“Desmontando el falo”

La habitación 256, también llamada “La soledad del falo o desmontando el falo”, tiene una sorpresa. Esta habitación se encuentra en el Hotel Lanchesmer y ha sido estudiada por científicos y panaderos durante mucho tiempo. Hoy siguen sin saber la razón por la que un rígido y conversador  falo brota cual champiñón de la pared. Un falo sin género, sin testosterona, un falo que lejos de ser protagonista se convierte en instrumento de placer para l@s invitad@s del hotel. Quiero ser utilizado y no utilizar, susurra algunas noches. Dicen que funciona sin pilas.  En el hotel tienen la respuesta.

.

La foto es de Joel-Peter Witkin, fotógrafo norteamericano.

Anuncios

11 thoughts on ““Desmontando el falo”

  1. Me encanta, Marta. Estas cosas también habrá que sacarlas en la revista! Genial lo de los panaderos, sí. Y el falo agradecido con su rol de objeto, sin pretensiones de gobernar el mundo

  2. Se me pasó el otro post del hotel, será posible, y gracias al falo rígido y conversador lo he recuperado: qué falo más majo, así me gustan a mí rígidos y conversadores que no conservadores 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s