Yann Tiersen

Yann Tiersen es un gran músico, enigmático y perfeccionista hasta el límite. Aquí va una pequeña joya. Que lo disfrutéis el fin de semana.
.

Dolan Mor

mordolanDolan Mor nació en Cuba, pero desde 1999 vive exiliado en Aragón. Es autor de los libros “El plagio de Bosternag” (2004), “Las historias de Jonathan Cover” (2005), “Para tu cuello (2006) y “Nabokov’s Butterflies” (2007). Su obra aparece recogida, también, en la antología de recientes poetas españoles “Los chicos están bien: Poesía última” (2007) y en la reedición de “Las cuatro puntas del pañuelo: Poetas cubanos de la diáspora”, galardonada con el Premio de Cuban Artists Fund, con sede en Nueva York. Ha recibido el Premio de la Delegación del Gobierno en Aragón (2006) por el poemario “Nabokov’s Butterflies”, y el  Premio “Miguel Labordeta de Poesía” (2007) por “Los poemas clonados de Anny Bould”. En la actualidad sus textos están siendo traducidos al polaco. Colabora en revistas españolas e hispanoamericanas como “Turia”, “Remolinos” o “Rusticatio”.

Y además de todo esto Dolan es un hombre tranquilo, algo tímido y muy educado.   Y sobre todo es de una fidelidad asombrosa a todo tipo de sombreros y gorras.   Podría decirse de  Dolan Mor eso de”Erase un vez un poeta cubanoaragonés a un sombrero pegado”

Éstas son algunas de las respuestas de Dolan Mor, sepamos pues algo más de él.

Película preferida: La vida es bella
— Libro preferido. El Diccionario Jázaro
— Una novela: El hombre sin atributos
— Un poeta : Paul Celan
–Cuentista preferido: Joseba Sarrionandia
–Su escritor preferido: Kafka
— El mejor pintor : Dino Valls
–Sus grandes pasiones: Viajar, viajar y viajar
–Un país : Suiza
— Ciudad preferida: París y Venecia
–Su pieza de música: Claro de luna (
Beethoven)
–Un cantante o canción preferida: Las letras de Facundo Cabral
–Sus colecciones: Pipas (76) boinas o gorras (12) libros en miniatura (84)
–Un color: Azul cielo
–Lo que le gusta: Ver caer la lluvia en un día gris (sobre el Ebro o sobre cualquier río)
–Lo que  admira en el ser humano: La sinceridad
–Lo que más detesta: Tener un corazón pequeño y dos caras diferentes para mentir
–Una bebida: Agua fría o un Cubalibre con hielo
— Un Epitafio: Ese poema de Borges que dice: La meta es el olvido./ Yo he llegado antes”.

.

Javier López Clemente editor de “La curvatura de la córnea“tiene dos post con vídeopoemas incluidos que os recomiendo veáis y escuchéis.

Pinchad en los siguientes enlaces y disfrutad.

http://lacurvaturadelacornea.blogspot.com/2009/01/ahora-la-poesa-de-dolan-mor.html

http://lacurvaturadelacornea.blogspot.com/2008/01/viejos-oficios-un-poema-de-dolan-mor.html

“Arte poética”, un poema de Dolan Mor

8551799-von-bina-engel

Arte poética

“No hables en tus poemas del ruiseñor
de Wilde, ni menciones amor, perfume, labio o rosa”
—me dice en los manuales Ariel Rivadeneira—
y yo evito poner en cada verso escrito
un ala, algún jardín, la luna de Virgilio,
y hasta a veces me niego, sentado
en el alféizar, a mirar las heladas
del invierno en España, porque queman
las ramas de los árboles todos y la niebla
me invita a escribir con nostalgia
“y ese signo, nostalgia —me dicen
los manuales—, es señal del pasado,
y se debe escribir sin alma, con estilo,
igual que si torcieras el cuello
de una garza con desprecio en tus dedos”.

“Habla de cibernética y de física cuántica,
menciona blog, pantalla, correos
electrónicos” —me aconsejan los críticos.
Y yo sumo las cifras o despejo ecuaciones,
digo leyes, neones, sistemas invisibles
que arman genios, científicos.
También menciono genes, vídeos,
ordenadores, y hay instantes, incluso,
que hablo sin meditar y construyo asonantes
al decir aeropuertos, submarinos, aviones
y algún laboratorio (…), móviles, cines, clones.

Pero aunque logre versos posmodernos
siguiendo los consejos de sabios
que hablan de poesía como hablar
de la historia, de mercados, teoremas
que establecen los pliegues en las cuerdas
del tiempo, no he logrado escribir
el poema perfecto, e incluso
cuando leo alguna línea aislada
de Wilde entre las sábanas, y todos
mis maestros (con diplomas de masters,
y perfil de doctores) se divierten
en bares o en los pubs de internet,
yo lloro como dama sin remedio
y me jode el viejo de Quevedo,
y me arriesgo, en la cama, a que digan
los críticos en los post o en revistas:
“¡qué anticuado y qué griego se volvió
Dolan Mor leyendo a los antiguos!,
si hasta le creció un día, encima
de las cejas (en lugar de la gorra
ladeada sobre un piercing),un ramo
de laurel…
Pero logró dos cosas: pasar
imperceptible delante de los hombres,
como dijo Epicuro, y escribir con la espalda
inclinada en la hoja, sin cederle la mano
al influjo variable del tiempo y de las modas”.

Poema de Dolan Mor

La fotografía es de Von Bina  Engel