«Nosotras», poema feminista

Feminismo

Texto para las compañeras del colectivo «Nosotras». Agradezco mucho la lectura de este poema en sus jornadas. Muchas gracias, amigas.

NOSOTRAS

 

Cualquier día, nosotras,

a menudo invisibles

por los siglos de los siglos,

en lugar de negociar cuotas,

raciones de respeto,

u organizar cientos de homenajes tardíos,

ocuparemos los asientos de nuestras vidas

sin pedir permiso,

sin el visto bueno de la historia.

 

Cualquier día, nosotras, silenciadas

por los siglos de los siglos,

en lugar de comprar un libro,

un coche, un champú,

un bocadillo o un bonobús,

compraremos un mundo

y os devolveremos el vuestro.

El que habéis convertido en finca privada,

en apartheid milenario.

 

Y nuestro mundo

será un mundo con curvas o sin curvas,

un mundo rizado o liso,

con tacones o con zapatillas,

un mundo lleno de ríos,

de bosques, de plazas, de derechos,

todos los derechos que quepan

en nuestros bolsillos,

en nuestras cabezas,

en nuestras vidas.

Derechos cavando fosas

sobre los privilegios.

 

Y si los dioses de cualquier religión

vienen a instalar su franquicia de eterna culpa

o reclaman su ilegítimo poder

sobre nuestros cuerpos,

les cerraremos la puerta de la sinrazón

y haremos que coman de nuestra mano

las uvas sin ira.

 

Y si la tristeza saca sus uñas

de lunes lluvioso sobre los días,

haremos de nuestra comunidad

la mejor trinchera,

una trinchera multiétnica y multiética,

multigénera y multifeliz.

 

Cualquier día, nosotras

borraremos del diccionario

las palabras: víctima, agresión,

invisible, machista, golpes, minuto de silencio.

Cualquier día, nosotras,

en lugar de encender una vela tras cada funeral,

ocuparemos el mundo

donde volver a ser quienes fuimos,

un mundo donde no será necesario

hacerle el boca a boca a nuestras vidas.

 

Cualquier día, nosotras

desde nuestra ventana observaremos

el fin de la violencia

como quien observa un glaciar milenario

ardiendo a la deriva

y tal vez,

tal vez os tendamos un puente.

El único puente posible para llegar al otro lado

del mundo.

El puente de la igualdad.

 

Cualquier día, nosotras.

Cualquier día, el mundo.


 

Marta Navarro García

 

 

 

Mary Oliver – Gansos salvajes

e-soliloquio

Gansos salvajes

No tienes que ser bueno.
No tienes que atravesar el desierto
de rodillas, arrepintiéndote.
Solo tienes que dejar que ame lo que ama
la criatura vulnerable que es tu cuerpo.
Cuéntame tu desesperación y yo te contaré la mía.
Mientras tanto el mundo sigue girando.
El sol y los guijarros cristalinos de la lluvia
corren a través de los paisajes,
por las praderas y los árboles frondosos,
por las montañas y los ríos.
Y los gansos salvajes, que vuelan alto
en el aire luminoso y claro
vuelven nuevamente a casa.
Seas quien seas, por muy solo que te sientas
el mundo se ofrece a tu imaginación,
te llama como lo hacen los gansos salvajes,
con su grito duro y provocador
comunicándote una y otra vez
tu sitio en la familia de las cosas.
Mary Oliver – Dream work, 1986
Basta ya de culpa, de purgar pecados que no…

Ver la entrada original 315 palabras más