Próspero Samhain!

¡Próspero Samhain!

«Para los celtas, que sólo distinguían entre dos estaciones (verano e invierno), Samhain (que significa ‘el final del verano’) representaba el comienzo del invierno. Se acababa el tiempo de las cosechas y a partir de entonces los días iban a ser más cortos y las noches más largas. Por eso, los celtas celebraban importantes festivales para dar la bienvenida al Año Nuevo. Al anochecer de cada 31 de octubre (ya 1 de noviembre para los celtas, pues el nuevo día arrancaba con la puesta del sol), la costumbre era dejar comida y dulces fuera de sus casas y encender velas para ayudar a las almas de los muertos a encontrar el camino hacia la luz y el descanso junto al dios Sol, en las Tierras del Verano. En la noche de Samhain los vivos y los muertos podían comunicarse. Las barreras que los separaban desaparecían en aquel momento mágico. Lo bueno era que los espíritus de los antepasados podían aconsejar a los vivos sobre el futuro, pero lo malo era que también se convocaban a los espíritus maléficos. Por eso, los druidas ordenaban encender hogueras para ahuyentar a estos últimos.

En el Halloween moderno se ha mantenido la vieja tradición de dejar comida para los muertos, hoy representada en los niños que, disfrazados, van de casa en casa, pidiendo dulces, con la frase ‘trick or treat’ (trato o truco). Parece ser que los druidas celtas recogían alimentos por las casas para realizar ofrendas a la divinidad (se habla también de posibles sacrificios humanos) y que llevaban consigo un gran nabo hueco con carbones encendidos dentro, representando al espíritu que les daba poder. A finales del siglo XIX, los irlandeses introdujeron esta fiesta en América y bautizaron a la calabaza como “Jack el que vive en la lámpara” o, como se conoce actualmente, “Jack O’Lantern”.

Hoy Halloween es una fiesta internacional, que carece de todo sentido religioso y cuyo origen es ignorado por la mayoría. Nada tiene que ver ya con los rituales de los druidas ni con los pueblos celtas que dominaron la mayor parte del oeste y centro de Europa durante el primer milenio a.C. Se trata sólo de una excusa más para el negocio, el consumo o la industria del cine.

Sin embargo, en Irlanda se conserva la referencia de Samhain: no sólo es el nombre en gaélico irlandés del mes de noviembre, sino que todavía hoy durante la noche de Samhain se prenden grandes hogueras en las que el vecindario arroja los trastos viejos que acumula en sus casas. Esa es la forma actual en la que los irlandeses reciben el año nuevo celta».

Texto que cada año tomo prestado de Innisfree

Conversación entre Judith Butler y Sunaura Taylor. Una joya.

Esta conversación entre Judith Butler y Sunaura Taylor me parece una auténtica maravilla.

Las reflexiones de Sunaura son muy interesantes.

La elegancia de Butler siempre me impresiona.

Dónde se encuentran nuestros limites como seres humanos y cuándo nos convierte en no humano.

Muerte y salud. Femenino y masculino.

Repensar al humano como un sitio de interdependencia.

Es una joya.

Jumping (1984) , de Osamu Tezuka

"Una asombrosa exploración de la perspectiva en primera persona, "Jumping" es un cortometraje del padrino del anime, Osamu Tezuka. Como gran parte de su otro trabajo, esta película refleja el firme espíritu antibelicista de Tezuka.

Cuando un niño salta por una calle, su zancada se vuelve más y más grande, y luego salta sobre pueblos, un bosque, el mar, yendo cada vez más alto. Llega a un país en tiempos de guerra, a las profundidades del Infierno, y finalmente regresa a la calle donde comenzó la aventura. Esta obra es muy interesante porque el salto del niño se convierte en el salto de un dios, hasta el punto de estar velando por el destino humano. Este trabajo sorprendió al mundo entero porque toda la película fue filmada en un solo corte con 4.000 imágenes en movimiento. Recibió muchos premios".




Desde Zaragoza a Teherán

Nos cortamos el pelo, pero, como dice Josefina Musulén, lo que querríamos es que los gobiernos cortasen los lazos con los asesinos. Ojalá, igual que se corta el pelo, pudiéramos cortar la violencia hacia la mujeres.

María Pérez Confussión le pone nombre: «Por Nasrin Sotoudeh, condenada a 38 años de cárcel y a 148 latigazos por defender los derechos de las mujeres en Irán.

Por Mojgan Keshavarz, Monireh Arabshami y Yasaman Aryani, condenadas a 55 años de prisión por quitarse el velo en el metro de Teherán el 8 de marzo de 2019 en protesta por la obligatoriedad de su uso y por la opresión que las mujeres sufren en su país.

Por Hadis Najafi, asesinada a tiros mientras se manifestaba».

Por las adolescentes Nika Shakarami y Serina Esmailzadeh asesinadas a golpes por la policía en estos días de protestas.

Por las 16.000 niñas casadas durante este año en Irán, sometidas a la violencia y privadas de derechos y de infancia.

Por Mahsa Amini. Por todas las Mahsa Amini.

MUJER, VIDA, LIBERTAD.