Sherpas, un poema

Sherpas niño

 Sherpas 2

Camino

.

A pesar del camino andado, sus pies siempre han estado en el mismo lugar, en Khumjung, junto a la hoguera que de niño vigilaba ante la atenta mirada de la nieve. A veinte grados bajo cero, su nariz puede oler el vientre de la tormenta, sabe que el alud prepara el escenario y que hoy será día de refugio, de campamento, de espera.

.

Está cansado de respirar tanto oxígeno crudo. Cansado de paladear siempre el mismo invierno. No quiere arrugarse entre escaladores jóvenes y neumonías viejas. No quiere vivir en un bucle de ocho mil metros de altura, bajo el parpado albino de un cielo acuchillado por temperaturas suicidas.

.

Sueña que un día la montaña romperá el eslabón que por nacimiento les une, la cumbre dejará de ser su futuro y  por fin será libre, libre para viajar hasta tierras rojas y cálidas, donde saborear un sol libre de cristales.

 

La tormenta ha pasado, poco a poco se deshielan las horas. El sherpa que sueña con otros mundos observa al grupo equipado con pulcritud europea y empieza de nuevo el ascenso.

El sueño de otros es su salario, la hoguera de la infancia deberá esperar treinta jornadas más abajo, al final del verano.

.

Texto de Marta Navarro García

.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

SubRED solidaria de Blogs en Internet, ¡UNETE!.

Anillo solidario

Entrenómadas en Flickr

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.879 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: