Poesía con mayúscula

Yo creo que los libros y la música se deberían leer y escuchar sin saber quién es su autor o autora y sólo al final desvelar el misterio.  Algo así como comer con los ojos cerrados para poder degustar los sabores y los aromas aún mejor.

Cuando leo estos versos me quedo enredada en ellos un buen rato. Son como pequeños diamantes atravesando las páginas de un libro. No diré de quién son hasta el final del post, aunque os  informo de que se trata de una escritora aragonesa que muchos de vosotros conocéis. No hagáis trampas y esperad a leer un poco más abajo el nombre.

Mis versos preferidos son:
Hay tejados sobre los que estalla la guerra cuando llueve.
No es mi sombra muy larga. Camina tras de mí dos o tres pasos.
La ciudad antigua repta por mis costillas.

Estampa

Dejo que el sol benigno de esta mañana llegue y me reconozca
entre los rascacielos y los postes eléctricos y los viejos solares
del casco antiguo de la ciudad. Que me siga por las calles abarrotadas de gente a la que conozco y puedo saludar.
Sobre la desesperación. Que me encuentre a mí sola y a nadie más: mi piel delimitada en mí.
Dan ganas de quitarse la ropa, de tenderse en cualquier
parterre de esta acera y descansar.

Bien, ahora ya desvelo a su autora, es Luisa Miñana y pertenece al libro “Las esquinas de la luna”. Una joya de poemario que reseñó muy bien Francisco Aranguren. El libro está editado por “Eclipsados”. Lo único que no me agrada es la forma en que han sido cortados algunos poemas al ser publicados. Cada vez que leo este poemario descubro algo nuevo y cuando lo termino sé que pronto volveré a leerlo para viajar nuevamente entre versos de delicado tallaje. Si no lo habéis leído, hacedlo ya. Es un libro exquisito.

Y ahora un poco más de este libro.

Vida de hotel

Si fuera una película, diría que he pasado toda la vida encerrada en esa habitación de hotel y en una sola tarde, como si hubiera sido la misma procesión de veranos e inviernos golpeando sin pausa el terco filo de los acantilados del que cuelgo.

Las campanas de San Antonio sonaban sobre el mar de la isla de Ibiza. Yo contaba las olas bajo las influencias de Sartre, de Merleau-Ponty, de Cristo, de Marx. Sin pestañear. Aún no tenía tiempo acumulado y, antes de conocer a Heráclito, el mar ya me enseñó todo lo que debía saber. Por eso, desestimé después a Hegel, por tramposo: aún no tenía mi cuerpo formas de mujer y ya te habías ido.

He caminado hacia mí misma toda la larga tarde de este verano sin final a la vista. Lo que compré en los mercadillos y en las tiendas de moda ya no lo tengo. Coqueteé con la utopía de buen grado y también amé versos y a hombres que temían los desastres y que hablaban de más, hombres que no callaban ante el mar ni ante mi cuerpo. Comí versos si no había otra cosa. Como versos.

Oigo mis propios pasos acercándose a mí por el camino que conduce desde el acantilado hasta el hotel: Starway to Heaven, starway to, star, ojála que las constelaciones no tuvieran siempre etiquetas de ron y de ginebra, que no fueran mentira ni tan viejas, que fueran una cama y tu nombre y tus manos en esa habitación de la que nunca hasta hoy había salido.

Me he instalado en el faro, por fin. Por lo que haya de suceder. Ahora cuanto pienso puedo comprarlo en Internet, vale un click. Me he acostumbrado a no tener razón. Sin pestañear. Esta tarde no acabará nunca, ni el verano, ni el nivel del mar rebosará tanto como para que no respire el acantilado ni un poco la esperanza donde balancearse.

Y todavía me pregunto cómo he podido pasar toda la tarde sin un beso en los labios.

.

Tre metri sopra il cielo

En Palermo,entre los Quattro Canti y Ballaró he perdido el rastro de tus ojos. Hay demasiada gente quizás y una penumbra indecisa cubre el abecedario: no me sirve el lenguaje para explicarte por qué no puedo hoy llegar al centro del mercado, al centro de todas las transacciones, y llevarte conmigo. Los vendedores atruenan como las Erinias, — no voy a comprar nada, no veo

Ballaró es el laberinto, la red de redes, tiendas de nómadas anudadas, y tú eres uno y  todos, lo que conozco y lo que me sorprenderá: esa mirada que he perseguido porque, al descubrirme, ella me ha desnudado en un microsegundo, me ha prometido la travesía de un desierto como un vino, un viaje a otra estrella de la que no sé el nombre y menos aún las coordenadas- (me hubiera gustado una vida de ciencia ficción),- la alegría y el dolor del extravío

en Palermo

debo mejor caminar hacia el mar, hasta la playa donde los jóvenes se aman contra el casco de los petroleros y escriben en el suelo del paseo marítimo io e te tre metri sopra il cielo y lo escriben en los bancos de hormigón sobre los que también se aman, no importa la hora del día, en letras mayúsculas rojas muy grandes que se ven desde el aire cuando hacen los aviones sus maniobras de aproximación

así que ven Y ámame con tus ojos enganchados a esta bandera de conveniencia que te ofrezco: me has seguido el rastro hasta el mar como un perro. Enfundado en cuero, haciéndote notar sobre tu Kawasaki, sobre tu mendicante chulería. Y sé que cumplirás tu parte de la historia. Nos conviene mejor la orilla, las palabras que no pronunciaremos. No indagar en la arqueología. Te pido una luna sobre el puerto. Puedo contigo permitirme ese capricho de romántica pasada de moda, como en un anuncio de televisión. Es Palermo.


Anuncios

19 thoughts on “Poesía con mayúscula

  1. Eres la maga de la oportunidad.
    Muchísimas gracias, querida amiga: que todo el mundo sepa que eres una amiga de tono mayor. Y que, igualmente y a pesar de la amistad tanto como por ella, agradezco tus palabras muchísimo.
    Besos absolutamente ruborizados, lo digo en serio.

  2. Ese libro es excepcional. Hace meses que lo disfrutamos y cada vez crece y crece. Luisa aúna sensibilidad, ternura, belleza y sabiduría poética para crear una obra que marca los sentidos y perdurará en el tiempo.
    Besos.

  3. Precioso Marta.Lo leeré,pero antes tengo pendiente otro y no puedo leer este antes.
    A ver si esta semana es más benévola conmigo y me deja dedicar un poco de tiempo a tareas pendientes desde hace ya demasiado.
    Saludicos .

  4. “ESTAMPA”… “mis esquinas” se abren siempre por esa página.
    Luisa siempre consigue encandilar, transportar. Ella sabe manejar bien las palabras…y los sentimientos que las inundan.
    Es un tesoro.

  5. Totalmente de acuerdo contigo, Marta, … y con Yusta, …y con todos.
    No hay en “Las Esquinas de la Luna” ni un sólo poema que te deje inmune. Todos tienen luz propia.

    Besos.

    Loli

  6. Hice más de seiscientos kilómetros sólo por conseguir el libro y que me lo firmara Luisa.
    Ahora el libro ha dejado casi toda la tinta de la portada entre mis dedos y hasta las entrelíneas de sus versos en las más hondas esquinas de la luna que siempre se me refleja muy en el fondo cuando lo leo.
    Con el tuyo de las islas me pasa igual.
    Debe de ser que los poemas toman su verdadera dimensión cuando los lees como quien mira los ojos que ya nunca serán ajenos.

    Besos a las dos.

  7. Yo opino del mismo modo que tú. Si el arte está más relacionado con el sentimiento que con la razón, un exceso de información puede normalmente viiciar nuestro reconocimiento hacia lo que, sin ella, nos haría solamente sentir.

  8. Jeje, la he reconocido. No sé qué calificativo dar a sus poemas, no soy precisamente experta, pero los calificaría de sublimes, parece que te transporten……
    A mí me gustan todo, pero este en especial: “La modelo habla por teléfono con el fotógrafo”.
    Un abrazo

  9. Bravo Luisa.Poeta con mayúsculas.mujer excelente…Desde que te leo me has aportado mucho, mucho.Tengo ganas de verte en zaragoza ese 20 de marzo.Un beso a las dos , Marta y Luisa mis mañas preferidas.

  10. Ay, yo no la había reconocido, no… Qué desastre soy para la poesía y qué rabia me da. Tengo que ponerme las pilas. Madre, lo que me estoy perdiendo…

  11. Pues yo os doy la razón a tod@s, es un libro precioso que merece la pena ser leído.
    Gracias a Luisa Miñana por escribirlo y a tod@s por vuestros comentarios. Así da gusto subir posts, chic@s.

    Besos,

    Marta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s