Micros y dinosaurios

Este verano  coincidí con la escritora Patricia Esteban durante las  jornadas de Yésero. También tuve la suerte de compartir con otras autoras como Marisancho Menjón. Fueron días estupendos… Patricia, cual capitana de barco, nos permitió asistir como invitadas a la clase que impartía sobre microcuento y literatura en general, clase magistral por cierto.  Nos dio papel y lápiz, pidió silencio, frunció el ceño y empezó a escudriñar nuestras mentes con habilidad.  Empezó por  Augusto Monterroso y por su famoso microcuento del dinosaurio. Ya sabéis, ese de «cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí». Nos retó a todos, alumnos e invitados, a escribir una versión del citado cuento, un micro en el que hubiera un dinosaurio.  Nos dio apenas unos minutos, muy pocos.

Hoy subo el micro de aquella espléndida tarde en la que la sala del ayuntamiento se llenó de micros, de palabras y de dinosaurios.

1_melanie_dinosaurio_phillip

Las Vegas, habitación 1877

«Cuando desperté, el dinosaurio llevaba  en la mano una alianza como la mía».

.

PD:La capitana Esteban Érles dijo que era terror nupcial, pues eso. Gracias.


Alfredo, es decir 39 Escalones ha dejado un microcuento con dinosaurio gallego incluido en los comentarios estupendo.  Si alguien escribe alguno igual hacemos un post con ellos y seguimos…. Hala, venga, venga.

Cuento: La letra pequeña

dualidad.jpg_w540

Hola, quiero ser mártir!!

Tiene huevos. Dejas a una amiga un par de meses a su bola y se mete en el ejército de paracaidista. Que alguien me explique como se puede pasar de querer ser restaurador de arte a paracaidista en el ejército. Bueno, es obvio, conoces gente nueva, vives sensaciones fuertes, ganas una pasta y te lavan el cerebro de una forma rápida e indolora, para no pensar demasiado. Ah, que hay que morir por la patria…lo siento, no me había leído la letra pequeña. Intentaré hacerle una foto por si no la vuelvo a ver y también darle un par de ostias a ver si cambia de opinión, estoy hasta… de que el puto ejército se lleve a gente que me importa y me la devuelva lobotomizada, joder.

Con permiso de «Una Nube Piroclástica».  Ahora me quedo mucho más tranquila.