A escondidas, un poema

Alastair Magnaldo

A escondidas

Después de la reunión,

asustados por el futuro y sus cónsules

nos escondimos en el reverso de una tarde de 1972

y regresamos a las pecas,

a las rodillas llenas de rasguños,

a la infancia de chocolate y menta.

 Y volvimos a respirar.

.

Ilustración de Alastair Magnaldo
Poema de Marta Navarro García

Freedom

12836_251227778272_122079343272_4339900_1171585_n

No hay palabra más gastada y vulnerada que la palabra libertad.Tanto que duele pronunciarla.Tanto que una siente la necesidad de pedir perdón tres siglos seguidos por el mal uso dado.

 No te fíes de los que mucho la nombran, son los que más la apuñalan.

Eso sí, siempre lo han hecho, lo hacen y lo seguirán haciendo en nombre de la libertad.

Política municipal en Zaragoza

Cosas de la ciudad  de Zaragoza, de su Ayuntamiento, del país, de concursos a ciudadanos ejemplares, del barro y de la ausencia de belleza. De lo que no debería existir, pero existe.

De los representantes políticos se espera que sepan inglés, yo creo que sería más útil esperar que fueran al trabajo con la mochila vacía de neuras, manías, odios de guardería infantil, pataletas al estilo Stephen King, y sobre todo, que presentaran un buen nivel de higiene mental que hiciera posible llevar a cabo proyectos necesarios para la ciudad, para el país. Especialmente si gestionan un ayuntamiento. Porque mientras el Titanic se destruye, mientras se hunde el barco y se ahogan sus ocupantes, algunos siguen tocando música en una orquesta bajo el agua, sin saber, cosas suyas, que ya no queda nadie que escuche melodía alguna. Nadie.
Oye, no importa que no hables inglés, pero antes de sentarte en la mesa de tu despacho, donde muchos hemos puesto confianza. Respóndeme ¿Estás en tu sano juicio, majete/a? Si es sí, curra. Si es no, coge un salvavidas como los demás y suerte….