Las pajaritas de Ramón Acín

Las pajaritas de Ramón Acín

Este texto ha sido escrito por  Víctor Juan Borroy, director del Museo Pedagógico de Aragón, con motivo de  la inauguración del renovado paseo de Las pajaritas en Huesca.

Pinchad aquí para más información.

Julio 17, 2010

Una de las cosas más hermosas que me ha permitido hacer el Museo Pedagógico de Aragón es contarles a los niños de todas las edades quién fue Ramón Acín. Estas son las cinco ideas que los escolares se llevan del museo.

Uno

Ramón Acín tenía un perro que se llamaba Tobi. Un perro negro, rabón, famoso en la ciudad –decía Acín– como lo son los tontos de capirote. El Tobi era alegre. Solo se entristecía cuando le ponían el bozal, tal y como establecían las ordenanzas del ayuntamiento. Un día, Ramón Acín, no queriendo ver triste a su perro, cogió un bote de pintura marrón y un pincel y le pinto al Tobi un bozal. Los laceros municipales dejaban en paz al perro y el Tobi correteaba libre por las calles cuando salía de paseo con Acín.

Dos

Acín era un hombre bueno que ingresó por voluntad propia en la Orden de los predicadores en el desierto. Por eso se preocupaba de detalles que no preocupaban a casi nadie. Ramón Acín, pudiendo estar del lado de los poderosos se comprometió con los humildes y denunció la injusticia sin desmayo y sin importarle las consecuencias que sus palabras tendrían.

Tres

Ramón Acín se casó con Conchita Monrás, quien fue para siempre y para todo su cómplice y su compañera. Me gusta recordarla sentada al piano o conversando con escritores, pintores y artesanos o jugando con sus hijas. Me conmueve recordar el texto en el que Sol Acín nos cuenta que Katia, Marianito Añoto y ella misma salían de paseo conConchita: «algunas tardes, las más de las veces tardes de invierno, tardes frías en que nuestro padre se había ausentado de casa, nuestra madre nos decía: ¿Vamos a la Alameda? Subiremos también a las Mártires.

Cuando iniciábamos el paseo, el sol, que en principio era amarillo invernal, poco a poco se tornaba turbio y frío. La niebla surgía por el cauce del Isuela a borbotones, envolviéndonos con su gélido vapor, y pronto nuestros alientos empezaban a condensarse con fuerza.

‑A ver quién me coge‑ decía de pronto, y emprendía veloz carrera. Muchas de las veces, para cogerla, teníamos que cercarla. Su velocidad era asombrosa. Era joven, sana y fuerte».

Cuatro

Ramón Acín y Conchita tuvieron dos hijas, Katia y Sol, dos niñas a las que amaron tanto como cualquiera de nosotros quiere a sus hijos. Ramón Acín inventaba para ellas historias en el teatrillo de cartón. Y sabemos que algunas mañanas, cuando todos aún dormían, Sol entraba en la habitación de sus padres y a pesar de los severos rostros de los Comuneros de Castilla, unos hombres barbudos que la miraban fijamente desde un cuadro colgado en la pared y de las estrellas de la guerrera que brillaban en el retrato del capitán Fermín Galán, ella se acercaba al oído de su padre y le cantaba, a boninico, como decimos en Aragón, María de la O hasta que Ramón Acín dejaba de fingir que dormía y la abrazaba.

Cinco

Ramón Acín
hizo las pajaritas del parque.

La infancia es nuestra auténtica patria. Los niños necesitan disponer de un territorio en el que se deposite la memoria de lo que son y de lo que han sido, un paisaje para recordar la luz, los aromas, los descubrimientos y a las personas que les acompañaron. Las pajaritas, Las pajaritas de Ramón Acín, se han convertido en un referente de la infancia de miles de niños, como recordaba Antonio Saura al pensar en su niñez en Huesca.

Las pajaritas de Ramón Acín son un símbolo compartido que nos identifica. Y este espacio que hoy se presenta renovado y hermoseado es un elemento que hace ciudad porque despierta el sentimiento ciudadano.

Atravieso este parque diariamente para ir a la antigua escuela de magisterio o a la sede del Museo Pedagógico de Aragón. He aprendido a conocer este oasis de árboles y pájaros, de silencios, de paseos y de fuentes que cambia en distintos momentos del día.

Algunas mañanas me detengo en este espacio dedicado a Las pajaritas diseñadas por Ramón Acín, un monumento que sobrevivió a la Guerra Civil y a los cuarenta años de dictadura del general Franco y me parece que estas pajaritas son, en realidad, dos pequeños caballos de Troya. Sólo bajo esta apariencia inocente pudieron sobrevivir a la destrucción de los símbolos y de las ideas. Las pajaritas han guardado celosamente el legado de Acín como el caballo de madera ocultaba el sueño de los griegos de tomar Troya. Ahora las pajaritas son un símbolo de la ciudad tolerante, abierta y universal.

Me gusta contemplar estas dos pajaritas blancas que se miran la una a la otra y que parecen sostener un diálogo permanente.

Los estudiantes se sorprenden cuando les invito a dejar las aulas de la Facultad para salir al parque. Y les cuento aquí, junto a Las pajaritas, la historia de Ramón Acín. Quiero que sepan que paseamos y soñamos por los mismos lugares donde Ramón Acín soñó y paseó y que damos las clases en las mismas aulas en las que revolotearon, como mariposas encendidas de amor y de compromiso, las palabras de ese hombre bueno.

Hoy sé que Ramón Acín, desde el paraíso laico donde vive para siempre, sonreirá al vernos aquí reunidos para recordarle, para celebrar que el ayuntamiento de Huesca ha cuidado y renovado este espacio para todos nosotros.

Texto sobre Ramón Acín en el blog de Antón Castro

Huesca, 16 de julio de 2010

Anuncios

11 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Marcos Callau
    Jul 17, 2010 @ 20:15:13

    Muy bonito y emotivo. Tengo ganas de visitar el parque.

    Responder

  2. Ybris
    Jul 18, 2010 @ 06:38:40

    Encantador el texto,
    Interesantísimo el personaje.

    Gracias. Besos.

    Responder

  3. entrenómadas
    Jul 18, 2010 @ 06:44:49

    Pues sí, Marcos. Se trata de un emotivo texto. Habrá que visitar el parque de las pajaritas.

    Ybris, el personaje era “un hombre esencialmente bueno”, inteligente, y muy adelantado a su época. Querido Ybris, sé lo mucho que te gustará saber de él. Intentaré buscarte más cosas.

    Un beso a los dos,

    Marta

    Responder

  4. Miguel Baquero
    Jul 18, 2010 @ 13:12:23

    No sabía quién era Ramón Acín pero me alegro de que me lo hayas descubierto y creo que la labor de poner pajaritas en un parque es una grn e importante labor digna de los mejores hombres, y lo digo completamente en serio

    Responder

  5. carmen
    Jul 18, 2010 @ 21:13:08

    Jo,me ha gustado un montón.Gracias por subirlo.
    Saludicos.

    Responder

  6. 39escalones
    Jul 19, 2010 @ 08:00:49

    Una maravilla de texto y de persona.
    Besos.

    Responder

  7. elbarzal
    Jul 19, 2010 @ 13:53:43

    Leí primero el texto en su blog, y ahora lo leo aquí. Placer doble. Víctor Juan también me ha contado a mí quién era Ramón Acín. Decir gracias cuando alguien te hace un descubrimiento así es decir muy poco. Yo tenía sólo una vaga idea sobre Ramon Acín y eso que es un refrente imprescindible, no sólo en nuestra historia reciente sino en nuestras vidas diarias. Al menos, para cualquier vida que se precie.
    Besos

    Responder

  8. Trackback: Noticias Argentinas
  9. el mas antiborbonico
    Abr 17, 2012 @ 11:29:38

    un heroe y martir de la libertad al igual que su mujer y cientos de personas mas que fueron asesinadas con ellos por los franquistas, que contaban con la colaboracion de esa lacra que representa el clero en este pais. !viva la Memoria Historica!

    Responder

  10. Eldha
    Ago 28, 2016 @ 13:22:06

    Por un motivo muy, muy especial, la noche del 25 de agosto del 2016 viajaba desde Huesca hacia Logroño por Ejea. Solo había estado en Huesca una noche de verano (va para 20 años) y sólo recordaba el casino. Era feliz conduciendo por esa carretera y saludando al planeta cuya movimiento nocturno vengo registrando desde primeros de Julio. Puse radio Aragón y oí su nombre: Ramón Acín… Casi tuve que parar de la emoción porque, de repente, se encendió la luz en una de las oscuras habitaciones del recuerdo vivo y aparecio todo lo que tenía olvidado… Todo eso que yo sabía que estaba porque alguien me lo hizo vivir hace mucho pero había olvidado… Luego, en mi habitación, abrí la puerta de tu blog, entré… y aquí estoy, abriendo puertas y más puestas como si estuviera en mi propia casa porque la siento así. Gracias por alojarme en tus palabras. No puedo expresar todo lo que significan ahora para mí y para cuantas personal comparten su vida conmigo.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

SubRED solidaria de Blogs en Internet, ¡UNETE!.

Anillo solidario

Entrenómadas en Flickr

Zaragoza Antitaurina 2013

Zaragoza Antitaurina 2013

Zaragoza Antitaurina 2013

Más fotos

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.819 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: