Britches, el bebé macaco al que tanto debo

Britches fue para mí un antes y un después. Tras conocer su historia, nada fue igual, nada. Entre otras cosas, porque aprendí a romper las barreras artificiales de lo que llaman “mi especie” para saltar a la de Britches. La única especie a la que quiero pertenecer es aquella que respeta a todos los seres vivos del planeta.

En 1985 un grupo de activistas de ALF rescató de las instalaciones de un centro de experimentación con animales a un bebé macaco al que llamaron Britches.

A Britches le habían cosido los párpados para “comprobar” si la ceguera permanente le producía daños cerebrales. Llevaba en la cabeza un dispositivo electrónico de ultrasonidos para ver cómo podía afectar también la privación del sentido del oído, además del de la vista. Fue sometido a escuchar una tortuosa grabación incesantemente. Britches vivía en una jaula abrazado a un cilindro metálico sin recibir atención de ninguna clase.

Y así estuvo tres largos años. Los científicos pensaban matar a Britches una vez comprobado el resultado de su cerebro. Pero no fue así: un grupo de gente maravillosa lo rescató.  Fue tratado durante mucho tiempo, ya que sufría espasmos musculares, neurosis y un estrés terrible. Pero no le faltó cuidado y cariños, todo aquello que le había sido robado nada más nacer. Al poco tiempo mejoró mucho, llegando incluso a jugar y, pasado un período de rehabilitación, fue trasladado a un santuario en México donde fue adoptado por una mona como su hijo.

Debemos recordar que hay muchos Britches en el mundo, que la ciencia está llena de personajes desalmados y que la opacidad de sus investigaciones no podrá por mucho tiempo ocultar que su comportamiento está basado en los métodos nazis, en tipos que se comportan como Mengeles y no en lo que debería ser la ciencia, la investigación del siglo XXI.

Hace treinta años de la liberación de Britches. Gracias a aquellas personas capaces de cambiar el mundo, el de las personas y el de los animales.

Te quiero, Britches.

.

5.britches.jpg

 

3 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. fearocean
    Abr 21, 2016 @ 12:19:15

    Vi un video relacionado con esto y antes de acabarlo tuve que vomitar …. humanos si … humanidad ninguna.Sin Duda , para la naturaleza y la fauna ..somos el peor cancer . Un Abrazo

    Responder

  2. entrenómadas
    Abr 21, 2016 @ 18:03:13

    Fearocean, dan ganas de pedir perdón y de decir, yo no tengo nada que ver con esa especie humana que provoca ese dolor tan insufrible. Mirar a Britches es mirar la bondad, la inocencia, la fragilidad Un abrazo,

    Responder

  3. LIKAS
    Abr 26, 2016 @ 19:06:58

    el animal humano tiene una tendencia a solo aproximar la muerte y el dolor cuando se trata de su especie, si es en nuestros hermanos los animales NO humanos solo recOnoce que son objeto de su explotacion especismo y abandono,afortunadamente para nosotros los que no nos dividimos en egolatrias existe la empatia y la lucha por una existencia con dignidad y libertad— arriba ALF…

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

SubRED solidaria de Blogs en Internet, ¡UNETE!.

Anillo solidario

Entrenómadas en Flickr

Zaragoza Antitaurina 2013

Zaragoza Antitaurina 2013

Zaragoza Antitaurina 2013

Más fotos

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.681 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: