Mis lobas y yo, un poema

.

Thelma, Louise y yo, o Instrucciones para ser feliz

Meter libros y una brújula en la mochila;
si no cabe todo,
sacar la brújula,
pero dejar los libros dentro.
Preparar un bocadillo y los cuencos de Thelma y Louise,
cerrar bien la puerta y alejarse de los móviles,
de las correas y de la ciudad
hasta perdernos en el país de los árboles.
Reconocer en el rumor del bosque
la voz de nuestros antepasados,
las canciones de la abuela en la noche interminable de los maquis,
los caminos donde recuperar el olfato,
rastrear la lluvia, rastrear la vida,
las palabras de menta y tabaco de mi padre,
tierra limpia para escarbar horas y horas,
la tos roja y minera de los bisabuelos,
la cima de un monte donde aullar en libertad.
Lejos de los cazadores,
ladra Thelma,
pero cerca de ti, le responde con el rabo Louise
mientras corre ladera arriba.

Y allí, las tres, bajo el cobijo del bosque,
disfrutar nuestra ración de libertad
y ser por unas horas manada,
una manada sin miedo a la vida.

.
Marta Navarro García

Anuncios

One thought on “Mis lobas y yo, un poema

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s