Metacrilato mental

Mi primer libro lo publicó un editor taurino empedernido.  Una semana antes de que Aranguren decidiera publicarme yo le había dejado un comentario incendiario antitaurino en su blog. De esos sin filtro ni monsergas.  A día de hoy tengo una relación estupenda con mi editor y hablamos y discutimos libremente del tema.

La  segunda publicación, en realidad la tercera, vendrá de la mano de un editor amante de la caza, algo que yo detesto y que él sabe perfectamente.  También sin filtro alguno le digo lo que pienso.  Ambos me han demostrado un respeto que agradezco mucho, todo lo contrario a algunas otras personas que bien por soberbia o por exceso de metacrilato mental confunden las opiniones personales con ataques personales.  Y esto siempre genera mal rollo.  A mí no, a mí me da igual. El retrato se lo hace cada uno, en blanco y negro, a colores o en tonos caguerilla.   Para todo hay.

La fotografía es de Chema Madoz.

Anuncios

4 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. migramundo
    May 24, 2010 @ 20:15:21

    Ya sabes que la vida te da sorpresas. Seguramente porque las personas somos sorprendentes. Pese a nuestra estupidez. O quizá por eso. “Francamente, querida, también me da igual” (De Reth Buttler a Scarlata O’Hara). K.

    Responder

  2. 39escalones
    May 25, 2010 @ 09:09:17

    Da gusto encontrar gente con la que discrepar sin perder las formas ni la amistad. En los tiempos que corren, y vistos los modelos que se venden, por ejemplo, en la política y en la televisión (si es que no son lo mismo9, no es poco.
    Besos

    Responder

  3. mayusta
    May 26, 2010 @ 11:21:24

    ¡Bravo por los textos, las fotos…por todo! Ah y estás preciosa “sin sombrero”, jajaja…Besos en cinemascope, technicolor y sonido estereofónico.

    Responder

  4. franciscoaranguren
    Jun 08, 2010 @ 00:23:58

    Sorpresa, tu nuevo libro.Espero que me tengas al día. Enhorabuena. No soy cazador. Pero lo fue Delibes, y lo es Arriaga. En la caza está -dicen los que cazan- el último reducto en que el hombre vuelve a ese estado natural del que lo sacó la cultura, uno forma parte de ese ritual de caza en que se mezclan el sudor y la sangre. Hoy ví en la librería un libro -Sentimiento taurino o algo parecido- con textos de escritores y otros artistas sobre lo eso que sienten en la plaza. En su origen fue una fiesta, una fiesta de carniceros, probablemente. Pero hoy ha trascendido a eso. El otro día en tv ví un documental sobre gladiadores y pensé que quizás algunos de los que morían eran aplaudidos en el “arrastre” y quizás con la emoción del que dice: qué buen gladiador ha sido. Hacer frente a la muerte, todos lo hacemos. Pero cómo. Y el torero no tiene todas las ventajas. Es tan incomprensible como arriegar la vida por hacer 14 cuatromiles. Pero quizás esos hombre y mujeres que escalan, que cazan, que torean, experimentan en esos lances más que en ningún otro momento, la grandeza de la vida, el sentido de estar aquí sobre la faz de la tierra. No sé, es complicado: es un sentimiento y o se experimenta o no se puede relatar. Un beso fuerte.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

SubRED solidaria de Blogs en Internet, ¡UNETE!.

Anillo solidario

Entrenómadas en Flickr

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.879 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: