Mi Halloween en Illinois

wolf_man-4.jpg

.

El frío y el viento se colaban por las ventanas del apartamento. Un quinto piso, bien iluminado y rodeado de árboles centenarios. La velada prometía mantas y whisky en esa primera noche de Halloween en Illinois.  La bibliotecaria más rara del mundo me había invitado a última hora a su fiesta, pero ya era tarde. Tenía puesto el pijama y, cuando yo me pongo el pijama, se cierra la vida social y empieza mi otra vida. Además, debía atravesar la ciudad hasta la otra punta de Champaign y luego negociar la vuelta en coche con alguien a quien podría conocer o no. Mal rollo. Mejor quedarse en casa.
La noche era oscura y punzante. Mi calle hacía esquina con la temible Elm Street, que es algo así como la Calle Mayor en nuestras ciudades, siempre hay una. El viento, lejos de darnos una tregua, atizaba con furia el apartamento. Yan Hui y Li Ping se habían ido a una de las muchas fiestas de disfraces típicas de Halloween. El tontarras también. Después de ver en la tele una película de psicópatas y de tomarme un generoso whisky, me acordé de que tenía ropa sin lavar. Pensé que no habría nadie en el sótano, lugar donde se instalan normalmente las lavanderías, así que bajé con mis cestas, detergentes y monedas.
Allí tocaba esperar al lavado y posterior secado. Yo, como todo el mundo, aprovechaba para leer durante esa media hora larga y aburrida. Toda la gente del Campus y del bloque de apartamentos estaba de fiesta. Halloween es una celebración muy importante en EEUU. Todo el día con la calabazas encendidas, las golosinas, los trajes de disfraces… En fin, una mezcla de mal gusto y cursilería infinita.
Estaba a punto de sacar la ropa de la lavadora cuando oí unos pasos que bajaban por el estrecho pasillo del sótano. Me pareció raro que alguien bajara pasadas las once de la noche a hacer la colada. Bueno, alguien sin planes para esta noche como yo, pensé. Pero no, lo que bajó fue un oso-lobo gigantesco, un monstruo enorme de unos dos metros, que se movía de un lado para otro dándose cabezazos contra las estrechas paredes. Aterrorizada, busqué una salida, pero la única puerta estaba cerrada. Para salir debía derribar al tipo que vestía de oso y que no paraba de gritarme algo así como «dtmhu ‘u harfgs coimpfbns… coins». Se acercaba hasta mí y me enseñaba la mano. Yo, cada vez más asustada, empecé a chillar. Fue entonces cuando el tipo se quitó la cabeza de oso y  apareció ante mí un hombre rubio sudoroso, colorado y casi sin respiración, que me suplicaba en un inglés cargado de cerveza y asfixiado por el calor: «¡NO TE ASUSTES,  VENGO A COGER LA ROPA!,  ¿TIENES MONEDAS?».
Aquello me tranquilizó muy poco. Sólo cuando salí de allí y me encerré en casa, comencé a respirar. El resto de la noche fueron sucesivos lingotazos de whisky con helado de chocolate y alguna lágrima de rabia y de vergüenza por la situación vivida. El tipo me había parecido un potencial psicópata, pero sólo era un vecino disfrazado de hombre-lobo, eso sí un monstruo de dos metros que hablaba y hablaba con los brazos abiertos.
Cuando Yan Hui, Li Ping y el tontarras volvieron a casa, ya de madrugada, me preguntaron: “¿Qué, aburrida?» “Sí, muchísimo», les dije.
Al día siguiente la anécdota fue la comidilla en el vecindario, pero yo tardé varios días en contar en casa lo ocurrido. Ha pasado mucho tiempo y hoy lo he vuelto a recordar. Lo comparto con vosotros. Tened cuidado, no hagáis la colada una noche como ésta. Mucho cuidado.

Y ahora para tener información seria sobre los orígenes de esta celebración, os sugerimos que visitéis Innisfree

.

Samhain

Le he preguntado a Innisfree sobre el origen de  Halloween y él me ha hablado de Samhain, es decir, el año nuevo celta.    

Para los celtas, que sólo distinguían entre dos estaciones (verano e invierno), Samhain (que significa ‘el final del verano’) representaba el comienzo del invierno. Se acababa el tiempo de las cosechas y a partir de entonces los días iban a ser más cortos y las noches más largas. Por eso, los celtas celebraban importantes festivales para dar la bienvenida al Año Nuevo. Al anochecer de cada 31 de octubre (ya 1 de noviembre para los celtas, pues el nuevo día arrancaba con la puesta del sol), la costumbre era dejar comida y dulces fuera de sus casas y encender velas para ayudar a las almas de los muertos a encontrar el camino hacia la luz y el descanso junto al dios Sol, en las Tierras del Verano. En la noche de Samhain los vivos y los muertos podían comunicarse. Las barreras que los separaban desaparecían en aquel momento mágico. Lo bueno era que los espíritus de los antepasados podían aconsejar a los vivos sobre el futuro, pero lo malo era que también se convocaban a los espíritus maléficos. Por eso, los druidas ordenaban encender hogueras para ahuyentar a estos últimos.


En el Halloween moderno
se ha mantenido la vieja tradición de dejar comida para los muertos, hoy representada en los niños que, disfrazados, van de casa en casa, pidiendo dulces, con la frase ‘trick or treat’ (trato o truco). Parece ser que los druidas celtas recogían alimentos por las casas para realizar ofrendas a la divinidad (se habla también de posibles sacrificios humanos) y que llevaban consigo un gran nabo hueco con carbones encendidos dentro, representando al espíritu que les daba poder. A finales del siglo XIX, los irlandeses introdujeron esta fiesta en América y bautizaron a la calabaza como “Jack el que vive en la lámpara” o, como se conoce actualmente, “Jack O’Lantern”.

Hoy Halloween es una fiesta internacional, que carece de todo sentido religioso y cuyo origen es ignorado por la mayoría. Nada tiene que ver ya con los rituales de los druidas ni con los pueblos celtas que dominaron la mayor parte del oeste y centro de Europa durante el primer milenio a.C. Se trata sólo de una excusa más para el negocio, el consumo o la industria del cine.

Sin embargo, en Irlanda se conserva la referencia de Samhain: no sólo es el nombre en gaélico irlandés del mes de noviembre, sino que todavía hoy durante la noche de Samhain se prenden grandes hogueras en las que el vecindario arroja los trastos viejos que acumula en sus casas. Esa es la forma actual en la que los irlandeses reciben el año nuevo celta.

¡Próspero Samhain!

30 Rincones espectaculares para disfrutar del otoño en Aragón

Aragonízate

Inmersos en  el tiempo de la humedad en la piel, las ganas de abrigarse y el frío en la punta de la nariz, el otoño también es época de setas, nubes cargadas de lluvia y de contrastes. Y por supuesto, de paseos lentos y sosegados para disfrutar del colorido que el otoño deja impregnado en cada rincón de nuestra Comunidad.

Ver la entrada original 478 palabras más

Zaragoza,»Contra, Poesía ante la represión»

.Poetas que intervienen: Emilio Pedro Gómez, Nacho Tajuence y Marta Navarro. A las 13 horas en La Librería La Pantera Rossa, C/ San Vicente de Paúl, 50001 – Zaragoza –

En nuestro primer mundo/son violentos los que piden/ pero no los que se niegan a dar”.  Antonio Orihuela

5 de noviembre, como en V de Vendetta. ¿Será Zaragoza tan receptiva como otras ciudades?

Allí donde se presenta tiene una acogida extraordinaria. Ahora viene a Zaragoza «CONTRA, POESÍA ANTE LA REPRESIÓN», una antología que recoge las voces críticas de más de un centenar de poetas de un lado y otro del océano. Un collage poético colectivo contra todos los tipos de represión que sufre nuestra sociedad y que cuenta con las firmas más consolidadas de la poesía de la conciencia crítica actual. El libro está dedicado a Patricia Heras, acusada de un delito nunca cometido, condenada a tres años de cárcel y que acabó suicidándose al no soportar la presión.

Desde la Coordinadora Anti Represión Región de Murcia han recopilado y publicado este libro contra la represión. Ahora solo falta que vengas tú a escucharnos. Emilio Pedro Gómez, Nacho Tajuence y yo somos tres de los poetas que formamos parte del mismo. Pero la lista es tan grande como bella: Jorge Riechman, Isabel Pérez Montalbán, Enrique Falcón, David González, David Trashumante, Juan Carlos Mestre, Begoña Abad, Antonio Orihuela, Katy Parra y tantos otros participan en esta antología.

Os esperamos, incluso habrá un vermú después.
Os dejo enlace al evento, si os apetece compartirlo, difundirlo.

