Una historia fascinante

¿Sabías de esta fascinante historia?

Tomado de Rafael Ávila

Poco se ha publicado sobre los 12 canes que viajaban a bordo del transatlántico. Por los documentos de la empresa White Star (operadora de la nave) y testimonios de sobrevivientes, se sabe que todos pertenecían a pasajeros de primera clase. Oficialmente, se supo que fueron tres los perros que sobrevivieron al naufragio, ya que los botes salvavidas estaban casi vacíos cuando los soltaron y nadie se opuso que los animales viajaran allí: Ellos fueron “Sun Yat Sen”, un pekinés propiedad de Henry Harper, un acaudalado empresario británico, quien, junto con su esposa Myra, lograron ser rescatados, al llegar a uno de los primeros botes. “Lady”, de raza pomerania, que viajaba con su dueña, Margaret Hays. Ambas fueron rescatadas del bote salvavidas número 7 y, según comentan, la perra habría sido escondida entre las ropas o en el bolso de la señora y llegó sana y salva a Nueva York. Otro pomerania, del cual se desconoce su nombre, propiedad de Elizabeth Barrett Rothschild, quien viajaba junto con su esposo, Martin Rothschild De los perros que perdieron la vida en el naufragio, se sabe que había ejemplares de diversas razas,entre ellos: -Un chow-chow campeón de belleza. -Un airedale terrier de nombre “Kitty”, propiedad de John Jacob Astor. Este fue la persona que liberó a los perros de los caniles en medio de la tragedia, aunque falleció, junto con su perra -Un viejo airedale terrier, un king Charles spaniel y un mestizo de raza pequeña, propiedad de William Carter, quien sí sobrevivió y luego demandó a la compañía por sus perros y un auto Renault (que en la película Titanic de James Cameron formó parte de la escena de amor entre Jack y Rose), siendo uno de los juicios más resonantes de la época. -Un gran danés, del que se desconoce el nombre, propiedad de Anne Isham,quien se nego a subir al bote salvavidas si no dejaban subir a su perro. El buque “Bremen”, a cuatro días del naufragio, reportó haber visto a una dama en traje de noche abrazada a un perro de gran porte, congelados en el agua. -”Gamin de Pycombe”, un bulldog francés, tampoco salió vivo de la hazaña. Pero su dueño, al salvarse, exigió a la empresa propietaria del “Titanic” la devolución de lo que había pagado por su perro, una verdadera fortuna para la época. También hay constancia de otros perros, posiblemente un borzoi, un galgo o un galgo afgano y un fox terrier, pero nunca nadie pudo confirmarlo, según consignan cientos de páginas de Internet que se refieren al tema. Muchos medios se hicieron eco de un artículo publicado por el periódico “New York Herald” , el 21 de abril de 1912, basado en el testimonio de un supuesto marinero del buque “Carpathia” (primero en llegar al lugar del naufragio), de nombre Jonas Briggs, quien relató la conducta heroica de un perro de nombre “Rigel”, de raza terranova, propiedad de un oficial del “Titanic”, que habría ayudado a rescatar náufragos. De no haber sido por su heroísmo, los sobrevivientes del bote que estaban a la deriva en la oscuridad en el camino del “Carpathia” se hubieran perdido para siempre

Franco Battiato presenta Musikanten en Madrid

Siempre echo de menos a Franco, pero en este mes de marzo no tanto, ya que le puedo ver y escuchar hasta cuatro veces. El próximo miércoles 13 de marzo estará en Madrid en la presentación de su película «Musikanten», después habrá charla con él. Este film trata sobre los últimos años de la vida de Ludwig van Beethoven, vistos desde una perspectiva muy original, pero mucho…

No sé cómo organizarme porque en esa fecha yo estoy en una charla en un pueblo del Pirineo aragonés, sin coche y sin horas que añadir al día para poder llegar. Ay, marzo puede ser tan cruel y dulce al mismo tiempo. Qué extraña sensación.

Más información pinchando aquí.

Hoy entra el vigor la prohibición de la experimentación cosmética en animales dentro de la U.E.

Hoy, 11 de marzo, entra en vigor la prohibición de la Unión Europea para la importación y venta de productos e ingredientes cosméticos testados en animales.
El cambio en la legislación ha sido posible gracias al trabajo realizado por un gran número de organizaciones defensoras de los animales de todo el mundo que no han cesado de denunciar el horror y la brutalidad de la experimentación.
Adiós al test de Draize, donde parar estudiar el efecto que causa un producto cualquiera en la córnea de los conejos, a los que se inmoviliza, ya que no parpadean y no se lo pueden quitar, hasta llegar a provocarles una dolorosa ceguera. Llegan a romperse la columna al tratar desesperadamente de escapar del cepo que les tiene sujetos. Pruebas de extrema crueldad con resultados poco fiables y claramente inútiles, ya que presentan problemas de validez, fiabilidad y consistencia.
Ahora a cambiar el resto de experimentación.

Estamos en el siglo de de los cultivos in vitro de células o del uso de modelos matemáticos e informáticos que predicen resultados. Veremos cultivar tejidos que reproducen las características de la córnea ocular y clonar células humanas para conocer la reacción a un irritante dérmico. Pero la gran promesa para la comunidad científica es el proyecto de investigación sobre microchips transparentes de silicona con tejido vivo humano y bombas para replicar las funciones de los órganos, que ofrecerán resultados más rápidos, rentables y precisos para las pruebas de enfermedades, toxinas y fármacos
¡Yes, we can!

cosmeticook