Mi Jorge preferido: George Bernard Shaw

George Bernard Shaw es el único escritor que ha obtenido el  Nobel y un Oscar.   Recibió el Premio Nobel de Literatura en 1925 y el  Oscar al mejor guión en 1938. Un irlandés muy peculiar por el que siempre he tenido predilección.  George Bernard Shaw fue vegetariano convencido, precursor del nudismo,  feminista, miembro de la Sociedad Fabiana, amigo de Michael Collins y firme anti-viviseccionista, así como antagonista de los deportes crueles. Bernard Shaw solía decir: «Un hombre de mi intensidad espiritual no come cadáveres». También fue concejal en el distrito de St. Pancras.  Dios mío, pero ¡qué suerte tener un concejal como Bernard Shaw! Una de las características de las obras de teatro de Shaw es la larga introducción que las acompaña. En estos ensayos introductorios, Shaw solía dar siempre su opinión sobre temas polémicos. En mi opinión son introducciones excelentes.

Los miembros de la Sociedad Fabiana a la que Bernard Shaw pertenecía eran partidarios de la propiedad pública de los medios de producción para acabar con el desorden económico y los abusos provocados por el capitalismo. También deseaban la extensión de la sanidad y la educación gratuitas para todos los ciudadanos, así como la regulación detallada de las condiciones de trabajo para acabar con la lacra de la explotación infantil y los accidentes de trabajo. Además del Nobel irlandés, fueron miembros destacados de la Sociedad Fabiana el escritor H.G. Wells, la anarquista Charlotte Wilson o la feminista Emmeline Pankhurst. Los fundadores fueron  Sidney Webb y Beatrice Webb.

Hace unos años me alojé en un hotel en Dublín que había sido la vivienda de G. B. Shaw durante mucho tiempo. En el Hall se pueden ver sus retratos y algunos objetos personales. Abundan las cortinas de terciopelo y la madera oscura en los pasillos. Tiene un pequeño jardín interior que sirve de pub. En el otro extremo de la ciudad se encuentra su casa natal. Sencilla y hermosa.

Hoy es San Jorge y yo no hago nada más que pensar en este Jorge, inteligente, visionario, magnífico, el gran George Bernard Shaw, en lo mucho que he disfrutado leyendo sus obras, su vida, su respeto a los animales.

Este es el cobertizo o cabaña que se hizo construir y donde escribía, donde trabajaba.

Durante un viaje a Nueva Zelanda en 1934.

Viva San Jorge y Viva George Bernard Shaw!!!