bien allí.  Tal vez algún día pueda ir.  ¿A alguien más le seduce la idea de dormir en la copa de un árbol? Miedicas…

WoodpeckerHotel633674520100415083_Big

WoodpeckerHotel633674522737412974_Big

WoodpeckerHotel633674522972041896_Big

Aquí dejo este enlace por si alguien quiere alojarse.

“La astuta hermanastra”, de Roberto Malo

Jean -Claude Claeys

La astuta hermanastra.

A las doce en punto de la noche, Cenicienta pierde un zapato mientras sale a la carrera del baile real. Esto lo observa una de sus hermanastras; como se conoce el cuento, se calza en un segundo el zapato de Cenicienta y deja en su lugar uno suyo. Cojeando ligeramente, la hermanastra se aleja del baile con una amplia sonrisa.

Texto de Roberto Malo


Este texto viene de la web de Luis Borrás, “Aragón Literario”. El escritor y bloguero Roberto Malo consigue en pocas líneas una divertida revisión de la historia de Cenicienta. La ilustración  del fotógrafo  francés Jean-Claude Claeys nos ayuda a desmitificar el cuento e imaginar qué pasó entre la hermanastra de Cenicienta y el príncipe unas horas después…

¿Alguien sospecha cuál puede ser la decisión del príncipe y de Cenicienta y de la otra hermanastra…?

El mundo en imágenes.

Una imagen puede despertar muchas sensaciones, puede provocar frío o calor, optimismo o todo lo contrario.  A veces puede convertirse en magia, vida y arte.  Puede ser tantas cosas…

kai-eckhardt-2
Kai Eckhardt
Quint Buchholz
Quint Buchholz
yasminaalaou
Yasmina Alaoui y Marco Guerra

Me gustan todas, pero en especial la ilustración de Quint Buchholz.