Seda, el Museo Pedagógico de Aragón y un fin de semana

DSCN4654El sábado por la mañana Seda y sus crías, ni más ni menos que doce joyas, empezaron una nueva vida. Nacieron una noche de lluvia y fueron rescatadas en un vertedero por Natalia y Julieta Cristóbal. Ahora tiene una nueva oportunidad. El viaje en coche con ellas fue agradable. Por el camino, Seda estuvo algo inquieta, pero siempre dulce y con esos ojos que hipnotizan. La despedida no fue fácil. He visto a muchos perros, pero jamás a uno tan bueno y dulce como Seda. Nunca.
Por la tarde estaba invitada a una jornada poética en Pamplona. Llegué tarde y con la biodramina danzando por mis neuronas, junto al recuerdo de los ojos de Seda y un sentimiento de incomodidad que no era mío, pero que me siguió todo el rato.
5El domingo por la mañana, las primas García y el irlandés Yuste nos fuimos a Huesca para visitar el Museo Pedagógico de Aragón. No me imaginaba el Museo tan grande, ni tan cuidado, ni con tanto detalle. La representación de las aulas es emocionante. Me hubiera quedado un rato sentada en uno de los pupitres si hubiera estado sola. Salomé Ballesteros, una de las primas, no perdió ocasión para recordar la pésima situación en la que se encuentra la educación en Aragón, mientras Joseta y yo jugamos a Sherlock Holmes, discutiendo quien tenía más recuerdos. Ganó ella. La charla sobre Ramón Acín que dio el director del Museo, Víctor Juan Borroy fue especialmente emotiva. Hábilmente Víctor va introduciendo al personaje poco a poco, subiendo la tensión emocional hasta dejarte como un flan. La historia de Ramón Acín es la historia de un hombre extraordinario.  Terminamos como críos en el suelo recortando los muñecos que Acín preparó para sus hijas Katia y Sol. Desde aquí recomiendo la visita a este Museo.  Es una experiencia preciosa.

Estos días he descubierto lo hermosa que es Huesca, lo estupendo que es el Museo Pedagógico de Aragón, lo mucho que me gusta Pamplona, lo hermosa que es Seda y sus crías, lo buen dramaturgo que es Alfonso Sastre, lo cutres que a veces somos en este país, pero también la cantidad de cosas estupendas que hay para visitar un fin de semana cualquiera.