La leyenda del Santo Bebedor

Hace unas semanas reabrieron el Teatro del Mercado en Zaragoza. Siempre es una buena noticia que abran un Teatro. ¡Suena tan bien! Haced el favor de espabilaros, salid de casa y acudid al teatro, con calor, con crisis, con lo que sea. El Teatro es vida. Que empiece el espectáculo.

La leyenda del Santo Bebedor

Teatro del Mercado- Plaza Santo Domingo

Del 7 al 11 de Julio

miércoles, jueves, viernes y sábado a las 9 de la noche

Domingo, a las 8 de la tarde


Adaptación músico-teatral del relato de Joseph Roth .
Denos dios a todos nosotros, bebedores, tan hermosa y liviana muerte”

La leyenda del Santo Bebedor es una fábula poética, sencilla y enigmática a un tiempo, profundamente humana, de un autor hoy redescubierto como uno de los más extraordinarios narradores del siglo XX. Andreas Kartak, en parte “alter ego” del propio Roth, es un clochard que un día bajo los puentes del Sena recibe de un desconocido una importante suma de dinero, que deberá restituir, cuando él pueda, bajo la estatua de Santa Teresa de Lisieux. Desde es e momento la vida del vagabundo es un continuo acercarse y perderse en el camino hacia su imposible compromiso. Desviado una y otra vez por mujeres casualmente reencontradas, por innumerables absentas, por viejos amigos reaparecidos, jamás conseguirá cumplir su palabra y su único deseo. Una parábola tierna ,y lúcida y un canto a esos seres cobijados tan solo por el azul del cielo, abrazados únicamente al vino y al recuerdo, ajenos a toda sociedad , generosos hacia el destino y al azar de sus trémulos pasos.

En la adaptación teatral, Alfonso Desentre encarna a un vagabundo que, acompañado de un grupo de músicos transeúntes narra al público que se acerca a escucharles La leyenda del Santo Bebedor, con el objeto de recaudar la suma que Andreas Kartak nunca consiguió devolver.

Joseph Roth, oficial del ejercito austrohúngaro, ucraniano, judío,  escritor , periodista y gran bebedor, es hoy considerado uno de los mayores exponentes de la narrativa del pasado siglo. Autor entre otras novelas de “La filial del infierno en la Tierra”. “Escritos desde la emigración”,” La marcha Radetzy”, o” La rebelión”. Ejerció el periodismo en Viena y Berlín hasta que el ascenso del nazismo le forzó al exilio. Acabó su vida en parís donde continuó su escritura llevando una vida de pobreza. Murió en 1939 consumido por el alcoholismo. La leyenda del Santo Bebedor es considerada como su testamento literario.

 

 

Alfonso Desentre es un actor de gran versatilidad y una inusual fuerza escénica. Con más de veinte años de trayectoria profesional y una amplia formación tanto teatral como en otros ámbitos como la danza , la filología o el lenguaje audiovisual. Ha participado en más de treinta espectáculos en su mayoría como protagonista, en varias series de TV , en diversos largometrajes y en numerosos cortometrajes también como protagonista oantagonista principal. Ha recibido recientemente el premio al mejor actor “ Paco Rabal” en el festival SCIFE. Actor fundador de la compañía Teatro del Alba. Actor y director de Teatro Imaginario. Fundador de la sala Teatro de la Estación. Director de la academia teatral La Sala actividades artísticas. Al margen de su trayectoria en cine y teatro, trabaja en diversos spots publicitarios como actor único, ha doblado más de un centenar de largometrajes prestando su voz a actores como Robert Mitchum, Joseph Cotten, o Danny de Vito entre otros muchos, y ha presentado y conducido importantes eventos en directo . Con La leyenda del Santo Bebedor regresa a la escena tras varios años dedicado a sus responsabilidades como director de programación escénica de la pasada Exposición Internacional 2008.

 

Versión , dirección y puesta en escena: Alfonso Desentre. Actor: Alfonso Desentre. Colaboración actriz: María José Pardo. Flauta: Mihail Karol Shkil Porozhniy. Violín: Mars Yamalov. Contabajo: Serguei Shkil Porozhniy /Ionel Ene Acordeón: Vestuario: Gema Moreno. Iluminacion : Antonio Garza
Produce : Teatro Imaginario S.C. www.teatroimaginario.net

Hotel Lanchesmer

Hotel Lanchesmer

El hotel Lanchesmer siempre decide
quién puede alojarse en sus habitaciones
y quién no debe acceder más allá del hall.

Hay mujeres que sueñan con perderse
entre las sábanas de la 222.
Dicen que en su cama de terciopelo líquido
el punto G se ilumina como un neón hambriento
devorando de placer a los amantes
y que sus gemidos estallan en un agudo capaz de dejar
ronca a la mejor soprano.

Pero no todo es placer en el Hotel Lanchesmer.
Cuenta la leyenda que cien hombres maduros
con aroma de seis cifras entraron una noche
clandestinamente y desaparecieron.

En noches de luna llena
se les oye golpear las puertas
y gritar desesperados que nunca más
volverán a lamer el sexo albino y primerizo
de ninguna Lolita,
que no regarán whisky helado
ni esnifarán comida blanca,
sobre sus pubis rizados, arrogantes y náufragos.

Me han contratado
como contrabandista de contratos
en el hotel Lanchesmer.

A punto estoy de probar la habitación 222.
O de liberar a los maduros inmaduros
que entraron clandestinamente.
To be or not to be. Lanchesmer, 2010.

-.

PD: No se da más información del hotel en este blog 🙂 Poema de Marta Navarro, contrabandista de hoteles.

Toda la poesía de Yeats

Tomado del blog de  innisfree1916

W. B. Yeats, Poesía reunida (trad.: Antonio Rivero Taravillo) (Pre-Textos, 2010): 828 págs., 42 euros.

Pues sí, acaba de aparecer por primera vez traducida al español la obra poética completa del primer Premio Nobel irlandés, William B. Yeats, fruto del esfuerzo de la editorial Pre-Textos y del traductor afincado en Sevilla Antonio Rivero Taravillo.

Como decía Manuel de la Fuente en el ABC Cultural, buena parte de la obra de Yeats ha sido publicada en buenas antologías y notables traducciones, pero por fin llega la «Poesía reunida» del autor de «La escalera de caracol», en cuidadísima edición y traducción de Antonio Rivero Taravillo (traductor de Keats, Shakespeare y Milton, entre otros) en la Editorial Pre-Textos. Con esta publicación, se puede por fin tener una visión total y global de la ingente, variada y polifacética obra de unos de los más altos poetas de la literatura contemporánea.

El capitán Sigue leyendo «Toda la poesía de Yeats»

El Rocío del terror

El Rocío se salda con veintitrés caballos muertos

Según las cifras del Plan Romero, coordinado por la Consejería andaluza de Gobernación, veintitrés caballos resultaron muertos por agotamiento, inanición o maltrato, según informan fuentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil.

En la mayoría de los casos, los caballos que peregrinan a la aldea almonteña no están preparados. “Se pasan todo el año en una cuadra, sin entrenamiento, y ahí son sometidos a un ejercicio brutal durante una semana entera sin ningún cuidado, sin darles de comer, sin hidratarlos, sin bajarse de ellos durante horas y horas o atándolos al sol”, añaden.

El colectivo, ubicado en Málaga, ofreció a los responsables del Plan Romero una colaboración gratuita, para evitar este tipo de situaciones, a través de los vet-gates (puntos de control donde los animales son revisados por veterinarios y son retenidos si no están en condiciones de seguir).

En algunos casos, la “dejadez” se convierte en maltrato intencionado, como han comprobado los agentes del Seprona: “Hemos pillado a individuos apaleando a sus caballos, sin conocimiento”. La Ley andaluza de Protección Animal, en vigor desde 2003, tipifica como infracción muy grave el abandono o el maltrato de animales que les cause invalidez o muerte. Las multas oscilan entre los 2.000 y los 30.000 euros.

Los últimos rebeldes

Tomado de la excelente web “MediterráneoSur”. Texto de ILya U. Topper

Ali Amar con Le JournalUna ventana que se va cerrando inexorablemente. Ésta es la sensación que tienen muchos periodistas de Marruecos al contemplar el panorama. Los últimos golpes contra la libertad de prensa han extendido un manto de pesimismo sobre la profesión.

Caen como fichas de dominó. Una revista cerrada, un diario asfixiado, dos radios suspendidas, multas millonarias a diestra y siniestra, varios reporteros con un pie en la cárcel o con ambos… La prensa de Marruecos vive sus días más negros, los peores de la década, y no se ve ninguna luz en el horizonte.

El último caso es el del periodista Ali Amar, 43 años, cofundador del semanario Le Journal y hoy sentado en el banquillo por el supuesto robo de un ordenador. Detenido a las 5:45 de la mañana del 4 de junio pasado Sigue leyendo «Los últimos rebeldes»

L’Osservatore Romano llega a Zaragoza

Igual que no debe haber pilotos de avión con vértigo, o vampiros al cuidado de bancos de sangre, tampoco debería haber críticos literarios con amnesia literaria, manías de largo recorrido y pajas políticas como dragones.  Un jueves más una página literaria me ha vuelto a morder. En esta ocasión era un artículo que hablaba sobre una biografía de Saramago, en realidad, hablaba de todo menos de Saramago.  El crítico hablaba de sí mismo, de sus prejuicios, de sus obsesiones anti-izquierdistas y de lo que le gusta o lo que le disgusta, como siempre. Pero qué pesado. Y ya van veinte reseñas, reseñas como fotocopias, como compresas de ira y rabia, como granos de pus o  pseudorrebeldia de metacrilato.   Esto pasa en Zaragoza, en sus periódicos, en sus Heraldos, en sus ranchos…

Empiezo a considerarme afortunada. Leo a gente con la que no compartiría ni una aceituna si tuviera ocasión, autores con los que discrepo en temas sociales o políticos, pero a los que adoro, respeto y valoro como escritor@s.  De derechas, de izquierdas, de Júpiter o de Juslibol. La literatura está por encima de manías y bisoñeces y, si encima se escribe sobre ello, con más razón.

Me lo han dicho mil veces, no publiques esto, no lo hagas, pero  el mordisco llegó al centro de gravedad permanente, justo el que hace que varíe lo que pienso de las cosas, de la gente.  Y es que hablaban de Saramago y eso duele, jode y  vuelve a doler.

Hasta siempre, Ada

He necesitado una semana para poder subir este post. Y necesitaré más para mitigar  el dolor por la ausencia de Ada, mi perra. Llegó a nuestras vidas hace doce años, envuelta en un abandono y mil tristezas, pero  nada más llegar a casa empezó a bailotear y a hacer todo tipo de movimientos graciosos, en un desesperado intento por resultar agradable, por ser acogida.  No hacía falta tanto esfuerzo, Ada, los afortunados hemos sido nosotros por tenerte a nuestro lado.  Entendimos tu obsesión por destrozar zapatos, calcetines y bragas, en especial las de puntilla. Comprendimos que había que alejarse de curas con sotanas y policías con uniforme, por alguna razón les ladrabas de manera lobezna. Nos entendimos siempre bien, muy bien.  Nadie en la vida se ha alegrado tanto al verme como tú. Diez veces podía entrar a casa y siempre me saludabas con saltos y alegrías varias. Has soportado estoicamente el repaso de textos y aullabas en color azul cuando un poema te gustaba. Si, por el contrario, el poema no era bueno, sabías como nadie hacerlo añicos.

Gracias por haber estado con nosotros, por dedicarnos tu tiempo, tu olfato salvaje y tu intuición interplanetaria. Gracias por saber lo bien y lo mal que estábamos sólo con mirarnos. Gracias por tantos años de amor en común. La casa está vacía, primero se fue Estrella, ahora tú.  En dos meses,  las dos rubias os habéis ido.  Sólo quiero decir que os quiero y os querré toda la vida.  Hasta siempre, Ada.

Mercado de palabras

Estaría bien que en cada barrio hubiera una tienda de palabras, al igual que se vende pan o fruta. Póngame una docena de palabras rellenas de emoción y un pastel de silabas agridulces, please. Algo así dice el periodista Gorka Andraka y tiene razón. Ahora que abundan las frases huecas, la prostitución del lenguaje, el metacrilato en su contenido.  Una artesanía popular de las palabras estaría bien, muy bien, absolutamente esencial y nutritivo. Yo elijo  para mi take-away las palabras vida y canela. Me las llevo a casa para degustarlas.

Apuntes para el final de una jornada

Para Patricia


Apuntes para el final de una jornada

Ahora que la nada ha dejado atrás
su legado de ceniza muda,
la vida avanza hacia nosotros
y nos envuelve en rizados aromas de canela.
Hemos llegado ilesos a la meta,
tal vez la noche deje ya de apuntarnos
en su lista de desaparecidos.
Ahora el miedo es sólo una libreta azul
llena de apuntes para el final de una jornada.

……………….