Mi Halloween en Illinois

wolf_man-4.jpg

.

El frío y el viento se colaban por las ventanas del apartamento. Un quinto piso, bien iluminado y rodeado de árboles centenarios. La velada prometía mantas y whisky en esa primera noche de Halloween en Illinois.  La bibliotecaria más rara del mundo me había invitado a última hora a su fiesta, pero ya era tarde. Tenía puesto el pijama y, cuando yo me pongo el pijama, se cierra la vida social y empieza mi otra vida. Además, debía atravesar la ciudad hasta la otra punta de Champaign y luego negociar la vuelta en coche con alguien a quien podría conocer o no. Mal rollo. Mejor quedarse en casa.
La noche era oscura y punzante. Mi calle hacía esquina con la temible Elm Street, que es algo así como la Calle Mayor en nuestras ciudades, siempre hay una. El viento, lejos de darnos una tregua, atizaba con furia el apartamento. Yan Hui y Li Ping se habían ido a una de las muchas fiestas de disfraces típicas de Halloween. El tontarras también. Después de ver en la tele una película de psicópatas y de tomarme un generoso whisky, me acordé de que tenía ropa sin lavar. Pensé que no habría nadie en el sótano, lugar donde se instalan normalmente las lavanderías, así que bajé con mis cestas, detergentes y monedas.
Allí tocaba esperar al lavado y posterior secado. Yo, como todo el mundo, aprovechaba para leer durante esa media hora larga y aburrida. Toda la gente del Campus y del bloque de apartamentos estaba de fiesta. Halloween es una celebración muy importante en EEUU. Todo el día con la calabazas encendidas, las golosinas, los trajes de disfraces… En fin, una mezcla de mal gusto y cursilería infinita.
Estaba a punto de sacar la ropa de la lavadora cuando oí unos pasos que bajaban por el estrecho pasillo del sótano. Me pareció raro que alguien bajara pasadas las once de la noche a hacer la colada. Bueno, alguien sin planes para esta noche como yo, pensé. Pero no, lo que bajó fue un oso-lobo gigantesco, un monstruo enorme de unos dos metros, que se movía de un lado para otro dándose cabezazos contra las estrechas paredes. Aterrorizada, busqué una salida, pero la única puerta estaba cerrada. Para salir debía derribar al tipo que vestía de oso y que no paraba de gritarme algo así como “dtmhu ‘u harfgs coimpfbns… coins”. Se acercaba hasta mí y me enseñaba la mano. Yo, cada vez más asustada, empecé a chillar. Fue entonces cuando el tipo se quitó la cabeza de oso y  apareció ante mí un hombre rubio sudoroso, colorado y casi sin respiración, que me suplicaba en un inglés cargado de cerveza y asfixiado por el calor: “¡NO TE ASUSTES,  VENGO A COGER LA ROPA!,  ¿TIENES MONEDAS?”.
Aquello me tranquilizó muy poco. Sólo cuando salí de allí y me encerré en casa, comencé a respirar. El resto de la noche fueron sucesivos lingotazos de whisky con helado de chocolate y alguna lágrima de rabia y de vergüenza por la situación vivida. El tipo me había parecido un potencial psicópata, pero sólo era un vecino disfrazado de hombre-lobo, eso sí un monstruo de dos metros que hablaba y hablaba con los brazos abiertos.
Cuando Yan Hui, Li Ping y el tontarras volvieron a casa, ya de madrugada, me preguntaron: “¿Qué, aburrida?” “Sí, muchísimo”, les dije.
Al día siguiente la anécdota fue la comidilla en el vecindario, pero yo tardé varios días en contar en casa lo ocurrido. Ha pasado mucho tiempo y hoy lo he vuelto a recordar. Lo comparto con vosotros. Tened cuidado, no hagáis la colada una noche como ésta. Mucho cuidado.

Y ahora para tener información seria sobre los orígenes de esta celebración, os sugerimos que visitéis Innisfree

.

13 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. 39escalones
    Oct 30, 2007 @ 10:38:16

    Bufff, cuando he leído lo del hombre disfrazado ya estaba con la mano en el teléfono para llamar a Iker Jiménez… Mucho mejor esta historia de Halloween que la peli de Jamie Lee Curtis y Donald Pleasance.
    Pero el mayor punto de interés, al menos para mí, es: ¿quién era el tontarras? ¿Insinúas que había alguien más tonto aún que un tipo que bajaba a buscar la colada vestido de oso-lobo, a oscuras y sin monedas?
    Cómo está Illinois…

    Besos monstruosos

    Responder

  2. entrenómadas
    Oct 30, 2007 @ 11:12:30

    Todo el mundo se disfraza ese noche. Y el hombre oso-lobo decidió hacer la colada antes de irse de fiesta. El “tontarras” ahora es conocido en la city casi mejor lo dejo en ….
    Illinois? está bien. Pero mucho mejor Asturias, mucho mejor.

