Bob Marley, imprescindible.

Para olvidarse del Delegado del Gobierno en Aragón y de concentraciones racistas por un rato, lo mejor es escuchar esta joya de  Bob Marley con su «No woman no cry». Un antídoto contra la mediocridad y la crispación.  Eternamente gracias, Bob Marley.

José Miguel Larraz ha dejado una parte de la letra que merece la pena ser subida.

No llores mujer

Recuerdo cuando solíamos sentarnos
En la plaza de gobierno de trenchtown.
Observando a los hipócritas
Mezclarse con la gente bien que conocemos,
Que buenos amigos hemos tenido,
OH muy buenos amigos hemos perdido en el camino.
En este futuro prometedor no puedes olvidar tu pasado,
Así que seca tus lágrimas.

No llores mujer
No llores mujer
Pequeña, no dejes caer mas lagrimas.
No llores mujer. Sigue leyendo «Bob Marley, imprescindible.»

Reseña en la web Papel Literario Digital

terma_romana_-peter-zumthor3

El 14 de abril. en la prestigiosa web Papel Literario Digital, el escritor Francisco Basallote ha publicado una reseña de ‘Ocho islas y un invierno’.  Gracias a Francisco y al programa «Letras vivas», del que espero me envíen pronto la entrevista realizada.   Personalmente me incomoda subir noticias sobre mi libro en este blog, pero no hacerlo a veces no es bien interpretado.

.

UNA LUMINOSA MAGIA MENOR

Francisco Basallote

A propósito de “OCHO ISLAS Y UN INVIERNO” de Marta Navarro. (Ed. “El desembarco S.L.”, Sevilla)

Cuando la luz penetra desde los espacios interiores del poeta a la emoción del poema, se ha producido un misterioso proceso de magia, aunque sea menor como dijo Borges, esa magia menor que es escribir un poema aumenta sus dimensiones cuando el espacio del deslumbramiento es el mundo. Es éste el caso del poemario Ocho islas y un invierno, de Marta Navarro (Zaragoza), que desde un estadio de sensaciones luminosas nos traslada a un archipiélago intenso de emociones tan plásticas, tan llenas de colorido, en un fecundo artificio de creación en el que suenan cercanos los versos de Baudelaire y las restallantes pinceladas de los impresionistas. En este libro eminentemente sensorial, en el que el color del mar y del cielo conjuga en acertadas combinaciones con el verde puro o el rojo decadente de las tardes como en una fresca paleta de pintor, la poeta nos habla de sí misma, del amor, de lugares y tiempos de la memoria en una poesía que en palabras de Luisa Miñana, prologuista del libro, es de “una fecundidad alquímica”. Esta profunda necesidad de la luz es patente desde los primeros poemas del libro: “He llegado al embarcadero de la noche,/ desnuda y con hambre de luz./ Ya nada podrá detenerme.”, dirá a modo de manifiesto y esa voluptuosidad se manifiesta “Bajo las dunas de tus ojos..” , “ Sigue leyendo «Reseña en la web Papel Literario Digital»