Toc, toc, ya he vuelto.

Me está costando mucho dejar el verano y sus apéndices en el cajón de los recuerdos, justo al otro lado de la vida, en el apartado de: horas cómplices y dolientes, buceo en aguas frías, una de mis pasiones,  y noches de teclado feliz y poemas rizados. Pero la realidad siempre llama dos veces, como el cartero, e insiste, insiste la muy imbécil en que mire el calendario y espabile.  Así que empiezo. Y lo hago despacio pero segura.  Voy  a formar parte de dos revistas culturales y de un bonito proyecto que espero que salga adelante, así que tendré menos tiempo a partir de ahora. Empiezo también con una buena noticia. Chesús Innisfree Yuste presenta libro y lo hace bien, muy bien, con todos los detalles preparados y cociéndose poco a poco, como él sabe hacerlo. Y es que Chesús es un hombre tranquilo y eso se nota y se agradece.  Suerte, mucha suerte, querido amigo.