Voces del Extremo. Poesía y control

Este año es muy complicado para mí ir a Moguer, pero todavía recuerdo lo mucho que me sorprendió el año pasado. Disfruté de buena poesía, buena música y muy buena gente.  Me apena no poder aceptar la invitación de Antonio Orihuela. Amigos, amigas, os recomiendo que anoteís en vuestra agenda a Voces del Extremo. Merece la pena, os lo aseguro.  Una cita  donde la buena poesía y la dignidad se dan la mano.

Para ver toda la programación, pinchad aquí.

VOCES DEL EXTREMO: POESÍA Y CONTROL

Moguer 1

Pinchad aquí para poder ver todas las actividades.

MIERCOLES 23 DE JULIO

18’00. Fundación Zenobía y J.R.J

Juan Calle

Luis Vea

Julio Obeso González

Carmen Sánchez

M. Jesús Sánchez Obeso

Esmeralda Sánchez Martín

 

19’30. Fundación Zenobia y J.R.J.

Inauguración de la Exposición La poesía en la contracultura. Comentada por David Castillo.

 

20’00. Fundación Zenobia y J.R.J.

Amelia Díaz Benlliure

Eloisa Alba

Julio Fernández

Elena Román

Francisco Fernández Meneses

Rafael Calero

 

00’30. Peña del Cante Jondo

David Castillo

Antonio Martínez i Ferrer

José Blanco

Santiago Aguaded Landero

Juako Escaso

Daniel Macías Díaz

 

JUEVES 24 DE JULIO

 

12’00. Poesía de Calle

 

13’00. Casa natal de J.R.J.

Eva Hiernaux

Ferran Aisa

José Ángel Garrido

Mar Domínguez Sigue leyendo «Voces del Extremo. Poesía y control»

Nanas para dormir a un bebé elefante

Gracias a Ana Ibañez por este vídeo que compartió en su facebook.

Una mujer canta una canción de cuna a un bebé elefante rescatado de ser explotado, hasta que el pequeño cae profundamente dormido y comienza a roncar.
Sangduen «Lek» Chailert,  es una activista que ha dedicado su vida a defender los derechos de los elefantes que han sido explotados y victimados por las tradiciones de Tailandia, ha creado un santuario para aquellos a quienes ha salvado. La activista le canta una canción de cuna a un bebé elefante llamado Faa Mai, hasta que cae dormido y comienza a roncar.

Todas las víctimas aprisionadas en circos y zoológicos sueñan con tener un momento así.

Decrecimiento I: origen y breve historia

ESTE TEXTO ESTA TOMADO DEL BLOG «NO SIN MI BICI».

Decrecimiento I: origen y breve historia

 

 

Últimamente oímos con frecuencia hablar del decrecimiento, pero todavía poca gente conoce realmente la historia y las ideas de este movimiento. A esto se añaden numerosos artículos, entre ellos el de algún conocido politólogo como Vinçent Navarro, que muestran la falta de conocimiento y la ligereza con que mucha gente opina sobre este asunto, cometiendo errores de bulto, quién sabe si malintencionados o producto de su ignorancia. Como es un tema extenso, he decidido dividirlo en dos entradas diferentes: una sobre el origen y la historia del movimiento y otra sobre su situación actual, sus características y sus niveles de actuación en la práctica. Vayamos hoy con su origen.

Primera etapa del decrecimiento

Tras más de dos décadas de extraordinario crecimiento económico, a finales de los años sesenta empieza a nacer una conciencia ecológica global que cuestiona la sociedad de consumo. Las protestas sociales de mayo del 68, confieren a un incipiente movimiento ecologista un método de acción, iniciándose la construcción de una ideología política.

 

También en ese año, una treintena de economistas y científicos de todo el mundo se reúnen en Roma con el objetivo de analizar el impacto de las actividades humanas sobre la biosfera. Nace así el Club de Roma, que un año más tarde confía al profesor del Instituto Tecnológico de Massachussets, Dennis Meadows, una investigación prospectiva y global sobre el futuro del planeta. Meadows reúne a un equipo de 17 investigadores que, utilizando un modelo de dinámica de sistemas desarrollado en el MIT, llevan a cabo dicho estudio. Los resultados se publican en el histórico informe Los Límites del Crecimiento. Su conclusión principal fue que en cien años se alcanzarían los límites absolutos de crecimiento de mantenerse los incrementos de población, industrialización, contaminación, producción de alimentos y explotación de los recursos naturales que había en ese momento. El informe hace una llamada al crecimiento cero, un estado estacionario donde la re-estructuración de la economía hacia las actividades no materiales de tipo cualificado, tales como el ocio, la educación, las relaciones humanas o la cultura, lleve a un desacople entre el crecimiento y el desarrollo (una idea que por cierto no era nueva y ya fue tratada por los economistas clásicos).

Aunque las críticas de los economistas ortodoxos no se hicieron esperar, este informe se convierte en el fundamento científico que confiere autoridad al movimiento ecologista, introduciéndose el tema de los límites del crecimiento en el debate político.

También en esa época nace la economía ecológica, donde se distinguen dos enfoques principales. Por un lado, el matemático y economista Nicholas Georgescu-Roegen funda la bioeconomía, una disciplina que asocia las leyes físicas de la termodinámica a la actividad económica. Georgescu-Roegen descubre la importancia crucial de la segunda ley de la termodinámica en el proceso económico. Simplificando, esta segunda ley nos dice que un sistema cerrado siempre tiende a un estado de máxima entropía, lo que significa que en cualquier proceso energético se produce un aumento inevitable de esta magnitud física, encargada de medir la parte de la energía que no es capaz de realizar un trabajo. Dicho de otro modo, en el proceso se produce una disipación de la energía útil, aunque la energía total del sistema se conserve de acuerdo con la primera ley de la termodinámica (principio de conservación de la energía). Pensemos por ejemplo en la combustión de un pedazo de carbón: la energía liberada se transformará en calor, que aprovecharemos para calentarnos, y en humo y cenizas. Aunque la energía total del sistema se conserve en estos tres componentes, tras la combustión habrá aumentado la entropía del sistema o, lo que es lo mismo, habrá disminuido para siempre la energía disponible en él. Quemar un trozo de carbón cambia un recurso natural de baja entropía por un residuo de alta entropía, mucho menos capaz de realizar un trabajo. Por fortuna, la Tierra no es un sistema cerrado: un insumo enorme de energía nos llega en forma de radiación solar constantemente. Pero, por desgracia, nuestro actual consumo de recursos energéticos de baja entropía, que son fundamentalmente los combustibles fósiles y la biomasa, es infinitamente más rápido que el tiempo invertido por la biosfera en transformar la energía solar en dichos recursos. Sintetizando: el proceso económico es altamente entrópico. De esta forma, Georgescu-Roegen determinó que el crecimiento industrial no se integra en la economía de la naturaleza, sino que sobrepasa los límites de la biosfera a escala temporal humana, constatando los límites físicos y económicos del progreso técnico. Una idea simple e intuitiva, pero a la que Roegen dio un fundamento científico contundente. El tiempo le ha dado la razón, aunque los economistas eludan esta cuestión central, apoyándose con frecuencia en el segundo enfoque de la visión ecológica de la economía.

Este sería el enfoque del ecologista Howard Thomas Odum, uno de los padres de la eco-tecnología. Para Odum, Georgescu-Roegen se equivocaba, ya que el sol asegura el reciclaje total de la materia al cabo de miles de años, de modo que basta con utilizar mejor los ecosistemas para seguir creciendo todavía un cierto tiempo. Sin embargo, antes de morir, Odum acabó reconociendo la inevitabilidad del decrecimiento a causa de la rarefacción de los combustibles fósiles, que obligará al uso de los recursos renovables a un consumo lo suficientemente bajo para que se permita la restitución de los stocks.

En un línea parecida a Odum, el economista Kenneth Ewart Boulding se apoya en la idea del reciclaje ilimitado, estimando que el aumento de entropía del proceso económico se puede retrasar mediante el uso de las energías renovables, la nuclear y el progreso técnico en la producción, el almacenaje y la distribución.

