Sirenas

Para Aldabra

Me gustan las sirenas, pero no todas las imágenes que las representan. No soporto las sirenas remilgadas, las que te miran con cara de ladrillo mustio o las que pintan con gesto de vampiresas. Imagino que cada cual las ve de forma muy particular y proyecta parte de sus sueños y deseos sobre esos cuerpos misteriosos y excitantes.  Las sirenas son poderosas y atractivas, pero pocas veces se refleja en los cuadros ese magnetismo.

Hoy subo una sirena que me gusta mucho y que no podía ser de nadie más que de Colette Calascione.

Desde Sevilla el comentario de Francisco Aranguren sobre las sirenas. ¡¡Me ha encantado!!

  1. Las sirenas se adueñan de las islas, con su doble cola. Su pasión es cantar, pero sobre todo seducir con el canto. Seducir con el canto, como los poetas, que quieren ser amados en su canción. Y cuando un hombre escucha el poema se vuelve loco, porque el poema le habla de su vida, le revela otra vida posible, la vida de las sirenas en el mar. En las aguas del Ebro, los poetas lanzan sus canciones y los que pasan el puente se quedan con esa melodía y vuelven siempre a Zaragoza, para recordar las islas que soñaron.