«Cayucos», un poema

Cayucos Un día ese ejército de ilegales, que ves en los telediarios mientras pones la mesa, la lavadora, el cd o el facebook, mejor dicho, esa multitud de hombres y mujeres que acumulan fronteras y cayucos en las manos vendrá para explicar en un idioma libre de llagas y visados a qué sabe la vida que no es vida, o cómo burlar la muerte es ya imposible. Y escucharás sus voces sin intermediarios, sin estadísticas, sin la solidaridad caduca de los cuervos blancos. No me preguntes cuándo. Simplemente escucha cómo  cae el insoportable peso de la historia mal contada.

                                                        Marta Navarro García