Poetizando en Galicia

197297_10151543965798623_677460058_n

Poetizando en Galicia

Biodraminas que se enamoran de albariños
con resultado de empanada kilométrica.
Al atardecer, el trío se abandona en un sueño cómplice
de más de ocho horas. Diagnosis pornográfica y mística.
Misterio: la librería Vetusta aparece
y desaparece bajo los soportales.
Los trenes ya no están rigurosamente controlados.
La indignación en galego suena mejor.
La terraza del café “Los Literarios”
tiene escaleras que conducen al cielo.
La Plaza del Obradoiro es incienso alado.
El precio de un café es fluctuante
y esquizofrénico, dice el camarero,
serio como un reproche.
Si no estoy será porque aún no he venido,
o peor, ni siquiera sé si volveré,
le contesto.
Los poemas acabaron en un aplauso operístico.
Por fuerza esto no es Aragón,
ni Wisconsin,
ni Júpiter. Es Galicia.
Las habitaciones del hotel
se abren introduciendo sonetos
en la cerradura.
La luna invade la cama,
eres más sensual que ayer,
pero menos que mañana, susurra.

Una jornada digna de ser televisada.
Duele la muerte seca
de los pulpos acariciando
las vitrinas de los restaurantes.
Duele el mar que los delató
a los mercaderes,
duele el aroma triste de sus tentáculos
manchados de pimentón y niebla.
Días con denominación de origen para noctámbulos
o extranjeros, Biodramina 1 – Albariños 4.

Anuncios

5 thoughts on “Poetizando en Galicia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s