Hasta siempre, Pepe

Hoy hemos despedido a José Sagarra. Frente a una bandera republicana y bajo la luz de una canción cómplice, los amigos le hemos dicho un “hasta siempre” emocionado. Ahora su generosa sonrisa se ha convertido en ceniza roja, como la de algunos de sus amigos y camaradas, como la de mi padre.

Que los vientos del sur te acompañen siempre, querido Pepe. Aquí dejas el rastro de un hombre bueno, esencialmente bueno.

Sirva este poema escrito a la muerte de mi padre, para despedir a Pepe Sagarra y a tantos otros compañeros de batallas.

CENIZA ROJA

Llovía marzo cuando los amigos
reunidos en el abrazo
de una canción cómplice
te convirtieron en ceniza roja.

Más tarde, la vieja serpiente
con su lengua de democracia muerta
volvió a asomarse por los telediarios,
por la basura de colores.

La vida siguió anidando en los sueños
de los otros, mudando a veces de equilibrio,
pero nunca de trinchera.

Perdono tu muerte,
pero no tu ausencia.

.Texto de Marta Navarro

Anuncios

6 thoughts on “Hasta siempre, Pepe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s