6 respuestas a “Un poema de Inmaculada Mengíbar

  1. Perdonen la intromisión, pero pasaba por aquí.

    Dª Inmaculada:

    Lamento romper la burbuja feminista, pero Penélope no le cosía a Ulises, sino que hilaba el sudario de su suegro, Laertes. Y todo era un ardid para ganar tiempo y que volviera su esposo. ¡Qué le vamos a hacer, hay hombres que merecen la pena!

    Por otro lado, si no consideramos la fallida intertextualidad (así la llaman) el poema está muy bien.

    Un saludo muy cordial.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s