“La fiesta itinerante”, de Miguel Serrano

Para Alfredo Moreno

Texto publicado en la revista “El Duende”

Miguel Serrano Larraz ha publicado en 2009, “Órbita”, en la editorial Candaya, así como la traducción de Belle and Sebastian. Una historia de rock moderno, para la editorial Metropolitan. Nos comenta sobre la fiesta más divertida que recuerda: “el día 22 de cada mes, desde hace cuatro años, me reúno a cenar con unos amigos en una fonda del casco viejo de Zaragoza (Fonda la Peña, se llama). Es una maravillosa fiesta discontinua”. Esta es su visión de nuestra fiesta imaginaria.

Entrad en la fiesta que nos ofrece Miguel Serrano y disfrutad de ella.

La fiesta itinerante

Es una fiesta irrealizable, y también la única fiesta posible. La fiesta transportable, la fiesta portátil. Irá contigo, con vosotros, allá donde vayas, allá donde vayáis. Prueba: estira el brazo, donde quiera que estés, y darás con un camarero que sostiene una bandeja con el mejor champán del universo conocido. El camarero, además, es tu amigo. Tu mejor amigo. El centro de la fiesta, su núcleo, está en todas partes, como el centro de la esfera de Pascal. Porque la fiesta es el mundo y tú eres el centro de la fiesta, y tuyos son los invitados que caminan por ella y son felices. Deja la copa donde quieras, vuelve a la pista de baile. Diviértete. Habla con los invitados. Todos están a tu alcance, sólo tienes que tocar su hombro y aquel o aquella al que hayas elegido se girará con una sonrisa y te agradecerá la confianza y la intimidad. Procura que la conversación sea interesante, aunque no es imprescindible, sólo una opción entre muchas. Habla de lo que quieras. Escucha. Aprende. Disfruta. Si la conversación no te interesa, pasa la página y sigue caminando, nadie te lo va a reprochar. Ve donde quieras.

El mundo es hermoso hoy. Este día, esta noche continua. Estamos aquí reunidos para celebrar la fiesta que nos ha tocado vivir. Cada uno elige sus invitados. Yo, por ejemplo, imagino a Thelonious Monk en una esquina. Conversa con Mark Rothko, con Luis Buñuel, con Kurt Vonnegut y con Franz Kafka. Los miro desde lejos y los oigo conversar, como cuando éramos niños y oíamos a los mayores desde la cama. Pero mis invitados no importan ahora, sino los tuyos. Sigue leyendo «“La fiesta itinerante”, de Miguel Serrano»