Sí, lo sé. Soy la reina de los despistes.

blue_1

De camino a casa, en un autobús más vacío que de costumbre y con mi mp3 sin pilas, escucho la radio que el conductor tiene a todo volumen. El locutor  pregunta algo un tanto peculiar. ¿Has pensado alguna vez cómo será tu muerte?, el entrevistado contesta, rodeado de los míos y lo más tarde posible.

A mí me ha dado por escudriñar la pregunta que reconozco que me ha dejado algo “tocada”.  Y sí, yo ya sé de qué moriré.  No será por un golpe de calor, ni de corazón, no, no.  Tampoco será buceando, por fin puedo mandar a la mierda al imbécil de Spielberg, culpable de que cada verano cuando estoy a unos metros de profundidad en el mar, me dé por recordar “su tiburón” y  acabe saliendo a la superficie porque una pobre sardina me ha rozado la rodilla provocándome un susto tremendo.  No, tampoco será por decepciones, ni por ira, ni siquiera por cansancio, que es el sentimiento más fiel que atesoro.

Yo moriré de un ataque agudo de despiste. Acumularé tantos errores que al final moriré por eso.   En una semana y por segunda vez, he desayunado pienso de gatos en lugar de mis cereales. No veáis lo asqueroso que es cuando se disuelven en soja.   He perdido cuatro veces en un día el móvil.  He enviado un correo equivocado a la persona equivocada. Me he olvidado de una cita, he acudido tarde a otra.  Por error se han enfadado dos personas, cinco gatos y cuatro perros conmigo. Y por despiste me he tomado a las seis de la mañana una pastilla para dormir en lugar de una pastilla para la tos.   Me he quedado dormida sobre las siete, felizmente dormida, en un sueño químico, falso, sin recuerdos, sin sueños, sin pesadillas, sin obligaciones, un sueño plano como un desierto.  Sí,  yo moriré por un ataque agudo de despiste.

Los que me conocen saben que cuando el despiste alcanza cimas importantes lo paso mal, muy mal. Y si es en público peor, mucho peor. Hace unos meses quise ser abducida por la taza de café que tenía en las manos y desaparecer de la faz de la tierra por un rato.

Digo todo esto para que nadie se enfade demasiado conmigo.  Lo mío no es sino puro y simple despiste. He leído que esto es propio de los piscis. Sed benevolentes.

Anda, decidme que vosotr@s también os despistáis alguna vez. Anda…

Anuncios

30 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Amelia
    Nov 25, 2009 @ 10:02:57

    ay Marta pobrecica, búscate un secretario personal, que te lleve la agenda y te ponga el desayuno y todo ejem! Jo, yo recuerdo una vez algo que me ocurrio, pero fué más de metepatas que de dspiste, y llegué a esa conclusión mística que dice: si no vas a hablar bien de algo, mejor te callas! (o algo así..ja) La cosa es que estaba mirando un escaparate unas navidades y habian puesto un escaparate que a mi me parecio horroroso, estaba yo asombrada de lo feo que era y hete aqui que pasa un colega por mi lado y despues de saludarnos y besarnos, no puedo dejar de comentar lo que pienso del montajito y va y me dice…..si, esto…, lo ha hecho mi hija pequeña!! (creo que me puse roja y todo,) y conteste lo que pude claro, ah!! si ha sido una niña pequeña, todo tiene explicación ?!! (ahora yo me hablo y me contesto cuando veo algo que me parece feo)

    Responder

  2. entrenómadas
    Nov 25, 2009 @ 10:24:23

    Amelia, y lo que te gusta cachondearte de una pobre despistada como yo. Me gustaría ver tu cara en la situación que cuentas. Una pena no tenerla grabada. Anda, anda, que ya te vale, jejejeje.

    Te acuerdas que cuando nos conocimos me bajaste a casa un plato de jamón y yo te dije que era vegetariana. Menuda cara que pusiste. Cachondeo total,.

    Tengo que charrar contigo. Preguntarte cosas. Ya sabes que te tengo como el Faro de Alejandria de los movientos sociales de la ciudad.

    Besos,

    Marta

    Responder

  3. Lucia
    Nov 25, 2009 @ 10:49:36

    Lo mío también son meteduras de pata más que despistes.
    Hace años, el cuartel militar donde los españolitos hacían la mili estaba al lado de mi casa. Los soldados que hacían guardia a la entrada, o los que salían de permiso solían agobiar a las jovencitas del barrio con piropos, silbidos y otras tonterías para llamar la atención. Un día que estaba un poco cabreada porque me habían ido mal las cosas en el cole un chico uniformado que iba en coche tocó el claxón al verme pasar, como yo no estaba para bromas y ya estaba hasta las narices del acoso piropeo, me gire y le hice un corte de mangas. Nada más bajar los brazos me di cuenta de que era el hijo del jefe de mi padre. En ese momento una ola de vergüenza me subió desde los tobillos hasta la raíz del pelo. Ni te cuento lo incómodo de la situación cuando me lo encontré después.

    Un abrazo.

    Responder

  4. fernando
    Nov 25, 2009 @ 11:15:51

    te miento?…ufff…muchas veces!!!

    besos

    Responder

  5. entrenómadas
    Nov 25, 2009 @ 12:18:27

    Fernando, lo sé, ufff, muchas veces!!!!

    pero es bueno silbar y hacer como que no se sabe. Si es que de los poetas no se puedo uno fiar. No, no, no.

    K,

    Marta

    Responder

  6. entrenómadas
    Nov 25, 2009 @ 12:19:18

    Lucía, eso es para grabarlo y subirlo a youtube. Hiciste bien, muy bien. Con un par de…

    Kisses,

    Marta

    Responder

  7. T.M.
    Nov 25, 2009 @ 12:45:14

    Ahora lo entiendo……mi cuñado es Piscis…..jajajaja, es despistado pero muy buena persona, jejeje.
    A todos nos pasa, no te preocupes….anda.
    Besos.

    Responder

  8. Dana Andrews
    Nov 25, 2009 @ 12:45:16

    Lo del mp3 sin pilas me ha gustado…y muchas veces me ha pasado. La verdad es que yo, que también soy un despistado de aúpa (en el pasado perdía tres teléfonos móviles en las barras de tres bares distintos y no recuperé ninguno), me he sentido muy identificado con tu texto. La pregunta del locutor es muy inquietante y, a veces, son de las cosas qe me quitan el sueño.

    Responder

  9. elbarzal
    Nov 25, 2009 @ 14:52:00

    Ay, bonita! yo más que despistada soy caótica, en general. Y entonces el despiste viene por lógica y añadidura. Me dicen los compañeros que me ponga alarmas, mensajes y no sé que historias en el móvil, que el móvil me avisa. Pero yo me resisto. Sólo falta que un puñetero móvil me diga lo que tengo que hacer!. Lo peor son las víctimas de los despistes como mi niño que se quedado alguna vez sin hacer gimnasia porque no le he puesto el chandal en la bolsa y seguro que la señorita piensa que tiene una mala madre y cosas
    así… Pero vamos, que nada grave. Hasta la fecha.

    Besos.

    Responder

  10. Salomé
    Nov 25, 2009 @ 16:22:17

    Queridísima prima, no sé si tu eres la reina de los despistes pero de lo que no hay duda es de que yo soy tu prima hermana.
    Tengo una colección de despistes, como buena miope, que ríete de Mister Magoo.
    Me he lavado la cara con las gafas puestas, me he puesto pasta de afeitar en el cepillo de dientes… Una vez fuí aterrorizada a la óptica, pensando que me estaba quedando ciega .Cuando me preguntaron si me había puesto bien las lentillas contesté medio ofendida qué ” por favor , después de diez años usando lentes de contacto no iba a cometer un error así, ¡ anda ya !.
    Tenías que haber visto la sonrisa burlona y satisfecha de la empleada cuando salió con mi par de lentillas ya revisadas ¡ llevaba las lentillas cambiadas !
    No hace mucho salí de casa con prisa, me metí en el acensor y pulsé… como siempre ? para bajar. El ascensor ni se canteó . Seguí pulsando…………… Me entraron ganas de patear a la máquina, a ver si reaccionaba y me bajaba Salí de ese ascensor y me metí en el otro . La misma operación .Concluí que esos malditos cacharros se habían confabulado contra mi y se habían estropeado los dos a la vez en un día de prisas mil.
    Bajé andando a toda pastilla y refunfuñando como yo no suelo. En uno de los rellanos de la escalera había vecinos esperando su turno ascensoril y sin pararme como los corredores de un maratón les advertí del estropicio ” No esperéis , estos testarros se han escacharraó otra vez” ” Habrá que llamar a los técnicos “.
    Ya en la calle, me vino a la mente la imagen del rostro estupefacto de los vecinos y rápidamente una asociación : 8,8,8,8…… ¡ Había estado pulsando todo el rato y en los dos ascensores, el número de mi propia planta !. Desde entonces ya no tengo crédito en la comunidad de vecinos.
    Imagínate : Miguel y yo en El Corte Inglés” curioseando entre los stands, yo que me entretengo mirando libros a la vez que sigo hablando con Miguel ,y sin a penas volverme … lo agarro por el hombro con un gesto cariñoso y de enorme confianza . De pronto veo a Miguel enfrente de mi al otro lado del mostrador , muriéndose de risa .” ¡¡AGGG”!! , grité , como en las películas . A mi lado…un señor tan respetable como desconocido.
    Una de mis últimos despistes fué este verano en San Sebastian ,los que conocen la inocencia de los despistados disfrutan muchísimo poniéndonos en situación. Andaba buscando una tienda para comprarme desmaquillante de ojos, y el ya nombrado reidor me señaló la más apropiada .Tenían de todo y seguro que más barato que en las perfumerías. Confiada entré en el establecimiento y busqué y busqué … como no lo encontraba me dirijí a la dependienta y enormemente confiada le pedí un desmaquillante . Recordé que también necesitaba disolvente de esmalte para las uñas así que lo añadí al pedido. La dependienta calló y miró , primero me miró a mi , y luego a su alrededor, acompañé su panorámica mirada y vi que era… ¡ una tienda de productos y objetos para animales ! . Adivina quién estaba muerto de risa en la calle observando la escena al otro lado del cristal del escaparate.
    Como verás , querida prima, en todas partes cuecen habas y en nuestras casas a calderadas.

    Un beso.

    Salomé.

    ( Virgencica, virgencica … que no mande este mensaje a quién no debo.)

    Responder

  11. entrenómadas
    Nov 25, 2009 @ 19:11:08

    Salomé, decididamente somos primas y además tú me ganas en despistes. Llevo dos horas tronchada de risa.jauauauauaua

    Estoy por subirlo al blog como post. Me tientas. Anda, ¿dame permiso?

    Me has hecho recordar a mi padre cuando un día entró a una tienda y preguntó – por favor, me da un paquete de cucarachas. Evidentemente quería comprar matacucarachas.
    Yo tuve que salir de la tienda. Como buena adolescente todo me daba vergüenza y risa.
    Kisses,

    Marta

    Responder

  12. entrenómadas
    Nov 25, 2009 @ 19:12:57

    TM, sí, se bueno con los piscis. Anda, venga.

    Barzal, si te dicen que eres mala madre me lo dices que les hago un post.

    Dana, me alegro que compartes despiste. Pero muuucho.

    Kisses,

    Marta

    Responder

  13. alba
    Nov 25, 2009 @ 20:45:09

    En despiste mi hermana gana, les andaría haciendo la competencia, yo más bien estoy tan en mi deambular que pueden pasar a mi lado, y no verlos o saludarme desde la otra acera y yo ni enterada. Los que ya me conocen entonces gritan(varias veces desaforadamente, ha ocurrido) o de plano cruzan y hacen acto de presencia. Claro, que en mi desvarío luego logro atinar a ver a quien menos se lo espera. He mejorado en mi proceso de poner atención porque muchos se ofenden, mira que yo si me doy cuenta cuando otros andan en sus mundos.

    Lo más raro en mí es mi dificultad para hacerme de la verdadera imagen de una persona cuando recién la conozco. Cuando las vuelvo a ver las veo diferentes, muy diferentes, y con algunas necesito verlas unas tres o cuatro veces para dejar bien establecida su persona. A esto le auno mi dificultad para grabarme sus nombres…ah, soy un desastre. Ahora trato de fijarme bien cuando conozco a alguien pero eso luego incomoda y repito su nombre mentalmente varias veces (si me interesa). Lo más natural en mi es que le diga a alguien que los conoce y me conoce, pero que no estaba más gordo o flaco, alto o bajo, arrugado, la cara no era más alargada o redaonda o que se yo, cualquier variante es buena y claro, se ríe de mí porque sólo una persona(cereza), antes de esto, sabe que soy así. Un día llegó muy excitada diciéndome ya conocí a alguien igual a ti, jajajajaja

    Así que esto aunado a lo primero me ha enseñado a no andar hablando de más y a dudar cuando una cara se me hace conocida porque me pregunto ¿lo conozco o es alguien con quien coincido por los mismos lugares? …espero la señal de reconocimiento, más vale que el otro no sea igual a mí, jeje.

    Besos despistados

    Responder

  14. carmen
    Nov 25, 2009 @ 22:15:33

    Pues leyéndome todos los coments se llega a una conclusión, a mi parecer la única que queda, mal de muchos consuelo de tontos. Me he reído un montón con los despistes de la “peña”.Yo no soy despistada ,( soy Piscis ),lo que no soy nada fisonomista .Tampoco suelo acordarme de los nombres de la gente.
    Una vez viví un atraco en un banco y cuando vino la policía y me dijeron que les hiciera una descripción del atracador que me había retenido un rato, ni siquiera pude decirles si era rubio o moreno.
    Saludicos.

    Responder

  15. laMima
    Nov 25, 2009 @ 23:06:44

    Bueno, yo es que tengo despiste selectivo. Vamos, que se me activa el gen despistao para según que cosas.
    El que es de preocupar es Daniel, pero de preocupar. Es capaz de irse al instituto en pijama. Ay, cuando encuentres remedio me avisas…
    Kises
    PD Ya ten nueva amiga en el feisbuk maja. Hemos de quedar las tres a un cafeto, jeje.

    Responder

  16. Emilia
    Nov 26, 2009 @ 00:12:21

    Buena colección de anécdotas derivada del monumental post, Marta.
    Para no quitarte la corona del reinado, solo apunto uno de mis despistes: el enorme susto que me llevé cuando me encontré con mi madre caminando sonriente hacia mi, varios años después de su muerte. Tardé unos cuantos segundos, lo suficientes para que me diera un inmenso vuelco el corazón, en darme cuenta que estaba frente a un espejo de cuerpo entero.

    Responder

  17. Ybris
    Nov 26, 2009 @ 08:29:23

    Yo siempre me he sentido identificado con el del chiste de aquel que aborda a uno al que se encuentra en la acera:
    “-Perdone. ¿En qué dirección iba cuando me he parado a hablarle?
    – Hacia allá.
    _ Gracias. Entonces ya he desayunado”

    Disculpa la salida por la tangente. Si te cuento lo que me pasa en la realidad no te lo ibas a creer. De cada hora que dedico a hacer algo, las tres cuartas partes del tiempo lo dedico a buscar lo que necesito y lo que acabo de coger y no sé donde lo he puesto.
    Lo malo de morirse de despiste es que ni siquiera te llevas la gloria de los héroes sino el baldón de los tontos.

    Besos.

    Responder

  18. 39escalones
    Nov 26, 2009 @ 09:03:16

    Pues sí, Luisa, yo también soy un pelín despistado. Será que soy Piscis.
    Te dejo, que tengo que irme a Entre Nómadas, a ver qué han puesto hoy…
    Besos.

    Responder

  19. Rosa
    Nov 26, 2009 @ 15:10:02

    Pues yo mientras leía tu entrada he pensado “vaya, entonces… no soy la única”.
    En mi caso, los despistes son una seña de identidad: he perdido la cuenta de las rebecas, chaquetones y paraguas que me he ido dejando por ahí, el primer día de este curso me senté en un banco a hablar por el móvil con la cartera en la mano, y cuando me levanté dejé la cartera en el banco y me fui (menos mal que un señor la encontró, vio el carné de estudiante y la llevó a la conserjería de mi facultad.
    También me he dejado varias veces la insulina en casa cuando tengo que almorzar en la facultad, el otro día me lavé el pelo con un bote de crema para las manos que mi madre dejó al lado del champú, otro día me saqué una cerveza de la máquina expendedora en vez de una pepsi ligh (odio la cerveza), y un día en el cine, cuando me iban a rasgar la entrada, le entregué al hombre un billete de 20 euros… menos mal que se dio cuenta.
    Estos son los despistes “pequeños”… te cuento uno de los otros, de esos de tierra trágame:
    Me pasó el segundo día de selectividad.
    Los exámenes los hicimos en la Facultad de Derecho de la US, y el día anterior nos habían dado a todos una pequeña mochila de propaganda, mochila que al día siguiente todo el mundo llevaba al axámen.
    En la mía yo llevaba todo un ejército de bolígrafos, precisamente porque sé de lo que mis despistes son capaces…
    Cuando iba a comenzar el examen de historia del arte, el profesor nos fue llamando a todos por orden de lista: yo estaba en la “G” de García.
    Cuando entré, solté la mochila junto a las demás, en el estrado, subí los escalones hecha un flan y me senté. A los cinco minutos, me di cuenta de que se me había olvidado coger el boli, así que me levanté, bajé las escaleras y fui a coger un boli de mi mochila… pero por más que busqué y busqué, no encontré ni uno.
    El profesor seguía pasando lista, la clase cada vez estaba más llena de gente y yo no dejaba de revolver en la mochila… si miraba para atrás, veía a toda la gente sentada en las gradas mirando a donde estaba yo, revolviendo la mochila como si le quisiera sacar las tripas… la llista, que cuando yo bajé a coger el boli iba todavía por la “G”, estaba ya por la “v”, y yo ya me estaba imaginando la escena: delante de unos cien alumnos a los que no conocía de nada, iba a tener que hablar con un profesor al que tampoco conocía (y que tenía un aspecto de serio que daba miedo) y pedirle que me dejara un boli o que me permitiera pedir uno prestado, y el profesor me diría que cómo se me ocurría ir a un examen sin boli, y la gente se reiría por lo bajini, y… y entonces me di cuenta de que estaba tocando algo dentro de la mochila que no conseguía identificar… algo frío. Una botella de agua.
    “Un momento, aquí falla algo…” ¡Yo no traigo botella de agua!
    Y entonces miré los apuntes que había dentro de “mi mochila” y vi una letra que no era la mía, y una funda de gafas que tampoco era mía… y al mirar hacia el montó de mochilas rojas de propaganda de la US que había a mi alrededor, vi MI clasificadora, y sobre mi clasificadora, MI mochila, con m ejército de bolis dentro… no he pasado más vergüenza en mi vida, crucé los dedos porque el dueño de la mochila no me estuviera mirando… luego olvidé apagar el móvil y me sonó en el siguiente exámen XD
    Besos,
    Rosa.

    Responder

  20. Inde
    Nov 26, 2009 @ 15:55:10

    ¡Hala, qué genial todo, post y comentarios! Yo me sumo al ejército despistado, por supuesto. Sólo tendrías que preguntar la opinión al resto de madres de compañericos del Quinito, ya verías lo que te contestaban. Es fama pública, para mi vergüenza. Porque a veces es divertido, y generalmente es divertido contarlo luego, pero pasarlo… pues de divertido no tiene nada, es algo de horror.

    Si se me ríen hasta mis hijos… pobrecitos, y eso que son sufridores de mis despistes.

    Lo malo es que mi marido me hace la competencia, así que puedes imaginar nuestro caos. En fin, como suele decir él mismo, menos mal que nos casamos el uno con el otro, porque “para que se pierdan dos casas, que se pierda una solo”.

    😛

    Responder

  21. Mireya
    Nov 26, 2009 @ 18:26:04

    Marta,

    Me gusta como cuentas tu historia. Está genial. Me he reído, de verdad, de verdad, en voz alta. Creo que yo no soy despistada, lo que no quita para que haya tenido en mi vida más de un despiste.
    Y eso qué es, ¿un gen? porque anda que tu padre y tu prima!!!
    He pasado un rato muy agradable. Podías ir colgando tus despistes en tu blog para que nos riéramos, de buena fé, claro está.
    ¿Abundan los despistados o sólo ellos han comentado tu post?
    Carmen, ¿somos bichos raros?

    Responder

  22. entrenómadas
    Nov 26, 2009 @ 18:32:08

    Genial, esto da para un libro. Estoy pensando en ir subiendo poco a poco despistes del personal. Si alguien tiene inconveniente que me lo diga.

    Alba, si es que eres como de casa. Viva México y Zaragoza!

    Carmen, que favor le hiciste al atracador. Ni rubio ni moreno. jejeje

    Inma, yo no te veo despistada. Muy activa, eso sí. Un café es perfecto y me alegro.

    Emilia, no sé si sabes que lo que has contado es un microrelato de terror buenísimo.

    Alfredo, no tienes nada de despistado. Eres un piscis camuflado.

    Ybris, que hacemos los dos lo mismo. Te leía y me veía reflejada, la diferencia es que tu eres muy sosegado.

    Rosa, please, la insulina no te la dejes nunca. No sé si fue despiste cuando viniste a la presen de Sevilla, pero aquello me alegro un montón. La rebeca que tú pierdas la pierdo yo también. Un lema para las dos.

    Marisancho, la primera vez que escribí tu nombre lo hice mal y la segunda. En fin… No, no te veo despistada. No, que no.

    Kisses,

    Marta

    PD: Menudo libro podíamos hacer.

    Responder

  23. entrenómadas
    Nov 26, 2009 @ 18:35:54

    MIreya, que acabo de leerte. No te veo despistada. Más bien despierta y observadora y también sosegada. Joer, qué envidia me está dando.
    Los genes se reproducen en mi casa sin problemas, somos una Ong.s de despistes sin fronteras. Qué vergüenza. Este post no sirve como terapia. Eso espero.

    Los despistes gordos no me atrevo ni a contarlos, pero es buena idea eso de ir subiéndolos poco a poco. Pido permiso al personal.

    Besos,

    Marta

    Responder

  24. Olga B.
    Nov 26, 2009 @ 19:46:30

    Lo siento, Marta y compañía, eso no es nada: yo una vez aparqué en un control policial.

    Responder

  25. Julieta
    Nov 26, 2009 @ 21:38:45

    Hola Marta! me ha encantado el post! de principio a fin! aunque si, lo siento por tí… ya sabes que esto son rachas…. lo que hay que hacer es vivir un poquico más despacio!

    A mi me pasa a rachas también… muy pocas, pero el día que ando despistada es irremediable! Lo peor es que cambio todo de lugar… Meto el teléfono en la nevera, el mando de la tele en el bolso… y olvido donde dejo el coche… cosas de esas…

    Lo de la pregunta del locutor me ha gustado, creo que nos lo tendríamos que preguntar… porque creo que eso significaría que nos esforzaríamos más en la vida, viviéndola más conscientemente… sabiendo que ya que ese momento va a llegar, pues que sea lo más limpio posible (por lo menos en nuestra mente…)

    Un beso,

    Responder

  26. entrenómadas
    Nov 26, 2009 @ 21:57:00

    Hola, Julieta!!!
    qué bien que cuentes tus despistes, aunque me da que eres despistada lo justo. Por suerte eres serena y tranquila y eso es lo mejor. Eso sí, lo de meter el teléfono en la nevera me lo apunto. Me ha hecho reír.

    Sabes que hoy he intentado pagar el bus con el DNI en lugar de la tarjeta. Sí, hija, sí. Ahí estaba yo dándole a la maquina con mi identidad de plástico. El conductor me miraba cómo diciendo, pobre chica…

    La pregunta del locutor es inquietante, pero luego pensando, pensando me ha dado por recordar y desdramatizarla. Lo de vivir despacio es lo mejor, pero hay que aprender a mirar el reloj con calma. No es fácil, no, no.

    Besos,

    Marta

    Responder

  27. Aldabra
    Nov 27, 2009 @ 09:51:45

    lo último fue confundir una cita médica a pesar de que la tenía superanotada en una nota en la cocina… en el gimnasio nunca me entero tampoco: si pienso que toca spinning llego y hacemos aerobic o step… y lo más gordo últimamente fue que me pasé tiempo hablando con una mujer a la que estaba confundiendo con otra, claro, lo que me contaba no me cuadraba… después de que marchó empecé a hilar y a enroscar el ovillo y ya me dí cuenta de quien era a quién le estaba hablando… nada que ver… je je je…

    así que no te preocupes…

    tengo que decir en mi descargo que cuando estoy más intranquila o preocupada por algo más despistes cometo.

    biquiños.

    Responder

  28. Rosa
    Nov 28, 2009 @ 13:26:50

    “Rosa, please, la insulina no te la dejes nunca. No sé si fue despiste cuando viniste a la presen de Sevilla, pero aquello me alegro un montón. La rebeca que tú pierdas la pierdo yo también. Un lema para las dos.”

    Lo de ir a la presen no fue despiste, aquella vez lo hice queriendo y bien queriendo, y lo volvería a hacer.
    Lo que sí fue despiste fue que pasé un par de veces por delante de la puerta antes de dar con ella, jajaja!! Ah, y esa misma mañana me dejé el paraguas en el autobús.
    Me gusta nuestro lema: aunque no vamos a ganar para rebecas, creo 😉
    El viernes me voy a Madrid… la insulina será lo primero que vaya a la maleta, lo prometo.
    Muchos besos.
    Rosa.

    Responder

  29. b52
    Nov 29, 2009 @ 12:01:29

    pasaba por aqui

    Responder

  30. el tapir nicanor
    Nov 30, 2009 @ 22:37:50

    no te conozco
    he caído aquí por absoluta casualidad
    llámalo despiste
    reconozco que lo del pienso versus cereales me ha dado tanto asco como risa
    ánimo con esas lagunas

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

SubRED solidaria de Blogs en Internet, ¡UNETE!.

Anillo solidario

Entrenómadas en Flickr

Zaragoza Antitaurina 2013

Zaragoza Antitaurina 2013

Zaragoza Antitaurina 2013

Más fotos

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.819 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: