De cómo ir al 25s y cuidarnos colectivamente

Tomado de aquí

De cómo ir al 25s y cuidarnos colectivamente

Alguien dijo que lo mejor del 25s es que no tenemos ni idea de lo que puede llegar a pasar. Aún así, estamos pensando sobre cómo podemos actuar frente a posibles derivas represivas. Creemos que es necesario compartir ideas y ampliar el debate sobre escenarios y tácticas, no con el objetivo de llegar a un consenso previo que intente imponer situaciones, sino para profundizar en el proceso de imaginar el 25s.

Tácticas para el #25s.

0. Introducción:

Partimos de la base de que sólo podemos ganar esta lucha de forma política y no de forma violenta: la única via que parece plausible es ser cada vez más gente. Sabemos que nuestra es una acción legítima y necesaria, que hay que llevar a cabo con toda la determinación y cautela posibles.

¿Cómo lo hacemos?

  • Generando una situación en la que la acción de desobediencia sea asumible para todas nosotras.
  • Desactivando la represión: es preciso combinar la guerra de imágenes con tácticas de resistencia que nos protejan y nos permitan seguir unidas efectuando la acción.

En base a estas premisas básicas, queremos compartir algunos consejos sobre comunicación y propuestas tácticas basadas en escenarios posibles.

1. Comunicación:

Resulta imprescindible tener a nuestra disposición herramientas para poder comunicar lo que está pasando. Si vienes en grupo, intentad tener siempre móviles con batería y buena conexión. Sería útil tener preparada una retransmision por streaming. Para todo lo que pueda pasar, recuerda informar al resto de la gente a través de Twitter o Whatsapp; recomendamos tambien la app SpotBross. Documentar provocaciones y agresiones es el arma más efectiva que poseemos para evitar abusos y constituye no sólo tu mejor protección, sino también la del resto de participantes en la manifestación.

El Centro de Medios 15M (compuesto por Tomalatele, Audiovisol, Madrid15M, Sigue leyendo «De cómo ir al 25s y cuidarnos colectivamente»

La imaginación al poder

“Durante mucho tiempo era más fácil imaginar el deterioro de la Tierra, de la naturaleza que el derrumbe del capitalismo”, dice el escritor Fredric Jameson.   La imaginación contra el poder. La imaginación como bálsamo, como tabla de náufrago.

Educados para imaginar muchas cosas: el derrumbamiento de las conquistas sociales, económicas o culturales… Educados para alzar la voz,  pero no mucho, no vaya a ser que molestemos al dragón. Pero ya no es posible seguir viviendo en este  puzle lleno de piezas mordidas por los recortes. Inmersos en una estafa de la que somos víctimas pero que nos trata como responsables.  Imagine all the people, decia John Lennon, living life in peace. No le faltaba imaginación al gran Lennon.   Hay que alimentar la imaginación, mucho. A todas horas. Hasta que sea capaz de soñar, inventar e imaginar que lo que se  derrumba es el capitalismo salvaje y no nuestras conquistas sociales o el deterioro de la tierra.  Invertir el orden de las cosas, desdomesticarlas a toda prisa.   Podemos cambiarle el nombre por cualquier otro,  da lo mismo el orden de las vocales y consonantes.  El responsable de este navajazo colectivo sigue siendo el  tamolispica o lismopicata, es decir, capitalismo.

“Peripecias de la Brigada Poética en el Reino de los Autómatas”

Durante el apagón, distribuyeron miles de poemas para que se iluminasen los transeúntes.

La Brigada Poética colocó un tenderete en el mercado y comenzó a dispensar poemas a dos sonrisas y una rosa el kilo.En las orillas de las grandes autovías de la capital, instalaron medio centenar de carteles con la inscripción: “Para evitar atascos, viaje en verso”

“Peripecias de la Brigada Poética en el Reino de los Autómatas”, de Alberto García-Teresa