Nestlé y los transgénicos.

Nestlé se niega a dar a Greenpeace garantías de ausencia de transgénicos en sus productos
La multinacional alimentaria tiene en sus manos salir de la lista roja si aporta a Greenpeace la documentación sobre su política de OMG
CAMPAÑA DE OBSERVACION Y CONTROL DE TRANSGENICOS EN LOS ALIMENTOSCAMPAÑA DE OBSERVACIÓN Y CONTROL DE TRANSGÉNICOS EN LOS ALIMENTOS

Ante la reacción de Nestlé tras su aparición en la lista roja de la Guía Roja y Verde de Alimentos Transgénicos, Greenpeace recuerda que la multinacional alimentaria no ha ofrecido garantías de la no utilización de OMG (Organismos Modificados Genéticamente). Nestlé afirmó que no emplea transgénicos en la elaboración de ninguno de sus productos “ya que el consumidor no está a favor de estas materias primas”. Sin embargo, a pesar de los continuados esfuerzos de Greenpeace, no ha entregado a la organización ecologista la documentación que lo prueba.

Mientras Nestlé asegura en su web que su reto es la nutrición, la salud y el bienestar de sus consumidores, su compromiso es la búsqueda constante de la calidad “desde la adquisición de las materias primas Sigue leyendo «Nestlé y los transgénicos.»

Larga vida a los Oxcars

Nacen los Oxcars, los primeros premios anuales no competitivos en la historia de la Cultura

El 28 de octubre en la sala Apolo de Barcelona no te pierdas los premios Oxcar, con la participación de más de 200 personajes de la cultura internacional y nacional que se juntan para mejorar el acceso a la cultura en esta era digital.

carel Premios Oxcar «Los tiempos han cambiado, Internet posibilita el intercambio horizontal de información y de cultura entre todos los ciudadanos; y los medios de producción cultural deben adaptarse a esta nueva democracia y no al revés», comentan la entidad fundadora Exgae y el local Sala Conservas.
Anunciados como el evento que cambiará la historia de la cultura o los premios que barrerán los Grammy, los Goya y los Max, Los Oxcars «nacen con la intención de ser un gran espectáculo, una semana de eventos que dejarán patente cuál es la increíble cultura de nuestra era, la que todos construimos, compartimos y de la que gozamos», comentan des de Exgae.

Los premios, que se entregarán en Barcelona el día 28 de octubre, se reparten en diferentes categorías: Animación, Cine, Literatura, Artes, Música, Premio Galilleo Galilei, Premio Demanda Segura, Premio el poder de la red y Premio Estafa. Al evento asistirán personalidades de todos los ámbitos de la cultura como músicos, creadores, expertos y abogados especializados en derechos de autor.

Según Exgae este evento surge como Sigue leyendo «Larga vida a los Oxcars»

El niño criminal. Jean Genet.

A propósito de «El niño criminal»

Julio José Ordovás

1230583306624genet2dn

Aunque le fastidiara que Cocteau y Sartre lo hubieran convertido en estatua, en la estatua del ángel caído, Genet quiso aprovechar el pedestal que en un principio le ofreció la Radio Nacional francesa para escupir a los hombres de buena voluntad un discurso radicalmente provocador, en el que se rebelaba contra la compasión que los delincuentes menores de edad inspiraban a la sociedad. El primero de los dos textos recogidos en El niño criminal, y que le da título al libro, es una soflama contra el espíritu de los reformatorios y un corte de mangas al buenismo colectivo. A Genet, investido con la túnica de apóstol del mal, le repugnaba que la sociedad pretendiera reformar y reconducir a los pequeños delincuentes como si fueran corderos descarriados. Pero cuando Genet defiende a los niños criminales se está defendiendo a sí mismo, y sus zarpazos son los de un gato panza arriba. Francia siempre ha sido una especialista en santificar a sus maudits. Y a él lo habían santificado en vida, lo habían castrado. De ahí que en su canto rabioso a los «malos salvajes» resuene un patetismo trágico, el del héroe diabólico reducido a enfant terrible.

Sartre escribió en Saint Genet que si el Marqués de Sade soñaba con extinguir el fuego del Etna con su esperma, la arrogante locura de Genet se proponía llegar mucho más lejos, hasta masturbar el universo. El segundo texto, Fragmentos de un discurso, es el intento fallido de ese gran masturbador que fue Genet, entregado a la locura de escribir un libro total, a la manera de Mallarmé, como explica Irene Antón en el prólogo. El resultado fue un fracaso, pero glorioso. Genet se perdió en un laberinto de espejos, siguiendo el rastro del prostituto romano que, pretendiendo birlarle la cartera, le había robado el corazón.

El niño criminal. Jean Genet. Traducción y prólogo de Irene Antón. Errata Naturae. Madrid, 2009. 93 páginas.

Fuente: Babelia