A escondidas, un poema

Alastair Magnaldo

A escondidas

Después de la reunión,

asustados por el futuro y sus cónsules

nos escondimos en el reverso de una tarde de 1972

y regresamos a las pecas,

a las rodillas llenas de rasguños,

a la infancia de chocolate y menta.

 Y volvimos a respirar.

.

Ilustración de Alastair Magnaldo
Poema de Marta Navarro García
Anuncios

4 thoughts on “A escondidas, un poema

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s