Experimentación y Castigo

LA VIDA LARGA

clip_image002

¡¡¡Ratón, lo hemos conseguido, el experimento ha sido un éxito: vivirás un 40 % más!!! El ratón mira al científico y luego la siniestra rueda oxidada, la amalgama de papeles amarillentos, los barrotes de la jaula, y se echa a llorar.

Texto de Óscar Sipán

Ayer al comprar las cremas que desde hace varios años utilizo y que no están testadas sobre animales, me acordé de este duro y certero texto de Óscar Sipán. Si nos pusiéramos, aunque sólo fuera una hora, en la piel de muchos animales y sintiéramos lo mismo que ellos, tal vez entonces seriamos más contundentes a la hora de exigir un trato ético hacia ellos, tal  vez entonces hablar de derechos para los animales no sería cosa de unos cuantos…

Para mí tener la certeza de que mi desmaquillante de ojos no ha dejado ciegos a diez cobayas me tranquiliza, es vital. Y esto apenas cuesta un poco más que otras marcas. La experimentación animal  no tiene control alguno y llega a ser de una crueldad absoluta, brutal, criminal y no, no me paso al utilizar las palabras. Aquí hay unos ejemplos.

Experimentos:

En 1981, un doctor amputó los brazos de un mono con el único fin de comprobar si el simio utilizaría sus pies para conseguir el alimento. Por su parte, otro investigador en un centro estadounidense de estudios sobre los primates, quiso inducir a la depresión a crías de mono. Para sostener sus teorías, ideó experimentos de gran sadismo. Sustituía las verdaderas madres por monas de trapo que se comportaban como auténticos monstruos. Pero, ni los soplos de aire comprimidos a alta presión, ni los violentos balanceos que hacían castañear la cabeza y los dientes de la cría, ni la expulsión de largos clavos de latón, lograron que los pequeños monos desconfiasen de sus madres.

La brutalidad continúa como la prueba en la que a los ratones se les causa convulsiones con electrodos especiales aplicados a los ojos, y pinzas eléctricas sujetas a la oreja; o como los perros que reciben continuas descargas en las pezuñas, mediante un suelo de rejilla electrificada. Todo ello para obtener resultados triviales y obvios, como que «el hambre influye en la conducta agresiva de las ratas», a la que llegó una psicóloga tras dejar sin comer a 31 ratas durante 7 días, al cabo de los cuales les ofrecieron crías de ratas, a las que, lógicamente, devoraron.

Hay estudios y científicos que dan miedo, pero miedo, miedo.


25 respuestas a “Experimentación y Castigo

  1. Este tema me supera… Bajo mi opinión esos «experimentadores» son verdaderos psicópatas no reconocidos que utilizan el contexto de eso que ellos llaman «ciencia» para dar rienda suelta a esos instintos agresivos sin límite. Eso si me parece TERROR..

    A día de hoy me alarma la cantidad de gente que todavía rechaza la emoción de los animales (cuando está comprobado además que el mamífero es puro sistema límbico, esto es: emoción….) si hasta se descubrió, para perplejidad de los psicólogos experimentadores, que las ratas de laboratorio que debían salir del laberinto, o memorizarlo para así poder comer, lo hacían (memorizarlo) pero no con el propósito de obtener comida, si no por pura curiosidad… (los estudios de motivación intrínseca lo avalan…)

    El texto de O. Sipán es certero a más no poder.

  2. Julieta,
    estupendo tu comentario. Deja las cosas muy claras. He puesto el enlace a tu web porque me parece muy interesante. Espero que no te importe.

    TM,
    es una monstruosidad. Me quedo sin saber tu identidad y me da que eres bloguero/a. Una pena.

    Un beso libre de científicos psicópatas,

    Marta

  3. La crueldad de la humanidad con los animales va de la mano con un enorme interés económico (como tantas cosas con el mismo interés). No importa cómo ni qué hacer con tal de ganar dinero. Ni a los mismos veterinarios (no a todos, por supuesto, pero a muchos de ellos sí) les importa que los animales sufran.
    Yo ya perdí la esperanza de que esto cambie…

  4. Martín, Dana, Magda,
    yo ni quiero ni puedo acostumbrarme a esa brutalidad. También desconfío, pero hoy mismo la noticia del fin de las matanzas de focas me hace pensar que a veces es posible cambiar las cosas. Así lo veo yo.

    Migra,
    tu comentario da para un poema. «Yo me desmaquillo las impurezas diarias con agua». Jo, me da que de esto salen unos versos.