Estos dos enfoques de la economía ecológica producen una división del movimiento ecologista, y aquí es donde quería llegar. Por un lado, surgen los primeros objetores de crecimiento, que ven en la teoría de Georgescu-Roegen la base científica de su crítica al crecimiento económico, adoptándolo como padre fundador del futuro movimiento del decrecimiento. Por otro lado, encontramos a un ecologismo tecnocrático y conciliador con el capitalismo, que confía en que la transición a las energías renovables, la eficiencia energética y las soluciones tecnológicas bastarán para no agotar los recursos naturales.

El ecologismo de estos primeros objetores del crecimiento es más profundo y subversivo, y no es condescendiente con un crecimiento económico que considera totalmente incompatible con la capacidad de la biosfera de sostener la vida. Sin embargo, será el segundo enfoque el que, gracias a su capacidad de organización en partidos políticos y en poderosas organizaciones de defensa de la naturaleza, abandere la causa ecologista, que triunfará especialmente en los años noventa bajo el concepto de desarrollo sostenible. De esta forma, los partidarios del decrecimiento, desorganizados y sin la ambición política necesaria, caerán durante tres décadas en el ostracismo.

 

Un hecho que es importante señalar es que estos primeros objetores de crecimiento ven en la auto-gestión su principal modo de acción. El decrecimiento es un movimiento auto-gestionario en su origen, algo que volvemos a ver hoy en día en las experiencias de transición a una sociedad del decrecimiento que se llevan a cabo en muchos países.

Por último, me gustaría señalar un hecho importante que también influyó decisivamente en el triunfo de la ecología política: la crisis del petróleo del 73. Aunque esta crisis parecía apoyar las tesis del decrecimiento, paradójicamente contribuyó a su olvido, ya que el paro masivo que se produjo como consecuencia de la crisis económica desencadenada impulsó, por encima de cualquier otra consideración política, el crecimiento económico basado en el aumento de la producción a toda costa. Entonces el mundo se lo pudo permitir, porque la crisis del petróleo era coyuntural. Hoy en día, la crisis energética es estructural, debido al advenimiento del pico en la producción del petróleo convencional y a la escasez de recursos en general, lo que quizás explique la no aplicación de políticas keynesianas para relanzar la producción… pero este es tema para los economistas y yo no lo soy.

El caso es que la recuperación económica, fuertemente impulsada por el despegue brutal de la economía financiera que se produjo durante los 80 y 90, hizo que no se volviera hablar de decrecimiento hasta este nuevo milenio. En su lugar, es el desarrollo sostenible, el green business, el capitalismo pintado de verde, el que se hace hegemónico en el final del siglo XX.

Segunda etapa del decrecimiento

Hoy asistimos al renacer del decrecimiento. Sus partidarios han aprendido la lección y esta vez sí empiezan a organizarse y cohesionar una corriente de pensamiento social, política, económica y filosófica, que cobra cada vez mayor sentido y actualidad en esta situación de crisis económica y ecológica global.

Si tuviéramos que situar esta segunda etapa del movimiento decrecentista lo haríamos en febrero de 2002, en Francia. En este mes de febrero se publica en la revista francesa S!LENCE un número especial sobre el decrecimiento, y el día 23 comienza un coloquio fundador que tiene lugar en el Palacio de la UNESCO de París, organizado por las asociaciones La ligne d’horizon et Les amis de François Partant, Le Monde Diplomatique y el Programa Gestión de las Transformaciones Sociales de la UNESCO. En este coloquio se abordan los diferentes aspectos del desarrollo y se crea la red de Objetores de Crecimiento para el Post-Desarrollo. Nace oficialmente el movimiento que hoy conocemos como decrecimiento.

Y esto es todo por hoy. Hasta la próxima entrada, donde veremos las características de este movimiento y su actuación en la práctica.

 

Happy Bloomsday!

Happy Bloomsday!

“Bloomsday”. Es un evento anual que se celebra en honor a Leopold Bloom, personaje principal de la novela “Ulises” de James Joyce. Se celebra todos los 16 de junio desde 1954.

El 16 de junio es la fecha en la que transcurre la acción -ficticia- del “Ulises”. Este día los celebrantes procuran comer y cenar lo mismo que los protagonistas de la obra. El año pasado estuvimos en Dublín para esas fechas, pero no probamos la comida, ya sabéis lo repugnante que es el menú de la novela. Nos apuntamos a las visitas que recorrían los pubs y los lugares más conocidos. Sí, es cierto que hay mucho de folclórico en todo esto, pero al mismo tiempo el reconocimiento de Irlanda hacia sus autores es impresionante. No hay nada parecido.

Foto: El 16 de Junio de 1904, James Joyce tiene su primera cita con Nora Barnacle. Fué de tal la importancia para Joyce, que hizo que su novela Ulises transcurriera íntegramente en esta fecha.</p><br /><br />
<p>James Joyce con su esposa Nora Barnacle.

 

James Joyce tuvo su primera cita con Nora Barnacle.  Una cita importante para Joyce, hasta el punto que hizo que su novela Ulises transcurriera íntegramente en esta fecha.El 16 de Junio de 1904,

James Joyce con su esposa Nora Barnacle.

Sylvia Beach y James Joyce

Editora y autor. Sylvia Beach, la primera editora del «Ulises», y James Joyce en la puerta de la librería Shakespeare and Company en París,1921

bloomsday_mag.jpg

 

 

 

 

Orgullo y Satisfacción, gracias por la lección de ética y libertad

1

Los dibujantes que abandonaron El Jueves por censura lanzan Orgullo y Satisfacción . No dejéis de comprarlo. 1,50 euros de ética y solidaridad. Venga, a comprar Orgullo y Satisfacción.

Orgullo y Satisfacción es un cómic de 75 páginas con el que los autores que hemos dimitido de El Jueves tras la censura impuesta por RBA le diremos adiós a Juan Carlos I y daremos la bienvenida a Felipe VI.

QUIÉN ESCRIBE, QUIÉN DIBUJA

El cómic está dirigido y coordinado por Guillermo, Albert Monteys, Manel Fontdevila, Bernardo Vergara y Manuel Bartual. Todos los textos e historietas que encontraréis dentro los firman Ágreda, Albert Monteys, Asier y Javier, Bernardo Vergara, Guillermo, Isaac Rosa, Iu Forn, Lalo Kubala, Luis Bustos, Malagón, Manel Fontdevila, Manuel Bartual, Mel, Paco Alcázar, Paco Sordo, Pepe Colubi y Triz. Son páginas muy borbónicas, de mucho reír.

CUÁNDO SALE A LA VENTA

El miércoles 18 de junio, un día antes de la coronación de Felipe VI. Es un cómic digital que se podrá comprar aquí, en orgulloysatisfaccion.com, en formato PDF y CBR. Podrá descargarse a un precio mínimo de 1,50 euros, con la posibilidad de aportar más si el lector lo desea (¡estamos con la nevera vacía y este verano va a ser muy largo!).

Pinchad aquí para más información

 

Escenas de cine que me gusta recordar

Una de la mis escenas preferidas.

Fotogramas de la película ‘Te querré siempre’ (Viaggio in Italia), de Rossellini

Te querre siempre

Ese abrazo final y contra todo pronóstico surge por sorpresa. La película entera es una sucesión implacable de motivos para la ruptura, y sin embargo, cuando llega ese giro final y contradictorio, lo recibimos como si se tratara de la consecuencia más lógica, quizá porque lo esperábamos y no lo sabíamos. Es el cierre más emocionante posible, como un triple lanzado en el último segundo desde el otro lado de la cancha, que atraviesa la red como estos fotogramas atraviesan el corazón.

En apoyo a Ruth Toledano

Hay un punto en el que la caspa y la casta de la derecha confluyen y se confunden con la caspa y la casta de la izquierda tradicional y la alternativa. Y esto, que debería saberlo, lo olvido con frecuencia. De ahí los sustos incensarios que a veces me llevo. Cuando caigo en la angustia, me pongo a leer artículos de Ruth Toledano, escucho a Battiato, releo a Coetzee, me visto con Haendel, acudo a Tolstoi, Bernard Shaw, Pitágoras, Bolaño, Riechmann y tantas otras maravillosas personas. Y me envuelve la paz, esa paz que un día vi en los ojos de Jane Goodall. Así el aliento de la caverna se disipa antes.
Sí, yo también apuesto por una ciencia ética, digna para humanos y animales. Una ciencia lejos de la caverna. Porque es posible: Como lo fue la prohibición de todo tipo de experimentación con animales para los productos de cosmética y tantas otras prohibiciones.

El mundo avanza, a pesar de la ciencia y su casta inamovible, incapaz de abrirse a otras formas de investigación alternativa. El tiempo nos dará la razón.

Ante el linchamiento de Ruth Toledano, yo también soy Ruth Toledano

 

[RESPUESTA A LAS AMENAZAS POR PARTE DE LA CASTA CIENTÍFICA A NUESTRO BLOG EN eldiario.es]  (Paula González)Han pasado dos días desde que Ruth Toledano escribió el artículo en respuesta a Pablo Echenique (ahora veo que me ha borrado del Facebook. Nada como resultar ser elegido eurodiputado para ser extremadamente «tolerante» con quienes te cuestionan la ética en el trabajo). Aunque no soy propensa a escribir comunicados fuera de los canales pertinentes para ello, como coeditora del blog «El caballo de Nietzsche» me veo en la obligación de dar una respuesta.Para quienes no hayáis seguido toda la polémica, incorporaré al final de esta fotografía todos los links para que podáis verlo.»La ciencia es un arma política». Michel Foucault

La experimentación con personas NO es ética. La experimentación con animales tampoco es ética. La ética es la reflexión sobre la moral, sobre lo más básico, sobre cómo vivimos. ¿Vivimos sin que nos importe nadie más que nosotros? ¿Vivimos sin que nos importe nadie más que nuestra familia? ¿Nuestra especie? ¿O el conjunto de animales con los que compartimos el planeta?

Si comprendemos los hechos de una vez: los animales son seres sintientes con capacidad de disfrutar de su vida, de tomar decisiones y además, tienen consciencia tal y como la tenemos nosotros; si comprendemos estos hechos, comprenderemos también la lógica aplastante que nos lleva a rechazar, de facto, la experimentación con cualquiera, humano o no, en contra de su voluntad.

Los posibles beneficios que se deriven de eso serán, por lo tanto, relegados a un segundo plano. Igual que masacrar pueblos para obtener un beneficio económico tampoco es ético.

Esta casta científica que, como doña Clara Grima, prefiere «abrirle la cabeza en canal a un ratón»; también ataca a nuestra compañera Ruth pidiendo el paredón para ella ya que, en palabras de esa casta científica en un comentario a Ruth en Twitter: «se fusila poco hoy en día».

Es cierto que en tiempos de oscurantismo defender a los oprimidos siempre fue una tarea difícil pero me preocupa, y mucho, que uno de estos científicos que hace alarde de las bondades de abrir en canal a ratones para demostrar lo muchísimo que se preocupan por los humanos, cualquier día de estos, en un arrebato de pasión de paredón, nos ataque a mi o a alguna de mis compañeras.

No estoy interesada en abrir un debate sobre las alternativas a la experimentación animale pues tenemos mucho trabajo por delante y no quiero entretenerme más de la cuenta con este tema. Si alguien necesita información, dejo más abajo tres enlaces proporcionados por la dra. Núria Querol Viñas para que les echéis un vistazo.

Espero que con esto quede claro que respaldo el artículo al 100% y que seguiremos haciendo nuestro trabajo diario, desinteresado y por los animales sin achantarnos ante las amenazas que podamos sufrir por parte de gente más o menos instruída. Solo faltaría que quienes apoyan estas masacres de animales tuvieran el poder de hacernos dudar.

Me gustaría aprovechar para agradecer a la gente que seguís defendiendo a los animales aunque estemos en el punto de mira, por todo lo que nos enseñáis a diario. Sobre todo porque dos de esas personas que defienden a los animales son amigas, compañeras y padecen enfermedades crónicas.      (Paula González)

Entrevista a Pablo: http://ow.ly/xMriS

Artículo de Ruth: http://ow.ly/xMqPX

Artículo de Clara Grima: <a href="http://l.facebook.com/l.php?u=http%3A%2F%2Fow.ly%2FxMg92&h=UAQHbBD0a&enc=AZPfTWbB4LbAU41hvISjL-

Wicklow en la piel, un poema irlandés

Javier Checa

                                                                                                                  Para Mariado Hache

Wicklow en la piel

Hoy la vida se retrasa.
El viento de Wicklow, que lo sabe,
finge una visita rutinaria
y me da la mano,
confirmando todas mis sospechas.

La luz del bosque, tímida pero firme,
se acomoda en la habitación.
Hay un dolor de hierba y agua turbia
golpeando las horas.
Los recuerdos se trenzan
entre bloques de turba y oscuras jarras
de cerveza en el viejo Baltinglass.

La infancia cruza apresurada el río Liffey,
quiere llegar a tiempo para ocupar
un palco en mi memoria.
El tiempo dibuja círculos
de nieve y fuego. La isla sonríe.
Todos acuden al lugar de la batalla.
Hoy más que nunca están a mi lado.

Al atardecer,
el frío aliento de los cirujanos
afila sus cuchillos sobre las sábanas
y mi voz,
cada vez más pequeña,
desaparece…
Sólo queda el murmullo de Glendalough
acariciando el silencio.

La isla sonríe.

 

Para escuchar el audio de la maravillosa voz de Pogue Mahone, pinchad aquí.  http://poguemahonex.wordpress.com/2012/01/31/wicklow-en-la-piel/

Marta Navarro

El medio ambiente está en tu plato, por Concha López

Cosas patéticas: ver a un ecologista comerse un bistec y reclamar al mismo tiempo soluciones al cambio climático. Cuando me dicen que no comer carne es una opción personal, yo siempre respondo que no es personal, es una opción política. Ningún ecologista debería confundir las cosas. Nadie que se preocupe por el medio ambiente puede obviar datos que demuestran que la ganadería industrial es el principal contribuyente al cambio climático del planeta. Más claro imposible. «El despiste» que tiene la gente de la supuesta izquierda en este asunto es absoluta. Por eso invito a leer este artículo de Concha López.

El caballo de Nietzche, eldiario.es

Ilustración de Roger Olmos incluida en el libro SINPALABRAS, publicado por Faada y Logos edizioni

 

Albert Einstein dijo que nada sería más beneficioso para la salud del hombre y para el planeta que una alimentación vegetariana. Eso fue en el siglo pasado. Décadas después tenemos evidencias científicas de que esa salud, la nuestra y la del mundo, se resiente peligrosamente, y los datos dan la razón a Einstein.

El movimiento ecologista crece en todo el mundo; el cambio climático se ha colado entre las principales preocupaciones de las instituciones de todo el planeta; el medio ambiente es un capítulo ineludible en los programas electorales de las fuerzas políticas. Se habla de ahorro y eficiencia energética, de reducción y gestión de residuos, de la protección de determinados espacios naturales… Nadie duda de que todo ello es imprescindible, y bienvenidas sean todas las medidas para avanzar en todos esos ámbitos.

Avanzamos hacia la idea de que cualquier actividad que dañe el medio ambiente debe ser controlada, limitada, o incluso erradicada. Sin embargo, la producción de animales para servir de comida a los humanos es una actividad protegida, subvencionada con fondos públicos como sector económico básico, y ello a pesar de que es la mayor contribuyente al cambio climático, al deterioro de la biodiversidad, y, aunque cueste creerlo, a las hambrunas de buena parte de la población humana.

Para seguir leyendo, pinchad aquí: