Revisión de la Caperucita Roja

Antes

Los cuentos cambian.  A veces he pensado en cómo sería la segunda parte de Caperucita Roja. Yo imagino a la niña y al lobo como recaudadores de la SGAE y a la abuela hasta las narices de estar metida en la cama con gripe y gorro blanco.  Al comisario de policía con un pasado un tanto especial.   Una magnífica escritora me decía hace unos días que alguien que se oculta tras una capa roja es alguien inquietante. Sí, es verdad.  Caperucita lo es. A ver si alguien se anima a escribir una segunda parte. A cambiar los papeles de la historia. Venga, venga… guionistas en marcha…

Al amanecer, el último lobo del bosque y una niña con caperuza roja fueron encontrados muertos.  El comisario toma las huellas a una anciana de mirada furtiva.   “Planeaban meterme en una residencia y vivir del cuento sin mí”,  le explica, mientras se limpia la enagua de sangre. “Justicia, esto es justicia. ¿Me entiende usted?” El comisario de tez blanca y gesto turbio oculta los ojos bajo unas gafas oscuras, abre la boca y muestra las cicatrices de sus colmillos recién extirpados.  “La entiendo, la entiendo. Si yo hubiera actuado antes… Los cuentos ya no son lo que eran querida, ya no…”.

Después

Please, decidme qué otro final os imagináis para Caperucita Red.

La crueldad del circo Ringling

El mejor circo es aquel donde el espectáculo es la luz, la música, los artistas. El mejor circo es un circo donde no hay maltrato animal. Este post está dedicado a todos los que son capaces de ver la crueldad que hay en esta sonrisa pintada.

El afamado circo norteamericano Ringling, el más grande del mundo y que más animales utiliza en sus actuaciones, viene siendo  denunciado por diferentes organizaciones animalistas desde 1990. Acumula cientos de denuncias por maltrato y crueldad con los animales, ocultación de datos a las autoridades oficiales de EE.UU, amenazas y coacción a los empleados, entre otros delitos. Decenas de animales (leones, tigres, elefantes asiáticos, lobos marinos, etc.) se cuentan entre las víctimas de sus malos tratos, falta de cuidados médicos, hacinamiento, tratos violentos, tráfico y ocultamiento de datos (nacimientos, fallecimientos, autopsias a los animales muertos).

Recientemente, PETA ha revelado las imágenes grabadas en una investigación encubierta, donde se ve a empleados del circo maltratando, golpeando y pinchando a los elefantes con garfios metálicos antes de salir a escena. Esta imagen que ya es cotidiana en las prácticas de este circo, están conmocionado a la opinión pública de todo el mundo, y ponen en cuestionamiento una vez más la (in)moralidad de los circos con animales.

En los vagones del circo Ringling viven un grupo de elefantes asiáticos y otro de tigres de bengala. Tom Rider, un antiguo trabajador del circo encargado de cuidar a los elefantes a finales de los noventa ha denunciado el “abuso sistemático” que se hacía de los animales mientras él estuvo trabajando con el Ringling. “Cada día les pegaban con unas varas con ganchos”, explica Rider. “Cuando pregunté, me dijeron que eso era disciplina”.Este circo está pendiente de sentencia en EEUU por maltrato animal.
Más información sobre el circo Ringling.
“En los circos, los niños ven comportamientos que no son normales en las especies”. ¿Cómo se consigue que el rey de la selva salte entre el fuego que le aterroriza? ¿O que los tigres, animales solitarios, actúen en grupo? ¿O que un elefante siente sus cinco toneladas de peso sobre un taburete? Jennifer Berengueras, de la Fundación para la Adopción, Apadrinamiento y Defensa de los Animales (FAADA), reitera: “No existe un refuerzo positivo que consiga algo así”.

Día: Sábado 12 de diciembre 2009Hora: 15:00h. Lugar: Frente al Circo Ringling, en el Pabellón Príncipe Felipe. Cómo llegar: Autobuses. Líneas 25, 38, 44, 51 y 52

Fuente: AnimaNaturalis y Amnistia Animal

El hombre ha hecho de la Tierra un infierno para los animales. Schopenhauer