Revisión de la Caperucita Roja

Antes

Los cuentos cambian.  A veces he pensado en cómo sería la segunda parte de Caperucita Roja. Yo imagino a la niña y al lobo como recaudadores de la SGAE y a la abuela hasta las narices de estar metida en la cama con gripe y gorro blanco.  Al comisario de policía con un pasado un tanto especial.   Una magnífica escritora me decía hace unos días que alguien que se oculta tras una capa roja es alguien inquietante. Sí, es verdad.  Caperucita lo es. A ver si alguien se anima a escribir una segunda parte. A cambiar los papeles de la historia. Venga, venga… guionistas en marcha…

Al amanecer, el último lobo del bosque y una niña con caperuza roja fueron encontrados muertos.  El comisario toma las huellas a una anciana de mirada furtiva.   «Planeaban meterme en una residencia y vivir del cuento sin mí»,  le explica, mientras se limpia la enagua de sangre. «Justicia, esto es justicia. ¿Me entiende usted?» El comisario de tez blanca y gesto turbio oculta los ojos bajo unas gafas oscuras, abre la boca y muestra las cicatrices de sus colmillos recién extirpados.  «La entiendo, la entiendo. Si yo hubiera actuado antes… Los cuentos ya no son lo que eran querida, ya no…».

Después

Please, decidme qué otro final os imagináis para Caperucita Red.


18 respuestas a “Revisión de la Caperucita Roja

  1. Yo creo que el lobo es un miembro de la iglesia y que Caperucita Roja es de una ong y que está harta de las enfermedades de la abuela y su histeria de primer mundo.
    al final los manda a todos a pisar boñigas de vaca, incluido el ministro de exteriores y de cooperación con el desarrollo que es mentira. Todo lo que dicen en la prensa es mentira.

    Marti, ¿se me notan los años en movimientos de cooperación? Y me gusta la idea de la revisión del cuento. Muy divertida.

    Un beso,

    Luis

  2. Luisillo,
    tomo nota de tu revisión de la historia. ¿Un lobo eclesiástico? Ya veo que te has quemado un pelin. Estos días toca un café y me charras. Y si vienes al barrio te enseño una pastelería que ha hecho que cambie una talla de pantalón.

    Un beso grande,

    Marta

  3. Bueno yo creo que Caperucita está harta de llevarle la cestita a la abuela y se deja raptar por el lobo que, al recibir un beso de nuestra jóven de la capa roja, se convierte en un apuesto galán y juntos comen perdices y son muy felices…

  4. Caperucita, que de tonta no tiene ni un pelo, en seguida se da cuenta de las malas artes del lobo y se lo camela sin que él se de cuenta. El lobo confiado, piensa que no tiene prisa por merendarse a la abuela y a Caperucita y se sienta a ver la tele en el sofá. Están poniendo «Sálvame». Atontado por la verborrea de Belén Esteban y Jorge Jesús (siempre le cambio el nombre) no despega su mirada de la caja tonta, momento que aprovecha Caperucita para sacar de una de las alacena de la cocina, el espray antivioladores que guarda la abuela como si fuese oro en paño. Rauda se va a la sala y rocía al lobo que aullando de dolor se retuerce como si fuera una peonza. La abuela que lo que quería era vivir emociones fuertes, se levanta de la cama como un rayo y ayuda a Caperucita a atar al lobo. Cuando lo tienen reducido, bien atado y con la boca tapiada con cinta americana llamen por el móvil al C.S.I. de Zaragoza y mientras esperan que llegue el equipo de investigadores, se van a la cocina y se preparan un carajillo, la abuela, y Caperucita un descafeinado con una copa de Oporto; la ocasión bien se la merece. Porque una no se topa con un lobo todos los días. ¿O sí?

    (espero que te arranque una sonrisa)

    biquiños,

  5. Dana, todo un clásico del cine tu revisión! Yo también creo que está harta de la cesta y el rollo de niña buena.

    Aldabra, pues sí, me he reído y mucho. Casi nada tu revisión. Un carajillo marchando…

    Estupendo!!!!

    Besos,

    Marta

  6. Caperucita, que de niña inocente no tiene nada de nada, se encuentra con un inocente lobo en peligro de extinción al que convence para que liquide a la vieja y repartirse así juntos la herencia. Una vez que el lobo cumple el encargo y está a punto de hincarle el diente a las perras y a la moza, resulta que ésta le ha engañado, que con falsas promesas ha conseguido convertirlo en arma del crimen mientras ella se solaza con el lobo de Los Tres Cerditos, con el que tiene un affaire desde hace años. Así, el lobo rumia su mala suerte en la cárcel, donde trabaja, para obtener beneficios penitenciarios, elaborando turrón para las navidades…
    En vez de Caperucita Feroz, como la Orquesta Mondragón, sería Caperucita Fatal…
    Besos.

  7. En mi revisión Caperucita es ninfomana, la abuelita una cotilla de Tele 5 y el lobo es Moratinos, al menos miente tan bien como él. Al final acaban todos del hígado por el estress que sufren estos personajes. En serio, yo me los imagino en un programa del corazón contando sus delirios y cobrando.

    Anarian

  8. La madre espera que su hija vaya por el buen camino y se convierta en niña modélica, madre abnegada y en futura abuelita del bosque. Pero caperucita se sale del camino
    y se fuga con el lobo, y se comen el uno al otro todo el día con ardientes mordiscos. Caperucita pierde así la senda, la cesta, la capa.. La madre y la abuela se preguntan ¿en qué hemos fallado?. Pero Caperucita sigue pasándoselo en grande con el lobo, que es lo único feroz y salvaje que le da vidilla. A partir de ahora, en vez de buscar la casa de la abuelita, buscará lobos por el bosque.
    Más bien que pa qué!

    Besos

  9. A mi nunca me contaron el cuento de Caperucita tal y como es, me explico: tendría yo cuatro añicos cuando en el colegio me enseñaron una canción ,la cual yo también canté a mis hijas y por tanto tampoco les conté nunca el cuento tradicional de Caperucita.
    En la canción ella nunca llega a casa de la abuelita, ni el lobo se la come, ni le pregunta un montón de veces el motivo por el cual tiene ojos, manos y boca más grandes de lo habitual, no. La canción que yo cantaba y canto dice así .

    Caperucita se ha ido
    sin que su mamá lo sepa
    y en el bosque se ha perdido,¡ que dolor !.
    Un lobo fiero aparece
    vestido de caballero,¡ que terror !.
    El lobo dice ¡ uh ! ,el gato dice¡ miau !!,
    mientras caperucita rezaba esta oración.
    Hada de los bosques salvamé
    y con mi mamita llevamé
    por ser tan chiquitita te salvaré
    y con tu mamita te llevaré.
    ¡ ¡ ¡ Caperucita no te vuelvas a escapar sin el permiso de mamá ! ! !
    Poque en el bosque andan lobos que parecen caballeros de verdad………..

    No te fies nunca de lobos vestidos de caballeros. ¿O si ?
    Saludicos.

  10. Anarian, lo de Moratinos lo comparto. Por supuesto y lo demás…

    Barzal, buscar lobos por la noche. Anda que no tiene esto una explicación Freudiana ni nada. Bueno…

    Carmen, mucha razón. No hay que fiarse nunca de los lobos vestidos de caballeros. Y tampoco de los lobos con cara de cordero.

    Es un gusto tener vuestros comentarios, guiones y chispazos en el blog. Un gusto grande.

    Besos sin colmillos,

    Marta

  11. que manos tienes tan grandes
    Son para lavar los platos mejor
    y cuanto pelo tiienes
    Hace mucho que no voy por el peluquero
    Que dientes tan afilados
    pero estoy en pelligro de extincion,ayudame

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s