    Responder

  3. María
    Oct 30, 2007 @ 12:40:04

    Qué bueno. Yo estuve hace unos años y alucinaba. Todo el mundo disfrazado, incluso en el coche. Qué miedo daba!

    Saludos
    María

    Responder

  4. Luisa
    Oct 30, 2007 @ 13:46:10

    Tú y tus salidas nocturnas por las dependencias de lo edificios…. Menos mal que ya llevabas un wisky…¿Le diste los coins? ¿Y wisky? En fin, debiste pensar que estos yankees son bastante simples, y que los espiritus de verdad sólo existen en culturas un poco más complicadas , ja, ja… Vi el otro día en la tele la procesión de las ánimas en Trasmoz, recuperada al parecer recientemente y de antiquisimo origen, y era impresisonante… yo creo que igual que el oso, ja, ja, ja o más.

    Muas, muas

    p.d. No estoy desaparecida, sólo comida por los libros y el trabajo.

    Responder

  5. Lucia
    Oct 30, 2007 @ 15:58:21

    Tengo que probar esa mezcla de la que hablas: whisky y helado de chocolate, ¡mmm! Suena muy bien.
    Con lo miedosa que soy ni se me ocurre salir de casa (sólo salgo para comprar Teresitas en la pastelería del barrio) .
    Besos.

    Responder

  6. migramundo
    Oct 30, 2007 @ 16:50:27

    En Galicia llamamos Samaín a los que en Estados Unidos y Canadá llaman Halloween, fiestas ambas de origen celta. Sin embargo, por efecto del cine (¿Os suena “La noche de Halloween”, de J. Carpenter (1978) esta última denominación se está imponiendo a la primera, curiosamente más entre los niños que van a la escuela que entre los ya adultos. Y es así porque los profesores se lo inculcan, ¿extraño, no? Dicho esto, también digo que es una buena historia bien contada. Por cierto, no deberías beber tanto…

    Responder

  7. entrenómadas
    Oct 30, 2007 @ 18:12:38

    Migra,
    me he pasado al albariño sin alcohol y a las Teresitas del barrio de Lucía.
    Gluggggggg.
    Me gusta la palabra Samaín. Más que Halloween, ni comparación
    Luisa, a mí Trasmoz me inquieta mucho más que Illinois.
    Mañana me veo una peli de dibujos animados que no está la cosa pá sustos.
    Kisses

    Responder

  8. Magda
    Oct 30, 2007 @ 18:57:50

    ¡Pobrecita! 😦 pero estuvo realmente genial, algo para no olvidarse 🙂

    He leido la referencia que nos compartes sobre el origen del Halloween, en Innisfree y te voy a contar que no es la misma referencia a nuestro “Dìa de muertos”, para nosotros no es Halloween, aunque te dirè que DESGRACIADAMENTE cada día es más frecuente festejar a lo gringo. Ya en las tiendas vemos las calabazas, las brujas, etc. Pero nuestras fiestas son otra cosa, en México el “Dia de muertos” y el concepto de la muerte en sí, es toda una historia bastante compleja, metafísica.

    En la época prehispanica se festejaba este día en grande. Voy a ver si hago un post contando un poco. Después, todas nuestras primeras costumbres (http://www.gattostock.com/FVIAJE/reportaje/muertos/muertos.html) tuvieron sincretismo con las fiestas españolas, en el siglo XVI y ahora es una mezcla adonde en lo personal hay cosas que me gustan y otras que no.

    He disfrutado mucho tu anécdota, me he imaginado tu susto, si me hubiera pasado a mi caigo desmayada cuan larga soy😉

    Responder

  9. entrenómadas
    Oct 30, 2007 @ 19:36:57

    Magda,
    haz favor de contarnos en tu blog cómo es la fiesta en México. Ya vale de gringolandias.
    El concepto es distinto, todo es distinto. Venga, venga…..

    El hombreo oso-lobo y yo lo esperamos

    Responder

  10. Santiago
    Oct 30, 2007 @ 19:41:04

    Qué bien contado. Me ha gustado muchísimo. El tontarras está en Madrid con los gobernantes. Anda que si lo lee se va a reír un rato o no. Lo que cambia el personal!
    Besos,
    Santiago

    Oye, que nunca dejo mensajes pero leo siempre.

    Responder

  11. Eryx Bronte
    Oct 30, 2007 @ 21:29:05

    Sólo paso para decir que estoy harto de calabazas, prefiero jugar a los medicos. Besos

    Responder

  12. Fernando
    Oct 31, 2007 @ 10:06:07

    ja,ja…pero si era un animalico desvalido…besicos

    Responder

  13. Martín Bolívar
    Nov 04, 2007 @ 17:45:20

    La verdad que da pena cuando se copian tradiciones auténticas, más teniendo en cuenta que nunca segundas partes fueron buenas.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

SubRED solidaria de Blogs en Internet, ¡UNETE!.

Anillo solidario

Entrenómadas en Flickr

Zaragoza Antitaurina 2013

Zaragoza Antitaurina 2013

Zaragoza Antitaurina 2013

Más fotos

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.681 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: