A Christmas Carol, Charles Dickens

Charles Dickens, indispensable en estas fechas y durante todo el año. Dickens eterno.
.
Dickens 1
PREFACIO
Con este fantasmal librito he procurado despertar al espíritu de una idea sin que pro
vocara en mis lectores malestar consigo mismos, con los otros, con la temporada ni
conmigo. Ojalá encante sus hogares y nadie sienta deseos de verle desaparecer.
Su fiel amigo y servidor. Charles Dickens. Diciembre de 1843.

EL SEGUNDO DE LOS TRES ESPIRITUS

.
Cuando se despertó en medio de un prodigioso ronquido y se sentó en la cama para aclarar sus ideas, nadie podía haber avisado a Scrooge de que estaba a punto de dar la una.  Supo que había recobrado la conciencia justo a tiempo para mantener una entrevista con el segundo mensajero, que se le enviaba por mediación de Jacob Marley. Pero sintió un frío desagradable cuando empezó a preguntarse qué cortina descorrería el nuevo espectro; por eso las recogió todas él mismo, se tumbó de nuevo y dirigió una cortante ojeada en torno a su cama. Quería plantar cara al espíritu cuando apareciera y no deseaba que le cogiera desprevenido porque se pondría nervioso.
Los caballeros del tipo poco ceremonioso, que se jactan de conocer bien la aguja de marear a cualquier hora del día o de la noche, expresan su amplia capacidad para la aventura diciendo que son buenos para cualquier cosa, desde jugar a «cara o cruz» hasta cometer un asesinato; entre estas dos actividades extremas, qué duda cabe, hay toda una amplia gama. Sin atreverme a decir otro tanto de Scrooge, no es equivocado pensar que estaba preparado para recibir una gran variedad de extrañas apariciones y que nada, desde un bebé hasta un rinoceronte, le habría cogido muy de sorpresa. Ahora bien, al estar preparado para casi todo, en modo alguno estaba preparado para nada. Por consiguiente, cuando la campana dio la una y no apareció ninguna forma, Scrooge fue presa de violentos temblores. Cinco minutos, diez, un cuarto de hora, una hora… y nada. Todo ese tiempo permaneció tendido encima de la cama, que se había convertido en origen y centro del resplandor de luz rojiza que había fluido sobre ella cuando el reloj proclamó la hora; al no ser más que luz resultaba más alarmante que una docena de fantasmas porque él era incapaz de adivinar su significación y su propósito. En algunos momentos, Scrooge temió hallarse en el momento culminante de un interesante caso de combustión espontánea, sin tener el consuelo de saberlo. Sin embargo, al final acabó pensando -como usted o yo hubiéramos pensado desde el principio, pues la persona que no está metida en el problema es quien mejor sabe lo que se debe hacer-, al final, como decía, acabó pensando que tal vez encontraría la fuente y el secreto de esta luz fantasmal en la habitación de al lado, donde parecía resplandecer. Cuando esta idea acaparó toda su mente, se levantó sin ruido y se deslizó en sus zapatillas hasta la puerta.
En el momento de asir la manilla de la puerta, una voz le llamó por su nombre y le ordenó entrar. Scrooge obedeció. Era su propio salón, sin duda alguna, pero había sufrido una transformación sorprendente. El techo y las paredes estaban tan cubiertos de vegetación Sigue leyendo «A Christmas Carol, Charles Dickens»

En Legítima Defensa. Presentación en Zaragoza

La Pantera Rossa lo cuenta muy bien en su página: «El jueves 18 de diciembre, a las 19:30 horas, presentamos En legítima defensa. Poetas en tiempos de crisis, una antología de poesía editada por Bartleby. Para ello contaremos con la participación de los poetas Manuel Rico, Ángel Guinda, Manuel Vilas, Manuel Martínez Forega, Alberto Tesán, Ángel Petisme y la actriz Laya Cabré (con los textos de Marta Navarro).» No puedo estar porque ando fuera de la ciudad. Quiero darle las gracias a Laya Cabré porque a través de ella mi poema «Nicotina en la voz» se podrá escuchar. Hala, tomad nota, gente del cierzo.
http://www.lapanterarossa.net/…/presentacion-de-en-legitima…

zaragozaGuinda

«Jimmy’s Hall’, la última película de Ken Loach

Ken Loach: «Estoy harto de oír que no hay esperanza» Maravillosa la última película de Ken Loach. «Jimmy’s Hall’, la historia del lider comunista irlandés James Gralton.
Foto de Marta Navarro García.
.
Foto de Marta Navarro García.
Foto de Marta Navarro García.
 .
.
La madre de Jimmy tenía una biblioteca ambulante. La madre de Jimmy y sus libros era lo mejor que le pasaba a los niños y niñas de Leitrim, Irlanda. La madre de Jimmy le enseñó a sus hijos el poder de la imaginación, de la independencia, de la diversión, de la música, de la libertad. Jimmy y el poder de los libros, de las palabras, de la honestidad. Pocas veces he visto personajes tan bellos como en la última película de Ken Loach. Basada en hechos reales, Jimmy organizó un centro
social, un club de lectura (por cierto, el poema de Yeats que se recita es traducción de Antonio Rivero Taravillo. Se trata de «La canción del errante Angus». Maravillosa escena), de baile, de pintura, de boxeo, de vida, algo que la retrógrada y católica Irlanda no podía permitir. Jimmy fue acusado de ateo, de comunista, de violento y acabó deportado. Nunca se le
permitió regresar a su país. ¡Dios, pero qué preciosidad de película, qué personajes tan creíbles, impresionantes, tan de verdad! Puede sonar a cursi lo que hoy escribo, pero es que hacía tiempo que no me emocionaba tanto. Sí, os la recomiendo. https://www.youtube.com/watch?v=EwptAfd_BJc
Gracias, Ken Loach por esta película. Gracias, Paul Laverty por el guión. Gracias, gracias, gracias.