Emilio, Nacho y yo os esperamos, ojalá esta ciudad sea tan agitadora como otras y tan receptiva.
https://www.facebook.com/events/348644545486613/

 

Presentación en Zaragoza del cuarto anuario de PIKARA en Zaragoza

pikara

El jueves 27 de octubre, a las 19:30 horas, se presenta en La Pantera Rossa el cuarto número de la edición impresa de la Revista Pikara que aborda temas desde la perspectiva feminista, el compromiso a favor de la igualdad y la diversidad. Periodismo de calidad, fresco, incisivo, optimista y, además, feminista, no se puede pedir más… ¿o sí?, que eliminemos juntxs el patriarcado.

La presentación correrá a cargo de Mari Ángeles Fernández, coordinadora de Pikara, y contaremos también con la presencia de otras colaboradoras como la fotoperiodista Judith Prat que participa en el último número de la revista con un excelente trabajo sobre la violencia de Boko Haram en Nigeria

¡Volvemos a Zaragoza con el cuarto número de Pikara Magazine bajo el brazo!
En este número ponemos un énfasis especial en el reporterismo en nuestro afán por demostrar que la mirada feminista aporta mayor calidad al periodismo. Los contenidos inéditos tienen más peso entre una selección de temas de los que ya publicamos durante el cuarto año de pikaramagazine.com. Además, este año lo gráfico vuelve a tener un gran protagonismo en nuestro anuario con más fotogalerías. ¡No te pierdas el horóscopo feminista!

 

Historia de interseccionalidad entre los feminismos y la lucha por la liberación animal.

Feminismo y antiespecismo: dos luchas con mucho en común

Desde las sufragistas hasta Angela Davis, existe toda una historia de interseccionalidad entre los feminismos y la lucha por la liberación animal.

Texto de María Ruiz Carreras, puedes leerlo entero en Periódico Diagonal
Emmeline Pankhurst, una de las suffragettes reconocidas como vegetarianas, durante una de las detenciones que sufrió.

En un mundo en el que las opresiones están interconectadas, la solidaridad y las luchas deben también converger, o eso afirmaba Angela Davis a su paso por Euskal Herria hace unas semanas: «Creo que la cuestión de la comida es la próxima cuestión sobre la que el feminismo tiene que trabajar». Vegana desde hace tiempo, Davis ha conectado ya en otras ocasiones la liberación humana y la animal. Tal y como publicaba Píkara: «Dice que dejó de comer carne en la cárcel, y que -desde entonces- es vegana. De hecho, cree que la conciencia sobre las condiciones de producción de los alimentos es el próximo espacio de lucha de la izquierda».

emmeline-pankhurst_vegetarian-1En 2004, hablaba así en la 27º Conferencia de Empoderamiento de Mujeres de Color: «No solía mencionar que soy vegana, pero eso ha evolucionado. Creo que es el momento adecuado para hablar de ello porque es parte de una perspectiva revolucionaria. Cómo podemos, no sólo descubrir relaciones más compasivas con los seres humanos, sino también cómo es posible desarrollar relaciones más compasivas con las otras criaturas con las que compartimos este planeta, y que podrían suponer desafiar la producción capitalista de alimentos al completo». David añadía: «La mayoría de las personas no piensa acerca del hecho de que están comiendo animales. Cuando se comen un filete o pollo, la mayor parte de la gente no piensa acerca del tremendo sufrimiento que esos animales tienen que aguantar simplemente para convertirse en productos para ser consumidos por los seres humanos».

Angela Davis: «Existe una conexión en la forma en que tratamos a los animales y la forma en que tratamos a las personas que están debajo del todo en la escala jerárquica»Para Davis, esta ceguera estaría conectada con el concepto de mercancía. «El hecho de que podamos sentarnos a comer un trozo de pollo sin pensar sobre las condiciones horribles bajo las que los pollos son criados industrialmente en este país es un signo de los peligros del capitalismo; cómo el capitalismo ha colonizado nuestras mentes. El hecho de que no miremos más allá de la mercancía en sí misma, el hecho de que nos neguemos a comprender las relaciones que subyacen los productos que utilizamos de forma cotidiana. Como hacemos con la comida […]. Creo que existe una conexión en la forma en que tratamos a los animales y la forma en que tratamos a las personas que están debajo del todo en la escala jerárquica». «Mira las formas en que las personas que cometen ese tipo de violencia hacia otros humanos: a menudo lo han aprendido de la violencia hacia los animales«.
Seguir leyendo pinchando aquí.

 

Isla Canela, o cómo se reboza la izquierda en la mierda

LA DESVERGÜENZA DE LOS CAPITALISTAS DE IZQUIERDAS

Que el capitalismo fabrica sociópatas a paladas no es nuevo. Que pertenezcan al mundo del arte y que incluso se llamen de izquierdas aún lo es menos, es más, yo diría que es casi lo habitual. Un grupo de accionistas de un complejo urbanístico realizado sobre dominio público y saltándose toda la legislación medioambiental del mundo que quedó a medio hacer o medio vender cuando estalló la burbuja, y entre los que se encuentran nombres como Ana Belen, Víctor Manuel, Miguel Ríos y supongo que algún otro de los artistas del cartel, se disponen en breve a montar en el mismo lugar que ellos destrozaron y llenaron de dolor y cemento un Congreso del Bienestar y la Música… la noticia si no fuera por la amargura que produce a los que han sufrido el acoso, la persecución e incluso la cárcel por defender este trozo de litoral onubense, parecería un chiste, un mal chascarrillo, como aquel cuento de Galeano en el que se fusilaba a la oveja negra para luego hacerle un monumento… Desde aquí hacemos un llamamiento a las personas decentes que se han podido dejar embaucar por estos cantamañanas para boicotear este presunto congreso que si busca algún bienestar no es el del pueblo y el medio ambiente que machacaron sino el de sus carteras, sus sicap y sus cuentas en paraísos fiscales.

Antonio Orihuela

Carta abierta a ponentes y participantes en el primer Congreso del Bienestar y la Música Isla Canela

Nos alegra que nos visiten, nos alegra que conozcan y disfruten de los espacios naturales que alberga la desembocadura del Guadiana. Agradecemos su música, que nos ha proporcionado y proporciona tantos ratos de bienestar.

Pero nos ha sorprendido la imagen que jalona la publicidad del primer Congreso del Bienestar y la Música, una imagen de apartamentos y embarcaciones de recreo, que parece querer representar a Isla Canela. Y queremos decirles, que esa imagen es real, copia idéntica a la de otros montones de sitios de la costa andaluza en los que apartamentos y puertos deportivos se ubican sobre lo que hasta hace pocos años eran singulares espacios marismeños, playas y dunas, cuyo bienestar fue destruido para mayor beneficio de empresas como PRYCONSA, que ahora patrocina el Congreso en el que participan.

A pesar del deterioro y la destrucción queda playa, quedan marismas, nos queda la mar y el Guadiana y nos brindamos a acompañarles para que puedan sentir sus pulsos vitales, cada vez más debilitados. También nos ofrecemos a recordar juntos lo que fue Isla Canela, reconociendo los ataques a su bienestar, haciendo justicia a la lucha por la vida de sus habitantes, escuchando la música de los espacios perdidos y el pálpito de los que aún nos quedan para disfrutar y conservar. Por nuestro futuro, para que el bienestar sea algo más que un eslogan patrocinado por quienes solo atienden a sus cuentas de resultados.

Eladio Orta e Iñaki Olano

Ecologistas en acción de Ayamonte

Pinchad aquí.http://congresosdelbienestar.es/agenda/

 

¿Has oído hablar de la ‘carne limpia’?

Una realidad (in)visible

Publicado en Igualdad Animal

Lograr carne real sin que conlleve la muerte de un animal parecía ciencia ficción hace unos años pero no para algunos soñadores.

Se buscaba la producción de la llamada ‘carne limpia’, una solución para los animales y para evitar el impacto medioambiental e insostenible que conlleva la ganadería. De hecho, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) ya calificaba de ‘amenaza’ esta actividad al generar más gases de efectos invernaderos que la totalidad de la industria de transporte mundial, en concreto, el 18% del dióxido de carbono que se emite, responsable en parte del agujero de la capa de ozono y del cambio climático.

Albóndiga de «carne limpia» creada a base de agricultura celular. Cortesía Memphis Meats.

Ver la entrada original 488 palabras más

La lógica cultural del capitalismo tardío V, por Jorge Riechmann

Resultado de imagen de capitalismo

 

Los pobres

no pueden permitirse una depresión:

cuando no están cubiertas ni las necesidades básicas

hay cosas más importantes en que pensar.

Y quienes sí las tenemos cubiertas

no debemos permitirnos una depresión:

somos nosotros quienes disfrutamos del margen

de pensamiento y acción que permitiría

derribar el sistema que crea pobres y se nutre de los pobres

 

y sería criminal

malbaratar ese margen.

.

Jorge Riechmann. El común de los Mortales.  Tusquets Editores.