Historias de tres mujeres con sombrero rojo. III

No quiero ser pelmaza, pero sí me apetece contar un poco lo que por mi parte habita en «Historias de tres mujeres con sombrero rojo». Me cuesta mucho seleccionar textos, pero en este caso fueron ellos los que me seleccionaron a mí. ¿Qué historias habitan el libro que presentamos? Pues hay historias oscuras, pero también luminosas. Un par de ellas son de plena actualidad. Hay un homenaje al cine, a la relación entre lenguaje, comunicación y cine. Tuve la suerte de vivir al lado de la filmoteca, así que merendar y ver películas de Pasolini, por ejemplo, entraban en el mismo lote. Sí, sí, no era lo más apropiado para la edad, pero… Una de las historias sucede en un albergue de animales abandonados. Otra narra la jornada en un barrio mestizo y tranquilo que se ve amenazado por un concierto de neonazis. Hay historias de fronteras, esas fronteras que con sus leyes afiladas dejan fuera a quien más necesita estar dentro. Hay una herencia, un hilo invisible entre dos personas que va más allá del mundo conocido. Y sí, hay una venganza personal, lo reconozco, pero…

No imaginé que el final del confinamiento viniera con un libro bajo el brazo. Gracias, Pilar Aguarón y Ana Rioja. Gracias, Huerga y Fierro.

 

La imagen puede contener: personas sentadas