“Hijas de la Tormenta” viaja por las bibliotecas

Convenio de colaboración entre el Ayuntamiento de Zaragoza, a través del Patronato Municipal de Educación y Bibliotecas, la Asociación Aragonesa de Escritores y la Asociación de Librerías de Zaragoza.

Aquí os explico brevemente qué os podéis encontrar en el libro de poesía “Hijas de la Tormenta”, por cierto, tengo un colaborador muy especial, al final de vídeo…

Por si os apetece verlo, aquí os lo dejo.

Entrevista de Marta Navarro en Lápiz Andante

Me han hecho una entrevista en “Lápiz andante”. Procuro escaparme en distintas direcciones cuando me preguntan, pero otras veces creo que la sinceridad y la ironía son importantes. Aquí una de las preguntas: Te imaginas estar en un universo acompañado de todos los escritores del mundo. ¿Con qué escritores te gustaría entablar una amena conversación? ¿Por qué?R. He comprobado que a veces es mucho mejor leer los libros de los autores preferidos que tomar café con ellos, o con ellas. Un libro puede ser fascinante, pero no tanto quien lo escribió. Gracias, Lápiz Andante, por tu paciencia y por dejarme responder con libertad. Un placer.

Lo podéis leer entero aquí.

ENTREVISTA

En todo escritor(a) fluye una esencia invisible que hace visible en el corazón de sus lectores el amor por la lectura. ¿Cómo te definirías y cuál crees que es la esencia que deseas transmitir a tus lectores?

R. Soy una persona en construcción, lo que tengo alrededor lo percibo de diferentes formas según pasa el tiempo, y eso también se proyecta a la hora de escribir, ya sea poesía, relatos o artículos de opinión. Cada género es un paisaje distinto que necesita un enfoque distinto. Siempre recuerdo las sugerencias del poeta Billy Collins cuando dice que en un poema más de dos son multitud y que los poetas deben estar en sus ventanas. En los cuentos intento que la atención vaya in crescendo. En los artículos hago lo posible para que mi opinión quede atrás y que sólo la información sea protagonista. Pero en los tres géneros intento que la emoción prevalezca. Si consigues eso, la implicación con el lector o la lectora es casi segura. Definitivamente, contar historias y emocionar es algo que espero que alguna vez pueda ser mi esencia, lo que me defina.

Te imaginas estar en un universo acompañado de todos los escritores del mundo. ¿Con qué escritores te gustaría entablar una amena conversación? ¿Por qué?

R. He comprobado que a veces es mucho mejor leer los libros de los autores preferidos que tomar café con ellos, o con ellas. Un libro puede ser fascinante, pero no tanto quien lo escribió. Así que voy a mencionar a autores que ya no están entre nosotros, aunque siguen estando a través de su obra. Sin ninguna duda, Antón Chéjov y Mary Shelley. En Chéjov está todo, es todo un universo. Pensar que Mary Shelley tenía 19 años cuando escribió “Frankenstein o el moderno Prometeo”, me sigue fascinando.  Pero humildemente, no conversaría con ellos en una primera cita. Me sentaría a un lado de la mesa con un buen té y un cuaderno donde anotar para poder aprender.

Una pregunta regular y corriente, de cajón por decirlo, en la literatura sería: ¿El escritor nace o se hace? Desde el punto de vista personal ¿Cuál sería tu opinión?

R. Hay personas que tienen unas aptitudes innatas para escribir, pero creo que hay que pulir, desarrollar, trabajar para hacer una obra maestra. En realidad, creo que ambas cosas son importantes. El escritor nace, pero también se hace.

Navegando en el mar de los recuerdos, podrías cerrar los ojos y retroceder en el tiempo para rememorar aquel primer contacto con la escritura. ¿Recuerdas cuál fue tu primer escrito: poema, relato u otra inspiración?

R.Tuve la suerte de crecer en una sastrería donde mi padre y sus compañeros de trabajo practicaban la tradición oral. A mí me encantaba escucharlos, así que después escribía intentando recuperar lo que había escuchado, pero cambiándolo a mi antojo. Me di cuenta de que cuando escribía el tiempo no existía, podía hacer que el futuro viniera al presente o que el presente se convirtiera en pasado. Y eso me producía seguridad. Era como tener poder, el poder de reescribir un poema o una historia era mío. No importaba lo que sucediera en la vida real, dentro de mi cuaderno de notas el mundo me pertenecía.

Cuando publicas tu primera obra literaria es como estar presente en el parto de tu primera hija o de tu primer hijo. Es una sensación indescriptible. ¿Cuántos libros has publicado? ¿Qué destacarías de ellos?

R. En mi caso, no veo relación alguna entre un parto y la creación de un libro.  Tengo entendido que cuando tienes un hijo o hija, el cuidado dura por lo menos hasta la mayoría de edad. Yo cuando termino un libro le doy ya la libertad para caminar por su cuenta.  El mayor esfuerzo es durante el período de escritura; después es el público quien decide la vida de ese libro.

He colaborado en alrededor de veinte publicaciones colectivas. En solitario he publicado cuatro poemarios: “La victoria del heno”; “Ocho islas y un invierno”, “Vietnam bajo la cama” e “Hijas de la tormenta”.  Durante la pandemia publiqué, junto a las escritoras Pilar Aguarón y Ana Rioja, el libro de relatos “Historias de mujeres con sombrero rojo”.  Una experiencia muy interesante fue antologar, junto a Ruth Toledano, la preciosa antología de poemas “Naciendo en otra especie”. Algunas obras han merecido cierto reconocimiento y eso me anima a seguir escribiendo: como los premios de poesía Gabriel y Galán y Victoria Kent, y en especial los premios Ciudad de Tudela tanto en relatos como en poesía en años sucesivos.

En la actualidad las redes sociales son como el pan de cada día. ¿Cuál es tu opinión acerca del papel del escritor en este mundo digital?

R. Creo que debemos adaptarnos a las redes sociales, sin caer en ellas, sin convertirnos en sus esclavos. Son una herramienta más. El cómo las gestionemos es tan importante como las propias redes sociales.

Seguir lectura pinchando aquí.

https://josevasquezgaviria.blogspot.com/2021/04/entrevista-marta-navarro-garcia.html?spref=pi

Franco Battiato y Luca Madonia

“Quello che non so di te”. Una de esas canciones que me llegan al alma.

Guarda come stai cambiando
Non hai più la stessa luce
E il tempo se ne vaFerma un attimo di gioia
Non scordarti di svegliarmi
Perché il tempo se ne va
E non mi importa di cadere
Io ti cercherò
Perché ho bisogno di sapere
Quello che non so di teLascia che i tuoi nuovi giorni
Non si addensino di nubi
Mentre il tempo se ne va
Mentre il tempo se ne vaQuesto è il gioco della vita
Non cercare di sposarla
Perché il tempo se ne vaE non mi importa di cadere
Io ti cercherò
Perché ho bisogno di sapere
Quello che non so di teE non mi importa di cadere
Io ti cercherò
Perché ho bisogno di sapere
Quello che non so di te

14 de Abril, la República de mis abuelas

Gregoria vivía en el centro de Zaragoza, apenas pudo ir a la escuela, pero recitaba de memoria libros enteros de poesía. Aquel abril celebró junto a sus vecinas el futuro. La República era el libro que andaba esperando desde hacía tiempo. Felisa vivía en el sur de Francia, en una hermosa casa con un gran huerto del que abastecía a toda la familia, pero lo dejó todo para dar a luz a su hija Rosa en la España republicana.

El sueño de mis abuelas duró poco. Felisa acabó en la cárcel y Gregoria lloró en silencio todos los libros que no pudo terminar de leer.Ambas guardaron en una caja los mejores recuerdos de aquellos años. La caja de los milagros la llamaban. La caja de la República. Decían que, para no olvidar a quienes amas y ya no están contigo, hay que recordarles con palabras, canciones y vino dulce, hay que hablarles como si estuvieran a nuestro lado. Porque si recuerdas aquello que has amado, el olvido nunca ganará la batalla, algo que las mujeres republicanas sufrieron doblemente.

Para evitar ese olvido cada 14 de abril mis abuelas abrían la caja de los milagros. El milagro de los sueños. Extendían los recuerdos sobre la mesa de la cocina y entre vasos de vino dulce y canciones invocaban a la República. Y durante unas horas volvían a ocupar sus vidas. Ganaban la batalla de la nostalgia a golpe de palabras. Porque las palabras tienen el poder de dar vida, de reconstruir, de cerrarle el paso a la tristeza, de golpear el exilio de la vida, de salvar distancias. Ahora que ellas ya no están, cada 14 de abril yo sigo su ritual, abro la caja de los milagros y preparo tres copas de vino y canciones. Ellas vienen del pasado, yo las espero sentada en el presente pero mirando al futuro. Y es aquí donde se produce una vez más la magia de volvernos a encontrar, de abrazarnos. Extiendo el brazo y sé que al otro lado están ahí alzando su copa, burlándose de la cárcel, del silencio, del exilio, de la tristeza en estado puro, también de la muerte. Allí están ellas, sonriendo, celebrando su día y enseñándome a recordar que aquello que se ama se debe celebrar para no olvidarlo jamás. Revivir es volver a vivir. Igual que hoy hacemos aquí. Pasado, presente y futuro.

“A por la III República ”Les oigo cantar.¡Que así sea!

.

Texto que sera leído el 14 de Abril en Toulouse.

Puede ser una imagen de 3 personas

Estreno del Booktrailer de “Historias de tres mujeres con sombrero rojo”

“Historias de tres mujeres con sombrero rojo” es un libro editado por “Huerga y FIerro”que tengo el placer de compartir con las escritoras Pilar Aguaron y Ana Rioja.  Se trata de veintitrés historias tan distintas como complementarias. Diferentes voces, diferentes texturas. Creo que esto es uno de los valores del libro.  

Los personajes de Pilar Aguarón no dejan impasibles, tienen la fuerza del hierro, pero también la fragilidad de los juncos.

Las historias de Ana Rioja no se olvidan, nos llevan a lugares donde el pasado nos explica el presente y nos ayudará a entender el futuro. La carga sociológica de los relatos es muy importante.

Por mi parte, cuando escribo intento que el mundo de lo cotidiano y de lo extraordinario se den la mano. Escribo sobre las cosas que me importan, escribo sobre el mundo que habito, que a veces es duro y salvaje y otras tierno y lleno de esperanza.

Crecí en una sastrería donde los hilos, las tizas y los libros se mezclaban con las historias que cada día contaban mi padre y sus compañeros de trabajo. La transmisión oral ha formado parte de mi vida.

Sean, Joana, Beatriz,Agatha, Lua, Thelma, Louise, Mary Poppins, Marga, Nuria, el policía Strimber,  Rex, tía Bridget,son algunos de los personajes que podéis encontrar en los relatos.

Los espacios, los lugares donde se desarrollan las historias son muy diversos, tanto como los protagonistas que le dan vida.

  • Desde una casa deshabitada y su peculiar herencia.
  • Un pub irlandés testigo de un encuentro especial.
  • Un cine, mejor dicho, un homenaje al cine, a la importancia del cine en el aprendizaje del lenguaje de una niña.
  • Una calle donde van a parar unos neonazis camino de un concierto de música y que supone una amenaza para quienes viven en el barrio.
  • Una comisaría de policía en una ciudad fronteriza.
  • Un refugio de animales donde las voluntarias cuidan de los perros abandonados.
  • Y una taza de té que se convierte en protagonista de una historia de venganza.

Cada una de las historias es completamente distinta, independiente. Os ánimo a que entréis en ellas, que nos leáis, que acompañéis con vuestra lectura a sus protagonistas.

Aquí os dejo este estupendo Booktrailer del libro “Historias de tres mujeres con sombrero rojo”.

¡Vivan los libros!