    Kisses,

    M

  5. Qué triste, qué poco nos importan el resto de los seres vivos que, junto a nosotros habitan el planeta…El ser humano es un cáncer que arrasa cuanto encuentra asu paso, aunque, a veces sea capaz de los actos más bellos. besos, preciosa

  6. Qué barbaridad y que vergüenza.
    Yo los pondría a ellos en una jaula un buen rato.
    El relato corto es de premio.

    Un abrazo,

    Mariela

  7. Marta ,lo primero;Yo no se escribir bien,mejor dicho,se expresarme peor por escrito.¡Pobres animalicos !.Pero vamos a ver.Si el ser humano es capaz de hacer lo que hace con sus semejantes,de que no será capaz de hacer con los animales.Hace no mucho,en el blog de Alfredo 39,reflexionaba sobre lo que una persona muy allegada a mi ,había visto en Dacca (capital de Banngladesh).Ya le decía que no iba a describir lo que allí hacían con los niños,si ,niños.Me dolía hasta escribirlo.Pues lo dicho Marta.»Que no haremos con los animalicos».Me ha gustado mucho lo que dice Óscar Sipán.Aprovecho para decirle desde aquí ,que su libro»Guia de Hoteles Inventados»,me ha gustado mucho,y las ilustraciones,una pasada.Saludicos

  8. Marisa, que rabia da todo esto. Y como bien dices nos importa un bledo lo que hacemos con el planeta.

    TM, me tienes intrigada. Gracias nuevamente.

    Carmen, tus comentarios son siempre claros y rotundos, perfectos querida.
    Y además siempre me alegran muuuucho.

    Besos,

    Marta

  9. Perdona Marta, pensaba que saldría mi identificación, soy una torpe en estos de los blogs todavía.
    T.M. de Nubes y claros
    Me gusta la sensibilidad que muestras con los animales.

  10. Sólo se me ocurre decir que me escandalizo con lo que explicas, que me solidarizo activamente con las conductas que evitan el maltrato animal, y que leas y te emociones (yo ya lo he hecho) con la última entrada del blog Víctor Juan!!!

  11. Primero, echaré unas risas con el chiste de Alfredo.
    Después acentuaré la razón que tienes cuando dices lo que dices. Una vida de cobaya, no es una vida, por larga que se la hagamos vivir.
    Por cierto, acaso nosotros mismos no tenemos algo de sujeto experimental?.

  12. Extraído de Informe para una Academia (Franz Kafka)

    ….No razonaba pero observaba, sí, con toda calma, a esos hombres que veía ir y venir. Siempre las mismas caras, los mismos gestos; a menudo me parecían ser un solo hombre. Pero ese hombre, o esos hombres, se movían en libertad. Un alto designio comenzó a alborear en mí. Nadie me prometía que, de llegar a ser lo que ellos eran, las rejas me serían levantadas…

    … ¡Era tan fácil imitar a la gente! A los pocos días ya pude escupir. Nos escupimos entonces mutuamente a la cara, con la diferencia de que yo me lamía luego hasta dejarla limpia y ellos no.

    Un beso

  13. Dan miedo algunos científicos. Por algo la literatura de terror se ha nutrido de ellos: desde los desenterradores de cadáveres a su servicio hasta Frankenstein, pasando por el curioso gremio medieval de «barberos y cirujanos» (eran el mismo gremio, no es broma) y su tendencia a anestesiar con whisky… Y los animales son la víctima perfecta: no pueden contratar abogados que los defiendan;-)
    No estaría mal algún límite ético con el dolor ajeno, ya que para sentirlo no hace falta ser un «animal racional».
    Besos.

  14. Hay por ahí muchos estudios científicos que parecen de chiste por las sandeces que estudian y por las conclusiones a las que llegan sus sesudos artífices después de haberse gastado un dineral. Si encima, hacen sufrir a animales para sacar conclusiones tan obvias como que el hambre nos convierte en depredadores (como la psicóloga de las ratas que mencionas en el post), aparte de ridículos, son de una crueldad imperdonable.
    Besos

  15. Para El Barzal, gracias por el aviso, hermosa.
    Alfredo, el amigo Raúl ya está pensando en una jaula con cine. ¿Le acompañamos?
    Óscar, muchas, muchas gracias. Sólo te falta cantarnos la canción.
    Aviador Capotado, pasas poco por aquí pero cuando lo haces dejas autenticas joyas. ¿Cómo está Sevilla?
    Olga, el dolor que se provoca además de innecesario es brutal.
    Carmen, a veces los estudios esconden la crueldad de sus autores. Y sí, da miedo.

    Besos y muchas, muchas gracias por vuestros comentarios. Sois un sol.

    Marta

  16. Ay, Marta, ya sabes mi opinión, bola de salvajes. Nada nos cuesta desmaquillarnos y maquillarnos con productos que no experimentan con animales para saber si serán efectivos en nosotros.

    Un abrazo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s