Ricardo III y yo, un asunto muy personal.

Muy personal

Ahora, el invierno de nuestro descontento se ha transformado en glorioso verano bajo este sol de York… (Ricardo III,  de  William Shakespeare.  Acto primero. Primera escena).

Necesito una clínica de desintoxicación muy específica. Veo a Ricardo III por todas partes.  Siempre hay un Ricardo III aguardando en la esquina de mi calle, en la verdulería, en la biblioteca, incluso en la presentaciones de libros, en las sesiones poéticas, a veces hasta entre mis compas animalistas. Si pudiera me querellaría contra William. Le diría que es culpable de crearme un trauma ricardiano.  La cumbre de Copenhague estaba llena de Ricardos III, sólo que éstos eran imbéciles. Ricardo no lo era, malvado sí, imbécil no.
Incluso a mi peluquero le veo parecido con el Monarca de York. Mi reino por unas tijeras, creo que me dijo ayer, mientras me cortaba rizo tras rizo. Lo hacía como si fuera una venganza.  Por cierto, os recomiendo una película que dirigió Al Pacino, Se titula Looking for Richard”, La  hizo para curarse de su obsesión ricardiana. Fantástica en versión original. Buenísima. Yo me estoy curando con ella, a ratos, un poco, a veces….

Mi reino por un caballo, el curro, este sol de York, comprar, el descontento, la prensa, glorioso verano, la nieve, el invierno, Copenhague y sus apéndices, este sol de York zaragozano.

.

Anuncios

8 thoughts on “Ricardo III y yo, un asunto muy personal.

  1. A mí me pasa con algún que otro personaje, por ejemplo siempre veo a CHuck Norris cuando escucho a un machista por la tele.

    Me he reído leyéndote. Haces literatura aunque no quieras. Un beso y gracias por los textos que nos has preparado. Son magníficos.

    Rosa

  2. Hola, Marta,
    es verdad siempre hay un tirano, un soberbias o un tergiversador rondando nuestras vidas. SHakespeare definió muy bien el personaje. MI tesis fue sobre esto, así que me encanta encontrarme con este psicoanálisis bloguero. Muy bueno.

    Un abrazo

    Josep

  3. A mí me pasa lo mismo con Norman Bates, fíjate tú. Y ni siquiera tengo un “Looking for Norman” para curarme… Anoche me encargué en la teletienda un juego de cuchillos coreanos, ¿es grave, do you think?
    Besos.

  4. Rosa, yo detesto algunas bañeras de hotel, me recuerdan a la escena de psicosis.

    Josep, no sé si es tan bueno como a mí me lo parece, es un personaje tremendo.

    Alfredo, esos cuchillos me dan miedo, igual que Norman Bates. Calla, calla.

    Dana, desvarío personal pero transferible. Esto de ir en bus hace que escriba en una libreta que luego subo al blog. El sol de York zaragozana se ha llenado de nieve.

    Besos,

    Marta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s