Libros y descanso

varus_novy_pixels_015

Este blog y yo nos ausentamos unos días. Para la ocasión nos vestimos con varios libros pendientes de ser leídos y otros a punto de serlo. Aquí una pequeña muestra. Hasta dentro de un rato, nómadas. Besos.

Nancy Hawker (selección y presentación)

CUENTOS DE ESCRITORAS CHECAS

Este libro une a escritoras de diferentes generaciones, estilos y procedencia. El libro tiene una mordaz y sensible visión de la naturaleza humana.

REBECCA O’CONNOR
SCÉALTA.
CUENTOS DE MUJERES IRLANDESAS

Historias crudas, pero siempre enriquecedoras narraciones fantásticas, páginas llenas de detalles llenos de vida, a veces bulliciosa.

De Jamaica Kincaid, me llevo “Lucy”.  Una novela llena de referencias autobiográficas, en la que Kincaid vuelve a ahondar en su mundo interior con una extraña fuerza desafiante y misteriosa.

Los tres libros pertenecen a la editorial Txalaparta.

Puntos G

Este texto es del periodista  y amigo Guillermo Pardo y lo he tomado de su blog “Migramundo”. Os gustará.

Demasiados puntos G

Las mujeres tienen en la zona genital un punto llamado de Gräfenberg, en honor a su descubridor, al que para abreviar llamamos G y que, según parece, produce múltiples sensaciones placenteras. Podemos deducir, pues, que a más puntos G, más placer.
El mundo, nuestro mundo, tiene muchos puntos G y, sin embargo, no nos producen orgasmos, sino desesperanza, desolación, frustración y otras sensaciones no placenteras. ¿Ejemplos? Demasiados. Veamos:

Tenemos un punto G-4 que quiere estar en todas las fiestukis, un G-5 que aspira a ser invitado a las más importantes, un G-6 que puede organizar las más concurridas, un G-7 que necesitaba un local más grande y pasó a llamarse G-8, un G-15 tan selecto que se reserva el derecho de admisión, y un G-20 que va camino de convertirse en bacanal. A esos, y para que no falte espectáculo, podemos añadir el G-14, es decir, el de los futbiclubes (con perdón).
Mientras tanto, en un rincón de la gran sala se ha quedado, compungido y sin nadie que lo acaricie, el punto G universal, ese que, vistas las faenas que le hacen los anteriores, los onanistas, parece estar situado en el polo opuesto de donde tienen las mujeres el suyo.

Texto de Guillermo Pardo

Dante Bertini, un cacho de pan

Mi abuela solía decir “fulanito es más bueno que un cacho de pan”. Por eso, cuando vi un comentario en este blog firmado como “Cacho de pan”, supe que su autor me iba a car bien. De repente su firma me llevó de un golpe a la infancia, a las tardes de cuentos, y a mi abuela.   Más tarde comprobé que el autor del blog era un escritor exquisito, un tipo educado y con un sentido del humor grueso y sabio. Tras ese cacho de pan  y esas palabras sólidas, está Dante Bertini.   Dante, por cierto,  forma parte de ese extenso y necesario club que ama y respeta a los animales. Por eso añadimos en este post una foto del autor y de Federico.

DBertini

Dante Bertini nació en Buenos Aires. Allí fue dibujante del diario “La Opinión” y colaborador de Radio Municipal, las revistas “Somos” , “Tía Vicenta” y el diario  “Clarín” . Entre otras actividades, realizó escenografías y vestuarios para Oscar Aráiz, Néstor Tirri y el teatro Di Tella. Nacionalizado español, desde 1975 vive y trabaja en Europa. Ilustrador de diversos medios ( Cinemanía, El Periódico, Rolling Stones, Cuadernos de pedagogía, La il.Ilustració, ABC, entre otros), ganó en 1993 el premio “La sonrisa vertical” de editorial Tusquets con la novela “El hombre de sus sueños” , reeditada hace hace muy poco por el Círculo de Lectores. También ha colaborado en diferentes revistas y periódicos. Es  autor de la novela “Salvajes mimosas” (Tusquets) y  de los libros de poemas “Eros desencadenadoy “Amorimás”. Es miembro de la Junta Directiva de la ACEC (Asociación Colegial de Escritores de Cataluña).

Federico
Federico

En el siguiente post podéis ver algunos de sus textos.

Enlaces:

http://cachodepan.blogspot.com/

http://amorimas.blogspot.com/
http://crackfake.blogspot.com/

Dante Bertini (II)

99420

Fragmento de la novela  “El hombre de sus sueños”, de Dante Bertini.

Sólo una cosa no hay. Es el olvido. J.L.Borges

Tendría seis años -o cinco, o cuatro, lo mismo da- cuando pedí a mi hermano mayor que me dejara ver, aunque fuera por un momento, sus revistas de historietas. Me dijo solamente “no”, sin siquiera levantar la vista de lo que estaba haciendo, y cuando le pregunté el porqué de su negativa, me contestó que él no necesitaba razones para hacer las cosas. Compungida, a punto de llorar, dolorosamente castigada en un lugar sin nombre al que luego, con más años, bauticé como amor propio, sólo atiné a amenazarlo con contar todo aquello a nuestros padres. Logré que al menos me mirase, pero también que me hiciera una confesión desoladora: antes de dejar que tocara sus revistas él prefería romperlas. Y lo hizo frente a mi, lenta y concienzudamente; sonriendo

Poemas

Voces

su voz ronca quiebra la tarde
estremece a los pájaros
hace vibrar las hojas con el temblor del pánico
pero no logra acallar a la fuente del jardín
que canta sin inmutarse
altiva y desarmada
frente a la voz poderosa del robusto macho

II

La guerra es un juego de niños.
No debería ser un juego para los adultos.
De niños jugamos con armas supuestamente inofensivas
que luego, ya mayores, carga con municiones auténticas ese diablo que llevamos dentro.
Hasta que un día cualquiera ese otro, siempre sospechoso por distinto, pasa a ser nuestro enemigo.
Diferente color, diferente bandera, diferente lenguaje, diferente religión, diferente ideología. Las diferencias nos enfrentan.
La violencia, que no es juego de niños, nos desangra.
El rojo sangre de los cómics, de las películas, de los disfraces infantiles, rojo de pintura fresca, se convierte en sangre de verdad; sangre no virtual, sangre derramada.
Rojo sangre de los poetas masacrados.
Rojo sangre de los crímenes domésticos.
Rojo en la piel de los animales salvajemente torturados.
Rojo en los restos dispersos de las víctimas inocentes.
Rojo de sangre verdadera.
Un color que duele.

Texto de Dante Bertini

.
(Texto escrito para acompañar la serie rojosangre, expuesta como parte de la colectiva del grupo Austral, Arte contra Guerra. Hasta el 29 de marzo en el Auditorium de Montcada i Reixac, Barcelona .

Poema, post Yésero

f_pierpaolo

La ciudad dormida

Sobre la mesa
quedaban restos de un volcán
y un puñado de cicatrices
para vender
en algún mercado nocturno.

.

Poema de Marta Navarro García..

La foto es de Pier Paolo Pasolini

El poema lleva atizándome en la cabeza desde hace días,
junto a  “Palabra de Corsario”.  Un libro que recomiendo.

Seducir

tilda_swinton

Mentes

Me seducen las mentes
me seduce la inteligencia
me seduce una cara y un cuerpo
cuando veo que hay
una mente que los mueve
y que vale la pena conocer
yo hago el amor con las mentes
hay que follarse a las mentes.

De la película “Martín Hache”. Gracias por el asesoramiento, Aniz

La foto es de la actriz Tilda Siwnton.

Billy Joya Améndola: historia de un torturador

Honduras
El sicario de Roberto Micheletti o la historia de un torturador.

A quienes vivieron la guerra sucia de los años 80 en Centroamérica se les helará la sangre al conocer la noticia de que el “ministro consejero” del Presidente de hecho hondureño se llama Billy Joya Améndola.

Recorrer el currículum de Joya Améndola es indispensable para entender la cultura política de la junta golpista presidida por  Roberto Micheletti.

En los años 80 Billy Joya Améndola era uno de los dirigentes principales del Batallón de Inteligencia 3-36, encargado del secuestro y desaparición de opositores políticos, y fundador de los escuadrones de la muerte “Lince” y “Cobra”. Cubriendo esta función se convirtió en uno de los principales ejecutores de secuestros, torturas y asesinatos en Honduras, y se le acusó con certeza de al menos once ejecuciones bajo el pseudónimo de “Doctor Arranzola”. Además, se le acusó del secuestro y tortura de seis estudiantes, cuatro de los cuales siguen aún desaparecidos. El secuestro tuvo lugar el 27 de abril de 1982 en la casa del ayudante del Fiscal General de la República, Rafael Rivera, violando la inmunidad del número dos de la justicia del país, usando métodos de la dictadura argentina.

Trabajó en Argentina a las órdenes de uno de los principales represores, Guillermo Suárez Masnon, conocido entre otras cosas por ser el principal organizador del secuestro de niños durante la última dictadura. Además obtuvo una beca del ejército hondureño para estudiar en el Chile de Augusto Pinochet.

Posteriormente, desde 1984 hasta 1991 sirvió como enlace entre el ejército hondureño, los represores argentinos y los estadounidenses durante la guerra sucia.

El gobierno español solicitó la extradición de Joya Améndola varias veces desde 1985 a través de Interpol, sin embargo el sistema judicial hondureño (el mismo que ha presentado 18 denuncias contra Mel Zelaya) jamás cursó ninguna de ellas. Pese a ello, cuando un juez de Tegucigalpa lo acusó de secuestro y tortura en 1994 y se emitió una orden de captura contra él en 1995, fue precisamente en España donde se refugió y se quedó como solicitantes de asilo hasta que en 1998 lo expulsaron. En esos años trabajó como catequista en un colegio de Sevilla.

Hoy es el brazo derecho de Roberto Micheletti.

Ser y no estar

vaca

Yo debería estar ahora mismito en las afueras de Dublín, corrigiendo poemas y textos junto a las vacas verdes y gordetas de Seán, el amigo de mi amiga, o disfrutando con el delfín residente de la península de Dingle. Pero no, estoy aquí en Zaragoza, sudando folios con sabor a desierto, en un quinto piso sin aire acondicionado y jurando en swahili por los pedazos de cabrones banqueros que nos han hundido en la crisis a mis amigas dublinesas, a Seán que ya no trabaja en la empresa porque la han cerrado, a las vacas que presienten que algo pasa y se estresan mucho, al delfín que piensa ya en otros mares más limpios y a mí misma que sin mis amigos, sin las vacas, sin el delfín residente y sin el verde oxigenado de Irlanda me disperso mucho, me deshago, me transformo, me disuelvo, me vuelvo zaragozana sin ganas, ay, ay, ay…

¿Alguien me comprende?