“Desmontando el falo”

La habitación 256, también llamada “La soledad del falo o desmontando el falo”, tiene una sorpresa. Esta habitación se encuentra en el Hotel Lanchesmer y ha sido estudiada por científicos y panaderos durante mucho tiempo. Hoy siguen sin saber la razón por la que un rígido y conversador  falo brota cual champiñón de la pared. Un falo sin género, sin testosterona, un falo que lejos de ser protagonista se convierte en instrumento de placer para l@s invitad@s del hotel. Quiero ser utilizado y no utilizar, susurra algunas noches. Dicen que funciona sin pilas.  En el hotel tienen la respuesta.

.

La foto es de Joel-Peter Witkin, fotógrafo norteamericano.