De piscis y ciudades

Como pez fuera del agua. A veces los piscis que habitamos las ciudades disimulamos mal nuestra condición líquida. Sabemos movernos  con dignidad por un espacio al que no pertenecemos, pero habitamos las ciudades como si fueran una pecera. La recorremos una y otra vez aleteando contra el cristal de los días, pero al final siempre que podemos nos escapamos al mar, a los ríos, a  los espacios líquidos. Eso es lo que voy hacer yo. A  ver si recupero así las agallas perdidas.
Subo este cuadro de Arthur Berzinsh que siempre me acompaña y que me gusta mucho. Me siento cómoda entre sus acertijos, volúmenes y formas coloristas. Deseadme suerte. Hablar en público me incomoda mucho. Nos vemos en un rato.

Anuncios

20 thoughts on “De piscis y ciudades

  1. Mucha suerte y mucha” TILA”.Que te vaya muy bien,ESTOY SEGURA DE QUE ASÍ SERÁ.
    Hasta prontico.
    Saludicos.

    PISCIS,PISCIS,PISCIS………….LO MEJOR.

  2. A mí las ciudades me agobian mucho, sobre todo si son grandes. Como buen Piscis siempre voy a refugiarme al mar, a los ríos, a los lagos…también a las montañas, los bosques y los valles. En definitiva, a la Naturaleza. En cualquier caso, no se si sabes que hay algunas ciudades asociadas al signo de Piscis, como Alejandría y Sevilla.
    Como aún conservo cierta timidez, no tengo afán de protagonismo y siempre quiero pasar desapercibido, hablar en público se me da muy mal, aunque por mi trabajo tenga que estar cara a él. Así pues, según parece estar detrás de un atril y delante da las cámaras no es lo nuestro. Suerte.

  3. Pues otro Piscis que tiene sus reparos a hablar en público (aunque menudo máster que estoy haciendo últimamente en eso…); eso sí, yo de mares y ríos, lo justo. Para ser Piscis, soy más bien de secano, tierra adentro y urbanita. Será que de todos los Piscis me ha tocado ser el besugo…
    Besos.

    PS. ¿Recibes mis emails, hija? Porque no sé nada de ti…

  4. Carmen, mañana una tila en transfusión. Good idea!

    Runaway, echo de menos las montañas también, pero el mar es una necesidad. Soy maniática total y los lagos me gustan pero me intranquilizan mucho. Ya ves, rarezas no me faltan. Océanos y mares para alguien de secano. En fin…

    Alfredo, la parte asturiana debes sacarla más al aire. Y no he recibido ningún correo tuyo, hermoso. Intento llamarte.

    Besos,

    Marta

  5. Disfruta del mar, déjate llevar por su magia y contempla el movimiento, siente la arena bajo los pies descalzos y vive.

    Feliz desconexión urbana, te esperaremos.

    Besos con sabor a sal.

  6. tu precioso texto me ha recordado a untema que le hizo sabina a Ana belén:Peces de ciudad…¿lo has escuchado? Ahora cada vez que lo oiga me acordaré de ti y de este magnífico cuadro.Besos, pececilla.

  7. Aquí otro Piscis al que tampoco gusta demasiado hablar en público, aunque el oficio obliga y últimamente no es que le esté cogiendo gustillo, pero casi. Creo que llego tarde para desearte suerte, pero, por si acaso: MUCHA SUERTE. Yo en mi caso soy casi un Piscis sumergido, porque vivo en una ciudad casi-isla batida por la espuma por tierra, mar y aire.
    Un beso!

  8. ¡Ay!, llego tarde, llego tarde…(¿?), si, me temo que estos días llego tarde a casi todo. Ya perdonarás.
    ¿Ha ido bien?, bah, seguro que sí. Después de oirte aquel día en la presentación de “Las Islas” no tengo la menor duda.
    Lo que de verdad hace falta es que vuelvas con las agallas fresquitas y bien coloradotas.
    Besisísimos.

  9. De llegar tarde…ni hablar. Tenia rato sin pasarme por tu blog. Pero como siempre, me encuentro con agradables sorpresas. Un cuadro precioso y un texto mejor. Debe ser que me tocan más las palabras que las imágenes. O mejor dicho las imágenes hechas de palabras. Un abrazo, pececita…

  10. ¡Marta, que sé que has vuelto, que he visto que comentabas por ahí! Bienretornada de dondequiera que hayas estado… ¡A que todo ha ido bien, a que sí!

  11. Muchas, muchas gracias a tod@s. Casi he terminado lo que debía terminar. El problema es que ahora no sé por dónde tirar, si al norte o al sur del sur. Las escamas las voy tapando con la ropa, las mentales siguen saliendo a la superficie en cuanto pueden. Me gusta salir de casa pero también volver, sobre todo si me encuentro comentarios tan cálidos. Leyéndoos me parece que vivo en una isla caribeña sin dictadores pero con muchos cocoteros.

    Besos a tod@s,

    Marta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s