“La topos” y mi paciencia (very personal post)

Hay días con encuentros tan poco deseados como desesperantes.

calze


Mañana fría, destemplada y puntiaguda. Recojo al perro de Moqueti de la perrera. Moqueti ha sido hospitalizado. Los vecinos han llamado a la policía. Moqueti, que está pasando una mala temporada de salud y cosas varias, tiene mi teléfono en una nota a la entrada de su casa. La nota dice: si me pasa algo, por favor llamen a este teléfono. La policía, que o es tonta o no sabe leer, no me llama y envía a Cora a la perrera. Discusión, lío, cien euros de bronca y p’a casa con Cora, la pastora alemana.


Mañana fría y destemplada. Al otro lado de la calle veo a la Topos, amiga de la adolescencia. Me hago la sueca, pero ella me llama como sólo ella lo hace: Martuchi, Martuchi. Par de besos, achuchón desmedido y bla, bla, bla. La Topos me suelta un “siempre con perros, anda, chica, cómo se ve que tienes mucho tiempo. Mejor harías ocupándote de otras cosas”. Eso me lo dice la Topos que nunca ha movido un dedo por nada ni nadie, que jamás vino a las asambleas del Instituto, que nunca se manifestó contra la guerra de Irak, que jamás ha firmado nada

dscn3665

que no le ofreciera un grueso beneficio a cambio. Sonrío, imagino que con cara de merluza y evito seguir la conversación de los animales y mi tiempo libre, que por cierto es mínimo. Me despido rápidamente ya que Cora está muy nerviosa. La dejo dormida en casa. Ya en la calle mi estómago me amenaza con denunciarme por abandono, así que decido tomarme un zumo de naranja, un inocente zumo de naranja. Pero, maldición, la Topos está sentada en la mesa de la cafetería y salta de alegría, siempre lo hace, en eso se parece a mi perra Ada.
Martuchi, dos veces en una mañana, qué bien”. La Topos me sienta en una silla enfrente de ella y empieza a contarme su vida. Sus dos implantes de lolas, su segundo matrimonio“Deberías hacerlo tu también”. El qué, le pregunto, ¿el segundo matrimonio o los implantes? se ríe, luego se toca las tetas y me dice: esto, esto… La Topos se come un sándwich grasiento de beicon mientras sonríe recordando mis desayunos en el Instituto. “¿Aún sigues llevando zanahorias envueltas en papel de plata en el bolso?” El hedor a carne quemada de su bocadillo me da un asco insufrible. La Topos me toca los pómulos, igualitos que los de tu abuela, chinas totales”, me dice. Creo que es lo único que me ha hecho sonreír. Me relajo y decido darle una oportunidad. Pero nada, es inútil. La Topos hiere con cada palabra que dispara. Le digo dónde vivo, se horroriza. “Pero está lleno de moros… Lo siento, Martuchi. Yo no podría”. Inmediatamente me pasa el teléfono de una chica que le limpia la casa por un par de euros la hora. La Topos está casada con un sindicalista. La Topos empieza ya a marearme. Le contesto como si lo hiciera a la pared. Y entonces me pregunta por Luis. Y lo hace de la siguiente forma: ¿Y qué fue de ese amigo tuyo, tan amigo, tan amigo…? Aquí se ríe: “ese que era un poco mariconzín, cada día hay más, son una plaga. Mi amigo y ex novio está en África, felizmente casado con otro amigo mío, los dos son felices, le contesto.
“Ay, qué pena, no lo sabía, cada día hay más maricones. Algo rarillo siempre ha sido y antipático y soberbio…” Y ésta es la rematadera total, no puedo más, hablar mal de Luis es demasiado. Racista, homófoba, maleducada y engreída. Le doy a la Topos la dirección de este blog y le digo que me lea en un par de días. Justo hoy. Esta será la primera y única vez que asomará por este blog. Y aún así he sido buena, ni nombres, ni pistas que puedan descubrirla más de lo necesario. Sólo tres o cuatro sabrán de quién hablo.
Bye, bye, Topos.

No sé si vosotr@s tendréis a gente así como “La Topos”, espero que no.

Anuncios

19 thoughts on ““La topos” y mi paciencia (very personal post)

  1. Mira la parte positiva. Si no te hubieras encontrado con esta tipa no habrías podido escribir este post brillante, divertido y cargado de mala leche ( necesario, muy necesario soltar la mala baba, y además hacerlo así, de forma inocua y a la vez tan placentera para los que lo leen). La vida va pasando el cedazo por las que fueron amistades o simples conocidos. Al final sólo queda aquello que realmente valía la pena. Sí, a veces es poquito, cuantitativamente hablando, pero mucho desde el punto de vista cualitativo. Y no es necesario caer bien a todo el mundo. Hay quienes, como la que describes, no merecen ni que lo intentemos.

    Un beso.

  2. te alabo el gusto, chica, la Topos se merece un contraelogio como este por pava, carca y mala gente. Qué tiparraca. Un abrazo, y viva Marta, la de los pómulos de china. Patro.

  3. Hay Topos por todos lados, desafortunadamente. Mi abuela es una. Vive en un pueblo de 4,660 personas en una comarca rural de Gales.

    “Mira como los negros nos roban de todos los puestos de trabajo” dijo una vez.

    “Pero abuela, aqui no hay negros. Y puestos de trabajo tampoco.”

  4. Tengo curiosidad por ver si te contesta o no… jaja qué cotilla soy…jaja
    De estos encuentros cada vez hay más, porque los años hace que conozcamos a más gente, que nos distanciemos con naturalidad…Tranquila, relájate, a tu marchica… Si pudiera elegir una sus encuentros…las mañanas segurían siendo frías pero redondas.
    Un abrazo.

  5. ¡Qué bueno marta! Divertido, crítico, he disfrutado mucho leyéndolo. En fin, que una también tiene sus “topos” o “rayas” particulares con las que preferiría no encontrarse nunca. Un besazo Marta.

  6. Creo que todos tenemos, o hemos tenido, una “Topos” en nuestra vida, ¡Qué se le va a hacer!
    A veces el cabreo que te provocan “las Topos” da lugar a algo divertido (y con un pelín de mala leche, sí, jaja XD ), como este post.
    Besos.
    Rosa.

  7. Sí , Topos hay en todas partes, y el mejor antídoto contra su toxidad, es el sentido del humor que tu has derrochado en este ingenioso post.

    Un beso.

    Salomé

  8. Topos sobran pero este texto es muy divertido, más vale tomarlo con humor.

    No esperes mucho de los policías a menos que sean perros,ja.

    Estoy de regreso con energías renovadas, poco a poco me iré regularizando.

    Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s